Leer, el remedio del alma

Leer, el remedio del alma
Imagen creada por Ilea Serafín

15 de marzo de 2019

"La conjura de las reinas" - Valerio Massimo Manfredi



“Hace mucho tiempo, en estas tierras mandaban las reinas y en el cielo reinaba una gran diosa, madre de todos los seres vivos. Su estirpe sigue viva. Mientras los hombres se destruyen en la guerra, las reinas preparan la vuelta al orden antiguo, cuando el lobo pastaba con el cordero, cuando no existía el invierno, sino la eterna primavera.”

Muchas veces al terminar un libro me quedo con la sensación de querer saber más sobre sus personajes. Me gustaría conocer cómo siguen sus vidas más allá del desenlace que la historia de ese libro nos cuenta.

En La Ilíada, Homero nos relata el asedio a Ilión y la guerra entre aqueos y troyanos tras el rapto por estos últimos de Helena, la esposa de Menelao, rey de Esparta. Después de batallas y combates a duelo entre los héroes de las dos facciones y muchas muertes por parte de los dos bandos, tiene que ser el ingenio de Ulises quien dé fin a una larga guerra y provoque la caída de Troya.

Tras la victoria y el rescate de la voluble Helena, los aqueos se disponen a volver a sus respectivos hogares, pero ¿qué pasó después? Manfredi, basándose en algunos escritos, fabula sobre el regreso de los héroes de la guerra de Troya, cuando vuelven victoriosos a sus patrias.

Esta es la historia que siguió a la caída de Troya, esta es la historia que nos cuenta cómo una guerra tan larga y extenuante se combatió por nada.

A lo largo de las páginas de esta novela sabremos los derroteros de los protagonistas de La Ilíada, sobre todo los del bando vencedor: Néstor, rey de Pilos; Idomeneo, rey de Creta; Agamenón, rey de Micenas; Diomedes, rey de Argos; Ulises, rey de Ítaca o Menelao, rey de Esparta y esposo de Helena, la reina que lo inició todo.

Pero han pasado diez años desde que la coalición aquea se marchó de su patria para asediar Troya, y en ese lapso de tiempo han pasado muchas cosas. Pretender regresar después de tanto tiempo como si no hubiera pasado nada sería infantil e inocente.

Mientras que los hombres ganan batallas, riegan los campos con su sangre y ascienden al Olimpo de los héroes por su arrojo y valentía en la guerra, las mujeres permanecen en el hogar sacando adelante a la familia, añorando a los que se han ido y sufriendo la incertidumbre del destino de sus amados.

“Los dolores de la guerra pesan mucho más sobre las mujeres que sobre los hombres.”

Durante esos diez años las reinas, las mujeres de los héroes victoriosos, han tenido que bregar con diferentes problemas ante la ausencia de sus esposos. Durante esos diez años las reinas han gobernado los territorios que  antes de la guerra regían sus consortes. Durante esos diez años las reinas se han desenvuelto bastante bien y han comprobado que no necesitan ningún rey para defender su casa.

Aunque se nos habla de varios personajes, la historia se centra especialmente en Diomedes, rey de Argos. El sagaz Ulises, antes de partir de Troya, le avisa de que no se fíe de nadie al regresar, ni siquiera de su reina. Gracias a este aviso Diomedes salva la vida pues Egialea, su esposa, quiere asesinarlo. Es entonces cuando el rey de Argos decide huir y comenzar de nuevo en otro lugar.

Agamenón corre peor suerte pues su esposa Clitemnestra consigue su propósito y lo asesina con la ayuda de su amante Egisto (perdón por el spoiler, pero creo que esto ya pertenece al conocimiento general). El príncipe heredero Orestes intentará arrebatarle el trono a su madre, para ello pide la ayuda a los otros reyes, también amenazados, también en la cuerda floja debido a la conjura.

En Ítaca, Penélope, la mujer de Ulises, se siente asediada por los numerosos pretendientes que quieren casarse con ella para gobernar la isla. Ella quiere que Ulises vuelva, no para asesinarlo, como el resto de las conjuradas, sino para volver a estar con él porque es la única que añora al esposo ausente. Pero Ulises anda perdido en el mar y no regresa.

Mientras unos reinos caen y otros se mantienen en frágil equilibrio, Diomedes busca un nuevo asentamiento para fundar un nuevo hogar. Llega a Hesperia (el nombre que dan los griegos a Italia), cree que ahí puede comenzar de nuevo, pero el destino es cruel y se reencuentra con el pasado, pues hasta esas tierras también ha llegado huyendo de su patria destruida otro héroe de la guerra pero del bando enemigo. Eneas, príncipe troyano, está allí con la misma intención que Diomedes. Lo que parecía un mundo nuevo se revela igual al antiguo.

“El mundo es igual en todas partes, los hombres que lo habitan son quienes lo hacen diferente.”

Además de las conjuras, además de la incertidumbre e inestabilidad de los reinos aqueos, una nueva amenaza surge del norte: hombres montados a caballo y con espadas de un material mucho más fuerte que el bronce, asolan todo a su paso. Puede que las contiendas acaben, pero “La Guerra” no, esa nunca termina.

Me ha resultado interesante, y entrañable, que en toda la lectura se respire la derrota de quien sale victorioso de la guerra. Esa paradoja resulta sumamente llamativa. La reflexión sobre las consecuencias de una conflagración absurda (como lo son todas las guerras) es lo más valioso de la novela.

A través de las aventuras de Diomedes en tierras itálicas se muestra cómo cada uno arrastra las consecuencias de sus actos y cómo el remordimiento del pasado pesa en el presente. La transformación del ex rey de Argos es notoria, el antaño héroe aclamado por sus tropas se convierte en un fugitivo que no encuentra refugio. Ya no desea recuperar su lujoso palacio, tan solo busca una humilde cabaña donde reposar su cansado cuerpo después de tantas batallas.

“La continua intimidad con la muerte le hacía apreciar enormemente incluso los aspectos más humildes y pobres de la vida.”

Pero esta es una tragedia griega, y como tal el destino de los héroes no es la ancianidad ni el reposo. El destino de estos guerreros es la lucha contra el enemigo, a veces de un territorio vecino, a veces de un territorio lejano. Y siempre contra el peor enemigo de todos, el que se encuentra en el interior de cada uno.

 Esta es la historia después de La Ilíada, la que se da cuando la guerra acaba, cuando todo ha cambiado y nada volverá a ser igual. Esta es la historia del final de una era.




30 comentarios:

  1. No me atrae nada la época. No he sido capaz de leer la Odisea ni tampoco la Iliada, así es que tampoco voy a leer cómo continúa.
    Sé que me puedo perder cosas, pero las historias ambientadas en épocas tan remotas, no terminan de atraerme. Y eso que lo has explicado de forma tentadora.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rosa.
      Yo leí las dos obras que comentas y aunque no me fascinaron me dejaron huella, puede que de esos barros, estos lodos.
      Todos los géneros no pueden gustar, así que si las ambientaciones en otras épocas no te atraen pues eso es lo que hay. A mí sí me gusta "viajar" a otros tiempos, es la mejor manera de evadirme completamente con la lectura, imaginarme cómo se vivía en otra época es un ejercicio que me encanta practicar.
      Un besote.

      Eliminar
  2. Hola Paloma, la historia del final de una era, como escribes, resulta atractiva por definición, y más con ese empoderamiento de las reinas que podría entroncar de alguna manera con los movimientos sociales de actualidad. Quizás lo mejor de la mitología sean esas interpretaciones y conexiones que distintos autores han establecido con el comportamiento humano a través de los tiempos. Un placer leerte. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Miguel.
      El inicio de mi reseña bien podría ser parte de un manifiesto para el 8M, sin embargo la novela fue escrita hace bastantes años, cuando el movimiento feminista no tenía tanto empuje, así que no se puede acusar a Manfredi de "aprovechado", y por eso precisamente me resulta aún más atractiva la temática.
      Este autor, además, es un gran historiador y se ha basado en documentos para montar la historia, dentro del margen que le permite el que muchos investigadores ponen en duda que la guerra de Troya ocurriera realmente.
      Gracias por tu visita. Un beso.

      Eliminar
  3. Esto es otra cosa, interesante y con variedad matices: me gusta. Decía otra cosa pensando en el premio Planeta que reseñaste hace poco, que no me explico bien.
    Me encantan esas novelas que aparte de entretener, te hacen pensar y reflexionar sobre nuestro mundo pasado y presente, porque somos la misma especie atormentada. Estoy con un ensayo de Nuval Noah Harari donde mantiene que en el s. XXI el hombre parece estar en camino de resolver las lacras de la guerra, el hambre y las epidemias. Ojalá.
    Feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Gerardo.
      Aunque Manfredi no es precisamente Freud (y menos mal) sí que profundiza bastante en sus personajes, o esa es la sensación que a mí me ha dado cuando lo he leído. El personaje de Diomedes me ha fascinado, pasa de héroe ensalzado por sus tropas a un pobre desgraciado que huye de su mujer y no tiene dónde caerse muerto, y siempre con un sentimiento de culpa por una acción que cometió en la guerra de Troya. En fin, todo un personaje.
      No seré yo quien le lleve la contraria a Nuval N. Harari, pero no tengo tan claro que estemos en el camino de resolver nuestras lacras. Veremos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Saludos, Kirke.

    De este mismo autor leí en su día la trilogía que le dedicó a la figura de Alejandro Magno, bajo los títulos "El hijo del sueño", "Las arenas de Amón" y "El confín del mundo". Aún los conservo en mi biblioteca, en la edición de tapa dura que pillé en una de esas colecciones de novelas históricas. Debo decir que los tres libros los devoré en poco tiempo, pues el autor sabe enghanchar con una prosa muy cuidada y una labor de documentación exhaustiva, aunque no agobiante. Tengo un grato recuerdo de aquellas lecturas; y han pasado algunos años (ocho o diez años, creo). Así que, si te animas...

    En su día me leí "La Ilíada" y "La Odisea" de Homero, y me gustaron mucho. Me apunto este que acabas de reseñar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pedro.
      Por culpa de esa trilogía de Manfredi que citas quedé prendada de Alejandro Magno. A mí me encantó la figura de este hombre. Por cierto, hay otra trilogía que aborda el personaje de Alejandro Magno desde otra perspectiva algo peculiar, pero también muy interesante, me refiero a los tres libros de Mary Renault (Fuego en el paraíso, El muchacho persa, Juegos funerarios).
      Leí La Ilíada y La Odisea por imperativo paterno y de la primera guardo sentimientos encontrados, la historia me pareció muy interesante pero algunos pasajes me resultaron algo pesados, especialmente aquellos en que Homero insistía en contar minuciosamente cómo morían algunos héroes: que si la lanza le penetró por la boca para atravesar el hombro y salir por la axila, etc, etc. Más que un poema, esos fragmentos parecían el informe de un forense del CSI. En cambio La Odisea me gustó bastante más, me pareció más variada.
      Esta novela es una nueva visión más allá de La Ilíada pero basada en otros escritos pues Manfredii no deja de ser un historiador. Seguro que te gusta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Alabo la destreza con la que nos has ilustrado. Me ha parecido estar leyendo una novela histórica y no su reseña, jeje.
    De este autor leí, hace muchos años, "La última legión", que me gustó mucho y de la que se hizo una versión cinematográfica bastante buena, a mi entender. De la guerra de Troya, todos hemos visto películas y yo, además, recuerdo haber leído, durante el bachilleraro y por recomendación de nuestra profesora de francés, "La guerre de Troie n'aura pas lieu" de Jean Giraudoux, que también la llevó al teatro. A pesar de mis dieciséis años (parece que a esa edad la novela histórica no tenga que gustar) la disfruté mucho. Creo que desde entonces el género histórico siempre me ha gustado.
    La obra que aquí nos presentas parece mucho más compleja que las dos que he mencionado, por la cantidad de personajes principales y situaciones vividas durante un largo periodo de tiempo, lo que quizá resulte algo más difícil de asimilar, o pesado de digerir, no lo sé. Pero el tema me atrae, tanto por la descripción de los hechos reales que contiene como por la parte de ficción que pueda haber a partir de las suposiciones e imaginación del autor, un experto en novelas históricas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Josep Mª.
      Lo que cuento en la reseña no deja de ser lo que "se sabe" oficialmente sobre el destino de todos los personajes que cito, siempre tomándolo con reservas porque, como comento a Miguel, algunos historiadores dudan de que la guerra de Troya tuvo lugar. Sí parece que hay constancia de que algunas reinas no recibieron a sus esposos con los brazos abiertos, y si no que se lo pregunten a Agamenón. De ahí Manfredi saca conclusiones que pueden o no ser ciertas.
      Donde fabula abiertamente, y eso no lo he contado, es el motivo real de la guerra de Troya pues, y creo que aquí muchos pensamos lo mismo, movilizar a un montón de reyes porque la mujer de uno de ellos ha sido secuestrada, no es creíble (por muy buena que estuviera).
      Puede parecer compleja por la cantidad de personajes, pero Manfredi los sitúa bastante bien, y hace constantes referencias a lo que ocurre en La Ilíada para que el lector sepa de dónde procede cada uno. Tan solo pondría como objeción que para los lugares que cita utiliza los nombres antiguos y eso me dificultó situarme a veces (vaya lío que me formé hasta que averigüé que el río Eridanus era el Po, o que Hesperia era Italia).
      A mí me gustó mucho esta novela.
      Un besote.

      Eliminar
  6. Hola.
    Este libro lo voy a dejar pasar, ya que veo que no es para mi, por no poder, no he podido ni leer la Ileada y eso que me lo mandaron como lectura obligatoria en el instituto.
    Gracias por la reseña.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carolina.
      Pues mira, si La Ilíada no te gustó, esta novela te puede ayudar a comprender algunos sucesos pues se remonta a ella y lo cuenta de manera bastante más comprensible.
      Otra cosa es que la temática no te atraiga.
      Gracias por tu visita.
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Hola.
    A mí la época y la temática me gustan pero tengo un problema; no me gustan tanto las continuaciones de otras hostorias. Lo he intentado con algunas y uffff, no me convencen.
    Muy feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Gemma.
      Esta continuación es muy libre por parte del autor, en algunas cosas, porque otras están basadas en documentos. A mí el personaje de Diomedes me fascinó, ese héroe victorioso que acaba derrotado porque su mujer no quiere que vuelva es muy atractivo.
      Un besote, guapa.

      Eliminar
  8. Parece un libro entretenido, aunque como toda la mitología me suena a "cuento". Creo que mi marido lo disfrutaría mucho más que yo porque él adora la mitología desde siempre. De todos modos me parecen valiosas sus reflexiones y conclusiones y las frases que nos traes me han gustado mucho. Me lo apunto (para él en principio y luego ya veremos) :D

    ¡Un beso grande de sábado, Paloma!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Julia.
      Hay determinadas temáticas que, por muy bien escritas que estén o muy atractivas que se presenten, no nos gustan tanto y, en mi caso, hay que descartarlas con tanto libro esperando en la lista.
      Manfredi sabe conectar con el lector y eso es un tanto a favor para él.
      Un besote de lunes.

      Eliminar
  9. Hola guapa! Hace años leía muchísima novela histórica, y me gustaba mucho la historia antigua. Leí La Odidea y la Iliada, y me costó muchísimo porque son de lectura densa. Pero me gustaron ambas historias. No descarto la lectura de este libro que reseñas, aunque con mi lista de pendientes será más adelante.
    Un besote guapísima!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María.
      A mí me pasó lo mismo con esas dos obras clásicas, la historia está muy bien pero la forma de contarla es algo espesa y también se me hizo muy cuesta arriba.
      Lo bueno de esta novela es que cuenta historias también interesantes pero con un estilo más moderno ;)
      Un beso grande.

      Eliminar
  10. Hola Paloma a mi me interesa saber esas historias detrás de la historia, como dices cuando algo me interesa quiero saber más y sí saber qué fue de todas las mujeres que esperaban la vuelta me parece interesante.
    Hace años que no leo nada sobre la época pero en su momento me interesaron mucho la Odisea y la Iliada y toda la mitología griega. Así que le voy a echar un vistazo al libro a ver si me animo.
    Besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Conxita.
      Si te gustó La Ilíada y La Odisea esta te gustará también aunque el estilo no tiene nada que ver con el de Homero, ja, ja, ja.
      Manfredi se basa en documentos para desarrollar una historia que tiene bastante de inventiva, pero para eso es una novela.
      Un besote.

      Eliminar
  11. No he leído este libro, pero sí otros muchos del autor. Que es magnífico. Tiene los ingredientes históricos necesarios (a veces un tanto licenciosos) y sabe narrar. Conviene no creer que uno sabe historia por leer sus libros, pero desde luego es muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Atticus.
      Creo que el problema que tienen algunos con la novela histórica es que se centran en lo de "histórica" y se olvidan de "novela". Como bien comentas uno no va a aprender historia en una novela de estas características, para eso ya están las enciclopedias. Aunque también es cierto que cuando se citan datos contrastados hay que ser riguroso.
      Manfredi recrea muy bien la Grecia y la Italia clásica porque las ha estudiado, ahí se nota la documentación. Luego, la historia que cuente con sus personajes son cosa suya, y ahí ya tiene toda la licencia que le da el ser un escritor de "novelas".
      Gracias por tu acertado comentario y tu visita.
      Un saludo.

      Eliminar
  12. Valerio Massimo Manfredi es un autor especializado en contar historias acaecidas en la antigüedad. Sus libros sobre Alejandro Magno gozan de una inmensa popularidad. A mí siempore me ha parecido poco riguroso históricamente hablando, aunque en el caso que nos ocupa -la guerra de Troya- la información de que disponemos, bastante centrada en Homero, es fantasiosa esencialmente. Luego se arma lo sabido por la Iliada y la Odisea con lo escrito en otras obras antiguas y modernas y se compone un libro. Ya te digo que a mí este escritor no me entusiasma aunque reconozco que se lee muy bien.
    Estoy de acuerdo con lo que Atticus dice.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juan Carlos.
      Como le comento a Atticus, hay que saber que una novela histórica lleva implícito en el concepto "novela" la invención que el autor quiera darle, aunque a mi modo de ver si cita hechos históricos, ahí debe ser riguroso. Otra cosa es lo que les pasa a sus personajes ficticios.
      En este caso, como bien comentas, de los protagonistas de La Ilíada se sabe más bien poco, incluso se duda de la existencia de muchos de ellos, así que ahí el autor tiene campo abierto a la imaginación.
      Al hilo del comentario de Gerardo, te diré que entre esta novela y la del premio Planeta, "Yo, Julia", me quedo con Manfredi y seguro que Posteguillo es muchísimo más riguroso con la historia, pero da tanta cantidad de datos, es tan académico, que la lectura se hace muy pesada y eso, para mí, es un escollo a la hora de leer una "novela". Para datos, fechas y documentos, ya están los libros de texto o los artículos especializados en el tema.
      Y sí, Manfredi se lee muy bien. Tiene una narrativa ligerita que yo agradezco leer de vez en cuando.
      Un besote.

      Eliminar
  13. Hola!!! No conocía el libro... la verdad es que esa época me llama mucho la atención.
    Muchas gracias por la recomendación! Besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes, si te animas leerás un buen libro.
      Un saludo

      Eliminar
  14. Paloma, debo tener un problema porque dices que hay cosas que ya se deben saber. No es mi caso ;-(
    Nunca me gustó este género, pero me encanta la manera en que escribes sobre él, las veces en que lo haces, porque se nota la curiosidad que te genera y que lo disfrutas mucho. Como he dicho en esas u otras ocasiones, leer tu reseña me basta.
    ¡Un beso, compañera!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Chelo.
      Entiendo que a quien le guste el tema de los clásicos en general y la guerra de Troya en particular debe saber que Agamenón fue asesinado por su mujer y el amante de esta cuando regresó a su casa. Si no eres aficionada al género, lo normal es que no lo sepas y además, que no pase nada por adelantártelo, ja, ja, ja. Menos mal.
      Gracias por leer y disfrutar esta reseña.
      Un besote.

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores