Leer, el remedio del alma

Leer, el remedio del alma
Imagen creada por Ilea Serafín

14 de septiembre de 2021

El Señor de los Anillos

 




Anselmo se sentía empoderado.

Mientras caminaba hacia el altar llevando del brazo a su hermana, pensaba que él, como padrino de los novios, era también protagonista y bien mirado el amo y señor del evento al portar los anillos del enlace. Aquellos anillos tenían poder, sin ellos no habría casorio.

Tenía un poco de manía al que se iba a convertir en su nuevo cuñado, un tipo engreído. Llegó a fantasear con perder los anillos y así evitar la boda, al menos retrasarla hasta que se encargaran otros nuevos. El enamoramiento cerril de su hermana hacia su prometido le disuadió, aunque menudo susto se llevaría ese imbécil, pensó con una sonrisa mientras el cura comenzaba a oficiar la ceremonia.

En un gesto instintivo se llevó la mano al bolsillo para comprobar que la cajita de los anillos seguía allí y resultó que no. Alarmado miró en derredor. ¿Se le habrían caído al entrar en la iglesia? Al salir del coche estaban en su sitio. La sonrisita maléfica del niño portador de las arras, sentado a su lado, le alarmó. En los deditos infantiles estaban los anillos.  

―Dame esos anillos ahora mismo ―susurró sin mover demasiado los labios y dándole una colleja flojita.

―¡No! ¡Son míos! Brillan mucho ―contestó el mocoso.

―¡Que me los des!

―¡No! ¡Mi tesoro! ―gritó el niño corriendo para escapar de la iglesia.

Mientras la concurrencia asistía a la escena asombrada, Anselmo pensó que después de todo la boda no se iba a celebrar. Cosas del destino.





17 comentarios:

  1. Hola, Kirke. ¡Menudo Golum estaba hecho la criatura! Je, je, je. Bueno, al menos la ceremonia se detuvo, como quería el protagonista.
    El relato me ha arrancado una sonrisa. Enhorabuena.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado tu micro! Tanto lo deseaba que al final ocurrió. Felicidades, Kirke!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Kirke. Al final , se salió con la suya. Un relato muy divertido. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno, Paloma y con el humor que te caracteriza. Cuanto mejor les habría ido a algunos (y sobre todo a algunas) si la ceremonia de su boda se hubiera visto interrumpida y postergada sine die.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Vaya con el crío. Muy original. Un placer leerte. Saludos

    ResponderEliminar
  7. Pues el chiquillo cayo bajo el hechizo de esos anillos magicos, y yo diria que de seguro mas de una vez paso que algun mocoso se llevo las arras

    ResponderEliminar
  8. jajaja al final lo que se desea se cumple y a veces sin querer, jejee.
    Me ha gustado mucho sobre todo por ese sentido del humor.
    Yo tengo pendiente la correción del mío que este fin de semana lo hago y lo presento al concurso.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  9. Hola, Kirke. Un giro divertido el de tu historia, que podía enlazar con otras películas como toma los anillos y corre o portador de arras a la fuga. En cualquier caso seguro que Anselmo le dio ventaja al niño para que nadie pudiera echarle mano en su huida 😂😂
    Saludos 🖐🏼

    ResponderEliminar
  10. ¡Vaya! Siempre hay que tener cuidado con lo que se desea, jeje. Muy buen micro, Paloma. Irónico y muy divertido.

    ResponderEliminar
  11. ¡Ja, ja, ja! Qué micro tan estupendo. Conocidas las intenciones del padrino, juega con el lector al aparecer los anillos en la mano del niño y ¡qué niño! Vamos, que fastidió la boda.

    Saludos, Kirke.

    ResponderEliminar
  12. Hola Kirke; el personaje tiene un control de su mente tan agudo; que pensó tanto en hacer fracasar la boda, que los anillos de las manos del señor, desaparecieron por una travesura infantil. Brillante tu narrativa. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  13. Si es que a veces los deseos se cumplen, en esta ocasión gracias al niño-urraca ladronzuelo de cosas que brillan.
    Un divertido micro, Paloma. ¡Lo que da de sí el título de una peli!
    Un beso, Paloma.

    ResponderEliminar
  14. Hola Kirke, has creado un micro salpicado de malicia y al mismo tiempo de inocencia, con el hermano que quería hacerle una broma pesada y ese niño inocente atraído por el brillo de los anillos. Un escenario que se visualiza con facilidad, y que resulta divertido a pesar de la gravedad del caso, bueno, al menos para los novios, ja, ja.

    Te ha quedado muy graciosa la historia Paloma.

    ResponderEliminar
  15. Hola Paloma, qué bueno el cuñaillo se salió con la suya. No he podido evitar ver la cara de Gollum, jeje. Muy divertido. Un besote.

    ResponderEliminar
  16. Qué bien te salió la historia, Paloma. Me gusta el argumento y la astuta solución del final del micro. Me he divertido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Muy buen relato. Hay que tener cuidado con lo que se desea porque puede hacerse realidad. Saludos.

    ResponderEliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores