Leer, el remedio del alma

Leer, el remedio del alma
Imagen creada por Ilea Serafín

5 de julio de 2024

No encuentro la diferencia

 


No sé a qué viene tanta discusión sobre mi forma de actuar. Unos me tratan de traidor, otros de justiciero. Mis detractores me apodan el Renegado, mis partidarios, Guerrero. Quienes me acusan de traición dicen que este Nuevo Mundo me ha cambiado, pero yo creo que sigo siendo el mismo hombre que partió hace más de treinta años de mi Huelva natal.

Es cierto que nada más llegar a las tierras que nuestro almirante Colón descubrió todo me resultó extraño, pero, poco a poco, pude comprobar que las diferencias no eran tantas.

En el primer lugar donde recalé, una encomienda de una isla de los caribes, mi misión fue cazar indios para esclavizarlos. Esclavo a mí me hicieron cuando los cocomes[1] me capturaron al recalar en una playa tras naufragar cuando íbamos desde Tierra Firme a La Española. El esclavista esclavizado, tiene guasa.

Cuando los naipes vienen mal y pintan bastos hay que aceptar lo que la vida nos reparte, por eso me sometí con resignación a mi cautiverio, pero mis enemigos lo llaman cobardía. De cobarde también me tachó mi propio compañero de penurias esclavizado al tiempo que yo, Jerónimo de Aguilar, un ex diácono reciclado en soldado y al que sus rígidas creencias religiosas le provocaban un exacerbado odio a todo aquel que no fuera cristiano.

Jerónimo nunca renunció, en todos los años que vivimos juntos, a convencerme para escapar. Al principio le hice caso y así conseguimos huir de los terribles cocomes, para ser apresados por los tutul ixúes[2]; saltamos del cazo a la sartén. Con nuestros nuevos amos a mí se me quitaron las ganas de volver a intentarlo a pesar de no tener carceleros, mas no hacían falta: la selva que nos rodeaba era la reja y los grilletes el cansancio que nos ataba después de jornadas interminables recogiendo maíz o acarreando piedra.

Aquí me tocó trabajar como una mula, igual que en Huelva.

Ahora tengo que combatir, lo mismo que al otro lado del océano. Allí fue en la toma de Granada luchando contra el moro o contra el francés en la guerra de Nápoles. Aquí lo hago contra otras tribus que intentan quedarse con nuestras mujeres y nuestras tierras o contra los barbudos que vienen de, igual que yo, más allá del mar, y que pretenden lo mismo: arrebatarnos lo nuestro.

Hasta la manera de guerrear es igual, pero solo desde que estoy en estas tierras porque de eso yo soy el responsable. Cuando el jefe Taxmar nos llevó a Jerónimo y a mí a frenar una de las incursiones de los cocomes, nuestra manera de luchar le llamó la atención. Fui soldado de los tercios, al mando de don Gonzalo de Córdoba, el Gran Capitán, y fui adiestrado en el combate sistemático, donde el compañero asiste y refuerza la propia posición haciendo de la lucha una cuestión de equipo. Aquí, los indios, antes de que yo les enseñara, solo sabían acometer individualmente con toda su fiereza, que es mucha, pero poco efectiva si se ha de ganar a un ejército. Todas estas virtudes supo apreciarlas el jefe Taxmar y me encargó que adiestrara a sus hombres. A Jerónimo le disgustó mi colaboración, no perdía ocasión de echármelo en cara, «Eres un vendido», «No te das cuenta de que esa gente es hereje y enemiga de Nuestro Señor y de Su Majestad» «Cristo está disgustado contigo»… Así todo el día. ¡Qué pesado! Pero, lo cierto, es que el trato hacia mi persona mejoró, así como mi posición en el poblado. Menos mal que dejé de soportar a Jerónimo y sus miraditas de reproche cuando me entregaron como lugarteniente a Balam, el jefe militar de los cheles[3]. Conseguí prestigio adiestrando más guerreros mayas y gané la libertad cuando salvé del ataque de un caimán al que, hasta ese día, fue mi amo. En La Española también solíamos liberar de la esclavitud al siervo leal, pues aquí lo mismo.

No hay tanto cambio y no creo haber cambiado nada, aquí casi todo es muy parecido, tan solo existen pequeñas diferencias.

En los templos cristianos se emplea el incienso, en los de aquí el copal; en cualquier caso, los sahumerios buscan enmascarar el mal olor. Los curas de Huelva eran sucios y apestaban a vino y sudor; aquí, los sacerdotes van igual de sucios, llevan la túnica y el pelo con restos desecados de la sangre de sus víctimas sacrificadas y apestan lo mismo. Sí es cierto que en las ceremonias religiosas de España lo de sacrificar es más sutil: en misa comemos la sangre y el cuerpo de Nuestro Señor Jesucristo simbolizados con el vino y el pan, mientras que aquí se dejan de simbolismos y la sangre procede del pobre desgraciado al que le suben al altar donde le abren el pecho y le extraen el corazón para luego devorarlo.

Los devotos creyentes también se comportan muy parecido. Allí, al otro lado del mar, se flagelan las espaldas o laceran el cuerpo mediante cilicios, aquí se agujerean la lengua y los labios como ofrendas a sus dioses. Dolor absurdo en cualquiera de los casos.

En ciertas minucias puede que sí que se note más la diferencia. La comida podría ser una de ellas. Reconozco que echo de menos un buen jamón y un buen chorizo, aquí no conocen el cerdo, pero tienen a cambio algo delicioso y que me hace olvidar el tocino y hasta perder el sentido: el chocolate. El deleite que sentí la primera vez que lo probé me hizo creer que estaba tocando el cielo, ese que prometen tanto los sacerdotes de allí como los de aquí pero que yo solo vislumbro cuando me tomo una jícara de ese alimento de dioses.

Una sensación parecida experimento cuando me pongo a fumar, el humo de la planta que aquí llaman tabaco se expande por los pulmones y relaja mente y cuerpo. Jerónimo me decía que eso no podía ser bueno, que estaba maltratando mi salud, pero él siempre ve maldad en todo lo que causa placer. ¡Demontre de diácono!

Me he tatuado la cara con los símbolos que representan al animal asociado a mi espíritu que, según el chamán, es el jaguar. Me laceré la piel para marcar las rayas que asemejan los bigotes de esa majestuosa bestia. Lástima que la barba me las tape y no se vean, pero rasurarme constantemente es algo tedioso y, además, con el tiempo, mis vecinos han asumido ese rasgo tan feo de mi fisionomía.

Siempre he soñado con formar un hogar y una familia, y eso es lo que tengo ahora. Que el cacique NaChanCam me ofreciera como esposa a una de sus hijas fue todo un honor y un alivio al comprobar que, de todas sus hermanas, era la única que no bizqueaba[4]. He aceptado muchos ritos y costumbres de este pueblo maya, pero considerar guapos a los bisojos es algo por lo que no paso. La bella ZazilHá (bella para mí, para sus parientes un adefesio) me ha regalado durante estos años amor y atenciones, además de tres hijos que son la muestra palpable de mi felicidad.

Me siento parte de este pueblo, estoy bien, mucho mejor que en Huelva de donde hui del hambre y la desgracia. Cuando me despierto, en la playa y bajo las palmeras, disfruto de los espléndidos amaneceres que esta península del Yucatán regala. A veces me da por pensar que si mis compatriotas supieran de este lugar paradisíaco acudirían en masa a pasar semanas de asueto.

¿Qué más puedo pedir? Que no venga nadie a molestarme.

Quiero vivir tranquilo, sin ningún problema, y problema supuso la llegada de un barco al mando del capitán Hernández de Córdoba, una mala bestia que tuve el dudoso privilegio de conocer cuando estuve a sus órdenes en mi época de esclavista. Unos mensajeros le contaron a mi suegro que varios barbudos como yo habían fondeado frente a nuestras costas. Alerté al cacique y nos pusimos en guardia; decidí comprobar cuán efectivo había sido mi adiestramiento militar con sus guerreros, con los míos, ahora.

En el momento de enfrentarnos a los soldados de Hernández de Córdoba, reconozco que no las tenía todas conmigo, pero el caso es que los hicimos huir.

Me rio a carcajadas al recordar la cara de estupor del capitán cuando, ante la carga de sus hombres, los míos esperaron, agachados y en disciplinado orden, sujetando un remedo de picas que yo mandé fabricar, mientras otra facción de la escuadra estaba lista para atacar con las espadas al tiempo que los arqueros detrás disparaban dardos envenenados (hubiera preferido arcabuces, que es el arma que utilizábamos en los tercios, pero hay que adaptarse con lo que uno tiene). Semejante maniobra no se la esperaban y fueron derrotados.

Se fueron, pero volvieron. Esta vez al mando de Juan de Grijalva y, de nuevo, los hicimos huir.

Fue entonces cuando corrió la voz de que un renegado estaba enseñando las tácticas de combate españolas a los indígenas y me empezaron a llamar de todo. Al tiempo que mi felonía crecía entre mis antiguos camaradas, mi ascendiente se agrandaba entre mi nuevo pueblo de adopción.

Renegado para unos, Guerrero para otros. Entre todos me han despojado del nombre. Gonzalo de Arona nací, pero ahora me apodan Guerrero, y así creo que me acabarán llamando mucho tiempo después de que yo deje de caminar sobre la tierra.

Hace unos años vino un mensajero desde Cozumel: un nuevo capitán, Hernán Cortés, supo de mi existencia, y me buscó. Quería que me uniera a su tropa, que me llevara también a mi esposa e hijos, que seríamos recibidos con los brazos abiertos. Rechacé la oferta.

Aquí estoy bien, no quiero regresar a ningún otro sitio que no sea mi humilde y acogedora cabaña en el interior de la selva.

Quien sí aceptó el ofrecimiento fue Jerónimo de Aguilar, creo que se convirtió en el intérprete de ese capitán y que tuvo un papel importante en conseguir que los españoles llegaran hasta la capital de los mexicas, Tenochtitlán.

Más de dos décadas llevo rechazando a mis compatriotas, a los de antes. Yucatán es un hueso duro de roer; mientras imperios como el azteca ya han sucumbido, nuestro pueblo, el mío de ahora, resiste. Entre los mayas celebran cada victoria como si fuera el final de la guerra, pero sé que la guerra no ha terminado y que volverán más y serán ellos los que acaben venciendo.

 Ya queda poco. Mi adiestramiento los han frenado, he conseguido derrotar al enemigo utilizando sus mismas tácticas, pero ellos son más. No podemos vencer. Nos acosan y esto se termina. 

Seguramente acabe muerto, rodeado de amigos, de un lado y del otro del mar, luchando por lo que considero justo, como ellos, como nosotros. Matar o morir. Igual que siempre. No encuentro la diferencia.




NOTA HISTÓRICA: Gonzalo de Arona, más conocido por Gonzalo Guerrero, es considerado el padre del mestizaje por simbolizar la unión de dos pueblos al integrarse y adoptar como propio el modo de vida de los mayas. Su tenaz oposición a la invasión española le valió el apodo de traidor o Renegado, máxime cuando enseñó a los indígenas las tácticas militares de sus antiguos compatriotas.

Uno de los estados de la nación de México lleva el nombre de Guerrero en su honor.





[1] Indios mayas de la península del Yucatán.

[2] Indios mayas del Yucatán enemigos de los cocomes.

[3] Indios mayas del Yucatán, aliados de los tutul ixúes.

[4] Entre el pueblo maya se consideraba un signo de belleza y distinción ser bizco de tal manera que, a muchos miembros de la nobleza, desde recién nacidos, se les ataba un palo en la frente con una bola colgando entre los dos ojos para forzar el estrabismo.





9 comentarios:

  1. Caray, qué interesante. No tenía ni idea de este Gonzalo de Arona ni de que se le considere el fundador del mestizaje. Es muy lógico dejarse de zarandajas de patrias e historias y luchar por quienes te dan un entorno agradable y una buena familia y amistades. Porque, realmente, no hay mucha diferencia entre dos que se pelean. Tan solo los puede diferenciar cuál agredió y cuál fue el agredido. Y eso aquí está muy claro.
    Me encanta que retomes estas Crónicas del Descubrimiento.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es más conocido por Gonzalo Guerrero y yo hace tiempo que oí hablar de él. Creo que de los esclavos que estuvieron en manos de los indios el más conocido es Jerónimo de Aguilar porque luego sirvió como intérprete a Hernán Cortés, en cambio a Gonzalo se le cita poco por "traidor", algo que es completamente injusto.
      Lo de que el que empieza primero un pelea es el peor... bueno, a veces se empieza porque hay situaciones en que tienes que saltar sí o sí. Como dice el refrán: dos no riñen si uno no quiere, ja, ja, ja.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Sabía lo del estrabismo, pero lo que cuentas me parece super interesante. Qué bonito es conocer otras culturas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Aliena. Me alegra saber que esta manera de contar la historia te haya resultado interesante.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Qué historia tan interesante y bien contada. Si al principio se me antojó un acto de traición el hecho de asimilarse al supuesto enemigo, luego he comprendido que forma parte de una lógica. Si encontró placentero vivir con gentes que al principio lo esclavizaron y que luego lo agasajaron, por no decir que encontró mujer y formó una familia, el de lógica que se quedara en aquellas tierras y tomara partido por ellas. Seguramente tú habrías obrado de igual modo al descubrir el chocolate, ja, ja, ja.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí lo que me llama la atención de este señor es la coherencia. Él se dedicó a cazar esclavos, cuando le toca a él serlo lo asume. Es consciente de que es un "o tú o yo" y no le da más vueltas. Cuando le ofrecen adiestrar a los guerreros mayas, pues los adiestra, él vive con ellos y asume que la seguridad del poblado implica seguridad para él.
      A mí me ofrecen chocolate y me olvido de mi país, de mi bandera y hasta de mi madre. Por el chocolate... ¡mato!
      Un beso.

      Eliminar
  4. Hola, Paloma.
    Quizás me equivoque, pero siempre he pensado que la esencia de lo que somos es la que es, puede variar, difuminarse o agravarse por el tiempo y sus circunstancias. Pero el que es un monstruo lo es. Otra cosa es quién apoye a esa persona, porque entonces estará rodeado de iguales, que necesitan de una mano ejecutora, como también sucede a la inversa. El que solo aspire a la unión creará fraternidad.
    Nunca he terminado de comprender el sentimiento o la necesidad de propiedad. Eso siempre termina influenciando en guerra y barbarie.
    Tu escrito nos cede la necesidad por encontrar ese lugar para sentirse en paz. Luego como siempre llegarán otros y simplemente avasallarán. Siempre estamos repitiendo la misma historia. No aprendemos.
    Gracias por este cachito de historia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Irene.
      La historia de la Humanidad se escribe con sangre. Todos quieren lo que tiene el otro y hasta parece que se valora más lo que uno posee si antes fue posesión del de al lado y se le arrebató previamente. Es triste, pero es así.
      Guerrero fue un producto de su época. Un ser brutal y básico. En su simpleza me parece que es un personaje bastante coherente y nada fanático, a él no le mueven creencias religiosas intensas que demonizan al que no piensa igual.
      En mi documentación sobre la conquista de América me he encontrado con algunos personajes que me han tocado la fibra sensible, por uno u otro motivo, y este es uno de ellos. De otros dos hablaré más adelante, Hernando de Soto y Alonso de Ojeda, los motivos ya los sabrás si tienes paciencia y aguante para seguir viniendo por aquí, ja, ja, ja.
      Un besote.

      Eliminar
  5. ¡Hola, Paloma! Un relato espectacular y un personaje que desconocía, pero que me ha enamorado a primera vista o a primer relato. Un tipo realmente humano y diría que totalmente libre, pese a sus períodos de esclavitud. Digo libre de mente y sabio. Muy sabio. Al final, los de abajo somos esclavos, solo cambia la persona que nos lleva de la correa. Da igual que sea de aquí o allá, una vez te das cuenta de eso lo mejor es adaptarse y arrimarse al sol que más calienta.
    Y sí nada nuevo bajo el sol, está el Poder y el Pueblo llano, da igual cuándo y cómo lo leas. Un abrazo!!

    ResponderEliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores