Leer, el remedio del alma

Leer, el remedio del alma
Imagen creada por Ilea Serafín

20 de julio de 2022

Bilogía DONDE MUEREN LOS DRAGONES DE JADE

 

Bilogía DONDE MUEREN LOS DRAGONES DE JADE – Luisa Ferro

El pozo de las luciérnagas

Marzo de 1279, en la desembocadura del río Perla se desarrolla una batalla naval, las tropas de Kublai Kan dan un serio varapalo a los chinos, tan serio que derroca a la dinastía Song y los mongoles serán los nuevos gobernantes de China.

Akame asiste al final de esa dinastía y se pierde en sus recuerdos. La historia retrocede unos años para trasladarnos al hogar de esta mujer, hija de un médico que regenta una botica en la capital del imperio Song del Sur. Rodeada de plantas medicinales y remedios de toda clase, aprende junto a su padre el arte de sanar.

La historia la cuenta ella, Akame, y nos relata cómo es su vida, la vida de una mujer en la China del siglo XIII. Una vida rodeada de otras mujeres, todas relegadas al papel que la sociedad de la época les asigna: obedecer y procrear. Una mujer que no da descendientes varones a su familia es un ser inútil.

«Supe entonces que, por el mero hecho de haber nacido mujer, mi sino sería el sufrimiento y la obediencia.»

Pero algunas mujeres, como Akame, aspiran a algo más e intentan rebelarse a su manera.

En el mundo femenino en el que se desenvuelve no siempre reina la paz. Si los hombres luchan por el poder económico, político y social, las mujeres luchan entre ellas también por el poder. Las concubinas por ganarse el favor de su señor, la primera esposa por ser la que gobierne sin cortapisas el acotado, pero no exento de intrigas, hogar familiar.

En este primer libro de la bilogía nos adentramos en ese mundo femenino sujeto a las convenciones de la época: el torturador proceso del vendado de pies para frenar su crecimiento, la contratación de casamenteras que ponen en contacto a las familias para concertar un matrimonio, etc.

Con un preciosismo digno de admiración Luisa Ferro nos muestra el hogar de Akame. Es tal el detalle y está tan bien contado, que olí las flores del jardín, oí el roce de la seda de los vestidos y sentí las emociones de la protagonista. Fue como vivir allí. Toda la exuberancia y el exotismo de Oriente plasmados con el verbo excelente de Ferro, con un lenguaje cuidado libre de pedantería.

Pero a mí lo que más me gustó fue el “otro” mundo de Akame: la botica donde aprende a preparar remedios para diferentes dolencias. Luisa Ferro cuenta con detalle, pero sin caer en el abuso, las diferentes prácticas de medicina de la época. Akame, rodeada de mujeres, atiende los problemas exclusivos de las féminas: asiste a partos, cuida de los neonatos, regula menstruaciones, palía los efectos de la menopausia.

A la luz de lo que cuento, cabría pensar que esta novela es feminista. A mí no me lo ha parecido. Es mucho más, es una novela femenina, donde las mujeres y su particular mundo son los protagonistas. Sujetas a la mentalidad de la época, y actuando acorde al momento en el que les ha tocado vivir, cada mujer de esta historia reacciona según su forma de ser. Algunas, como Akame, se preguntan por qué no pueden aspirar a algo más que a obedecer a un marido impuesto y a parir sucesores. A lo largo de la historia de la Humanidad siempre ha habido seres que han querido ir más allá, ellos (en este caso, ellas) son los que han hecho que este mundo cambie a mejor.

La sanadora del emperador

En la segunda novela de la bilogía, asistimos al ascenso de Akame como sanadora. Su reducido mundo se amplía cuando, por avatares del destino que se cuentan en la primera novela, recala en la Ciudad Imperial para asistir a una de las concubinas del emperador. En la vida de Akame no solo aparece el éxito profesional, también entra el amor encarnado en Cao Ren, un personaje que forma parte de ese preciado elenco de seres que quieren ir un paso por delante de los demás (esos que mejoran el mundo). Su mentalidad abierta para la época hará que Akame caiga rendidamente enamorada. Así que en esta historia maravillosa también hay romanticismo y pasión. A este respecto he de remarcar que Luisa Ferro no recurre a la ñoñería ni al almíbar para contarnos el romance entre los dos personajes, algo que yo le agradezco de corazón porque suelo ser demasiado sensible con el azúcar y algo intolerante también.

Pero no nos olvidemos que Kublai Kan está acosando el imperio. El ejército mongol va ganando poco a poco terreno y esa amenaza condiciona todo lo que pasa en esta segunda novela. En «El pozo de las luciérnagas» la narración es más pausada, pero en «La sanadora del emperador» impera más la acción. Este cambio de ritmo también me encantó y demostró que quien hace algo así es alguien que sabe escribir muy bien: Luisa Ferro. La autora no solo domina el lenguaje, también los tiempos y el ritmo de la narración haciendo que el lector se enganche a la historia, o quizás sería mejor decir historias, porque varios personajes nos muestran aquí sus antecedentes y pasado.

El exotismo propio del escenario y la época, en esta segunda novela también está presente. Una delicia.

Por otra parte, la labor de documentación de la autora es de aplausos y hasta de reverencias. El rigor y el detalle caracterizan la forma de trabajar de Luisa Ferro y en estas novelas lo demuestra: Historia, farmacopea, costumbres sociales, ritos de todo tipo y muchos temas más los aborda con seriedad y profesionalidad, pero sin aburrir con datos innecesarios. Da información sin pasarse; así es como se debe escribir novela histórica y esa es la novela histórica que a mí me gusta, porque aprendo y también me divierto.

Una bilogía para leer y para releer. Es de esas historias que sabes que volverás a ellas releyendo y que yo, cuando me ocurre esto, suelo hacer adquiriendo el libro en papel, algo que en este caso no podrá ser porque solo está disponible en versión digital, una pena. En fin, nada es perfecto.

Este verano aún no me he ido de vacaciones, pero en realidad leyendo esta bilogía sí que lo he hecho. He viajado a la China imperial, he visitado lugares exóticos y he conocido personajes de lo más interesantes, además he tenido también acción porque había un ejército de invasores pisándonos los talones. Una gozada de viaje.

 



7 comentarios:

  1. Ha sido toda una experiencia muy grata leer estas dos novelas. Están tan bien ambientadas y las descripciones son tan buenas que tú liste las flores del jardín y yo me fue a comprar té de jazmín porque me entraron unas ganas enormes de tomarlo. Años hacía que no lo probaba.
    La autora es muy completa. Igual se mete en el ambiente doméstico de la China del siglo XIII que en las batallas navales o las intrigas palaciegas.
    Te agradezco muchísimo que me dieras a conocer a Luisa Ferro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rosa.
      A mí también me ha dejado con la boca abierta la profesionalidad de Luisa Ferro a la hora de escribir esta bilogía. No solo se ha documentado y mucho, sino que sabe dominar los tiempos, tan pronto te cuenta cómo es un hogar en la China del siglo XIII como te describe una batalla naval. Es alucinante.
      Desde luego que es una autora con la que repites una vez que la conoces. Una maravilla de lectura.
      Un besote.

      Eliminar
  2. Tiene muy buen pinta leer a esta escritora Luisa ferro. Hoy he estado ordenando mi biblioteca y voy a seleccionar algunos libros que quiero volver a leer. Y algunos que tengo no los he leído. De momento no voy a comprar más libros apenas tengo espacio en mi biblioteca. A mi me gusta leer con el libro en papel. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mamen.
      Sé que a ti te gusta leer en papel, pero que eso no te frene para leer esta bilogía porque merece mucho la pena, de verdad. Yo no pierdo la esperanza de que la editorial acabe ofertando la versión impresa, sería una gozada mayor porque esta novela es de las que vuelves a leer y a disfrutar con ese plus de pasar las hojas.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Con la tuya, creo que es la tercera reseña que leo sobre esta bilogía, la última fue de Rosa Berros. Todas han sido muy positivas, al igual que mi opinión sobre este tipo de novela con ambientación histórica que, como tal, habrá requerido un gran esfuerzo bibliográfico e ilustrativo por parte de esta autora, de la que, aun conociéndola, no he leído nada hasta ahora.
    Así que no me queda más remedio que rendirme a vuestras muestras de entusiasmo y proponerme leer algún día no muy lejano estas obras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Josep Mª.
      Cuando una buena lectura está disponible, la noticia corre entre quienes nos gusta leer. Esto es lo que ha pasado con la bilogía de Luisa Ferro. Yo ya conocía esta autora de otra obra previa e imaginaba que estas novelas iban a ser buenas porque quien demuestra que sabe escribir lo hace bien siempre.
      Si te decides a leer la bilogía comprobarás que ni Juan Carlos, ni Rosa, ni yo hemos errado en nuestras apreciaciones. Te va a gustar y cuando lo compruebes yo te animaría a que leyeras El Círculo del Alba, es también muy buena. Seguro que te conviertes en admirador de Luisa Ferro porque escribe muy, pero que muy bien.
      Un beso grande.

      Eliminar
    2. Ayer por la noche empecé a leer El Círculo del Alba y ya me tiene enganchado :)

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores