22 de abril de 2016

Miguel de Cervantes


    Esta es una Edición Especial de Poemas y Cantares. Hoy se cumplen cuatrocientos años del fallecimiento de Cervantes y de ahí esta publicación especial pues quiero rendir homenaje a tan insigne escritor. Ya que desde los organismos oficiales el centenario está pasando con más pena que gloria la iniciativa, una vez más, la tendremos que tomar individualmente. Desde este humilde blog intentaré homenajear a este genio de la escritura como se merece.

   Miguel de Cervantes Saavedra nació un día de septiembre de 1547, no hay certeza sobre el día exacto pero se cree que fue el 29 pues esa es la festividad del arcángel San Miguel. Su padre se llamaba Rodrigo y era cirujano –el equivalente a practicante en la actualidad–, su madre se llamaba Leonor y era nacida en Arganda del Rey –localidad muy cercana a Alcalá de Henares–. Fue el cuarto de siete hermanos.

   A la edad de cuatro años, Miguel se traslada con su familia a Valladolid donde el padre, por cuestión de deudas, acaba en prisión. Se ve que a don Miguel lo de estar preso ya le venía de familia. Hay bastante controversia acerca de la formación académica de este escritor, pero es casi seguro que no tuvo estudios universitarios. Con formación o sin ella, el caso es que se aficionó a las representaciones teatrales gracias a las obras de Lope de Rueda. 

   Quizás por cosas de la juventud o porque era lo habitual en aquella época, también anduvo metido en líos de duelos y acusado de herir a un individuo en uno de ellos tuvo que huir para no ser apresado. Por este motivo se va a Italia y se enrola en el tercio de Miguel de Moncada como soldado a las órdenes del capitán Diego de Urbina. Es así como el 7 de octubre de 1571 participa en la batalla de Lepanto, con 24 años, siendo integrante de la armada cristiana dirigida por don Juan de Austria. En esta batalla un trozo de plomo le secciona un nervio de la mano izquierda perdiendo, como consecuencia, el movimiento de la misma. A causa de esta lesión se le conoció como “el manco de Lepanto”.

Batalla de Lepanto
   Cuando regresa a España, la galera que le transporta es atacada por una flota turca y Miguel acaba preso en Argel junto con su hermano Rodrigo. Sus captores creen estar ante un rehén valioso pues tiene en su poder unas cartas de recomendación del propio Juan de Austria y piden un alto rescate para liberarlo. Por desgracia la familia del escritor no tiene los recursos necesarios para pagar tan elevada suma de dinero y permanecerá cautivo cinco años.

   Durante su cautiverio intentó fugarse cuatro veces, y cuatro veces fracasó. Mientras, desde España, la madre de Miguel y Rodrigo intenta reunir la cantidad de dinero pedida por los captores; acaba reuniendo una suma importante pero insuficiente para liberar a los dos hermanos. Es entonces cuando Miguel decide que sea Rodrigo quien se beneficie y recupere la libertad. Más adelante los abnegados padres trinitarios –dedicados a conseguir fondos y gestionar la liberación de presos cristianos– consiguen reunir los 500 escudos necesarios para Cervantes y éste es, por fin, liberado. 

   Miguel regresa a España y por sus conocimientos del norte de África, adquiridos durante su cautiverio, trabaja como espía de Felipe II. Tras un intento infructuoso para conseguir un puesto en las Indias se instala en Madrid.

   Con 37 años se casa con Catalina de Salazar. Esta mujer era natural de un pueblo de Toledo, Esquivias, y por esta razón Cervantes pasó largas temporadas en esa localidad. Pero antes de su matrimonio, Miguel mantuvo relaciones con la esposa de un mesonero y con la que tuvo una hija, Isabel de Saavedra, siendo ésta su única descendiente pues con Catalina no tuvo hijos; al parecer el matrimonio nunca funcionó muy bien.

   En 1587, viaja a Andalucía como comisario de la Armada Invencible. Se establece en Sevilla y trabaja como comisario de abastos y luego como recaudador de impuestos. Diez años después es acusado de apropiación de dinero público y se le encarcela. Dicen que durante este período de apresamiento fue cuando ideó su inmortal, e ingenioso, don Quijote de la Mancha.

   Se va a vivir a Valladolid, cuando Felipe III trasladó la corte allí, corre el año 1604 y la primera parte del Quijote está casi terminada. En 1605 se publica con el título El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha. Estamos ante un hito literario, pues con esta impresión aparece la que se puede considerar la primera novela moderna. La segunda parte sería editada en 1615.

   En 1616, con 68 años, y ya muy afectado por la degeneración que le produce la diabetes que padece, Miguel de Cervantes fallece el 22 de abril. Hasta su último aliento le movió el ansia de vivir y de escribir pues los días previos a su fallecimiento escribió:

Ayer me dieron la extremaunción y hoy escribo ésta; el tiempo es breve, las ansias crecen, las esperanzas menguan y, con todo esto, llevo la vida sobre el deseo que tengo de vivir...”

 Por expreso deseo del escritor sus restos fueron depositados en el Convento de las Trinitarias*, sito muy cerca del lugar donde él mismo vivía. Este deseo fue la forma de agradecer a esa orden las gestiones realizadas para poner fin a su cautiverio en Argel.

Placa en el Convento de las Trinitarias*
"Miguel de Cervantes Saavedra que por su última voluntad yace en este convento de la orden trinitaria a la cual debió principalmente su rescate"

   Se podrían decir muchas cosas de este maravilloso escritor, y todas serían pocas para ensalzarlo como se merece. Quien ha leído el Quijote sabe de su genialidad. Con esta entrada y esta breve semblanza quiero rendir tributo a quien elevó las letras españolas a lo más alto del orbe literario. 

   Dicen que Cervantes tuvo muy mala suerte en vida y que nunca llegó a ver reconocida su obra. Siempre padeció penurias económicas y dificultades para encontrar apoyos o protectores. A pesar de que las ventas de la primera parte del Quijote fueron muchas él apenas llegó a tener beneficios pues el librero encargado de imprimirla, Francisco de Robles, le estafó una gran cantidad de dinero.

   Su vida  fue realmente desdichada: cautivo en Argel, luego apresado en Sevilla cuando ejercía de recaudador, muchos disgustos familiares (sus hermanas, que vivían con él, tenían fama de casquivanas). Parece ser que pocos meses antes de morir le llegó una notificación donde se relataba la conversación mantenida un año antes entre un licenciado y unos caballeros del séquito del embajador francés y en la que preguntaban al licenciado que describiera al autor del ya famoso Quijote:

Preguntáronme muy por menor su edad, su profesión, calidad y cantidad. Halléme obligado a decir que era viejo, soldado, hidalgo y pobre, a que uno respondió estas formales palabras: "Pues ¿a tal hombre no le tiene España muy rico y sustentado del erario público?".

   Tengo la desagradable sensación de que esa falta de reconocimiento que padeció en vida sigue aún tras su muerte pues, como he comentado al inicio de la entrada, en el cuarto centenario de su fallecimiento las instituciones oficiales apenas se están moviendo, y si lo hacen, ni se nota. 

   Desde mi modesta posición pienso remediar tamaña injusticia y, cual Quijote luchando contra molinos de viento, desfacer el entuerto. Desde hoy y en sucesivas publicaciones iré aportando anécdotas y peculiaridades relacionadas con el “Príncipe de los Ingenios”.



Kirke  

(*) Intenté visitar la iglesia del Convento de las Trinitarias para realizar una foto de su interior. Lamentablemente me fue denegado el acceso pues se estaba realizando un evento castrense y tuve que desistir tras una agria discusión con un alto oficial militar (supongo que era alto el rango porque tenía muchas "chapitas" en la guerrera). A propósito, mi más sincero agradecimiento a los agentes de la Policía Municipal que acudieron en mi defensa. En sucesivas entradas relacionadas con mi adorado Cervantes intentaré subsanar este fallo; lo prometo.

24 comentarios:

  1. Creo que le has rendido un homenaje de matrícula y orgulloso estaría de leerte pues se te adivina auténtica devoción por él.

    Desde luego, menuda vida... Todos sus avatares y percances dan para el argumento de una novela que casi parecía estar leyendo en tu post.
    Me ha sorprendido que fuera acusado de apropiarse de dinero público y que luego fuera él mismo estafado. También que 'tramara' el Quijote estando encarcelado.

    A pesar de todo eso, me quedo con ese 'deseo de vivir' que manifestó al final.

    Sólo me queda darte las gracias por este post en el que has puesto tanta entrega (discusión incluída con un alto militar.

    ¡Besos, Kirke! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendréis más noticias sobre Cervantes en próximas entradas, la vida de este hombre es de novela, como tú bien dices. Me da pena que no tuviera el reconocimiento que se merecía, pues cuando él murió El Quijote era casi un "best seller" y, según leí por ahí, sólo pudo cobrar una pequeña parte de los beneficios que generó.
      Lo del militar lo contaré un día de estos porque aún me hierve la sangre recordando el percance, me ocurrió ayer mismo cuando me acerqué al convento para hacer fotos para el post.
      Un besote, compañera.

      Eliminar
  2. Hola!!!!!
    A mí me gusta Cervantes y siempre me interesó muchísimo su vida. He leído las Novelas ejemplares y me gustan bastante, y Los entremeses también me gustaron, pero vas a matarme y es que no puedo con El Quijote, no puedo, soy la oveja negra de mi familia.
    Mi padre se lo sabía de memoria, mi madre casi casi y mi marido y mis hijos lo encuentran ideal, genial, magnífico y fabuloso, pero yo, sin quitarle mérito, que lo tiene y mucho, no soy muy de esa obra, y mira que me gustan obras antiguas y complicadas, pero esta...se me atravesó.

    Me ha encantado el post y me dejas de piedra con lo que has dicho del convento y el alto oficial militar, de verdad que leer para creer. Menos mal que la policía te apoyó, al menos es algo.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé de mucha gente que no pudo con la lectura del Quijote. Yo sí que me lo leí y me gustó mucho. También haré una entrada sobre mi primer contacto con el ingenioso hidalgo y cómo fue mi padre quien me lo presentó.
      Ya digo que a cuenta del centenario pienso relatar bastantes cosas (percance militar incluido)
      Si has leído otras obras de Cervantes te "perdonaré" lo del Quijote ;)
      Un besote.

      Eliminar
  3. Me ha encantado e ilustrado la lectura de esta reseña tan bien narrada sobre el gran Cervantes. Tu forma de exponer los hechos resulta muy didáctica y entretenida. La lectura se hace muy amena. Espero las siguientes entregas pues prometen ser tanto a más interesantes.
    Parece que los genios estén hechos de un material especial que les hace controvertidos. Mujeriegos, intrépidos, aventureros, buscadores de trifulcas. Ahora entiendo porqué un servidor está condenado al anonimato y al ostracismo, jaja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos los genios tienen excentricidades y quizás la genialidad resida ahí, en que no son como el común de los mortales.
      A los que estamos abocados al anonimato nos queda el consuelo de que al menos vivimos algo más tranquilos ¿no crees?
      Sabiendo que eres boticario, y al hilo de lo que comentas, me tomo la libertad de invitarte a que veas la sección de este blog llamada "Demencia, la madre de la Ciencia" (en el menú de arriba encontrarás la pestaña), va de científicos locos.
      Un abrazo, Josep Mª

      Eliminar
  4. Es un gran homenaje a Cervantes, mi mas sincera enhorabuena por este post, y también por traernos datos de la vida de Cervantes que yo desconocía que e smuy de agradecer, porque no sabía yo donde se había gestado "El Quijote"
    Y estoy completamente de acuerdo contigo en que no se le a hecho el justo y merecido homenaje que corresponde por parte de las autoridades competentes y si nos ponemos a ver el espectáculo de ayer en el Congreso, que quieres que te diga no me gusto, en fin por desgracia en este país así son las cosas. Un beso. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí lo de ayer en el Congreso me pareció una memez, pero para gustos los colores. Y lo de poner unas gafas a los leones de la entrada como si estuvieran leyendo el Quijote... sin comentarios.
      Algunos historiadores piensan que mientras estuvo en la cárcel de Sevilla no sólo ideó el Quijote sino que incluso lo llegó a escribir. Hay un poco de controversia al respecto. Posiblemente algo hubo, si tenía mucho tiempo libre pudo gestar la idea pero no sé hasta qué punto en una cárcel de aquellos tiempos tendría los útiles necesarios para ponerse a escribir.
      Un besote, Tere

      Eliminar
  5. El homenaje que le haces es para quitarse el sombrero. Además dices que en entradas sucesivas irás dando noticia de anécdotas y peculiaridades cervantinas. Me parece genial. Además, la biografía que nos ofreces es muy interesante y ofrece detalles poco conocidos como el de su diabetes o el fruto de sus amoríos con la esposa de un mesonero.
    Ya te digo, Kirke, una entrada magnífica. Espero con ganas esa entrada al Convento de las Trinitarias madrileño donde están sus restos.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también espero poder entrar en la iglesia del convento porque ayer me quedé con las ganas. Es un sitio muy recoleto y sólo abren la iglesia cuando hay misa (por la mañana a primera hora y por la tarde a última) y también, parece ser, cuando lo visitan jefazos del Estado Mayor.
      Me alegro que te guste este somero repaso a la vida de Cervantes.
      Iré contando más cosas de él y/o relacionadas con él.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Precioso homenaje. Se ve que admiras e incluso amas al autor.
    Me queda por leer la segunda parte de "El Quijote". Espero ponerle pronto remedio.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre he sentido una especial querencia por este autor. Quevedo, Lope, Calderón también me gustan pero Cervantes es entrañable para mí; quizás por la desgraciada vida que llevó y por no poder disfrutar en vida de la fama que tuvo después.
      Yo, a veces, releo capítulos sueltos del Quijote, y este es el consejo que le doy a los que se les hace cuesta arriba leer semejante tocho (la primera y la segunda parte).
      Un beso.

      Eliminar
  7. Tristemente tienes toda la razón, Kirke. Yo también tengo la sensación de que el cuarto centenario del más grande escritor que han dado las letras españolas está pasando sin pena ni gloria. El otro día en la televisión salió entrevistada una trinitaria del convento donde está enterrado Cervantes y decía que las visitas eran poquísimas porque la publicidad que se le hacía desde el ayuntamiento era nula. Al parecer la gente tiene que llamar por teléfono y acordar una cita con alguna hermana para que les abra el lugar y puedan ver la tumba. ¿Acaso no debería estar eso mucho más explotado y publicitado? Una pena...

    Respecto a tu homenaje, ¡me ha encantado! Debo entonar el mea culpa y confesar que muy poco sabía (o recordaba en caso de haberlo sabido alguna vez) sobre la azarosa vida de Cervantes. Me ha sorprendido mucho su historia de infortunios y "tropezones" con la justicia. Sin duda todo un personaje, genio literario incluído.

    Me encantará seguir leyendo sobre el tema y desde luego tienes todo mi apoyo; es de justicia :))

    Un fuerte abrazo y feliz viernes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas de las vivencias que tuvo se ven reflejadas en parte en muchas de sus novelas, ya lo iré contando poco a poco en sucesivas entradas. Como ya comentó Chelo, su propia vida fue de novela.
      La escueta biografía que he expuesto no refleja ni la mitad de las aventuras que corrió. Por ejemplo sus intentos de fuga cuando fue cautivo en Argel (que también contaré a su debido tiempo) son de película.
      Desde luego si alguna vez se hace una película sobre su vida no será ninguna productora española quien realice la empresa, eso seguro.
      El acceder a la iglesia del convento es complicado en cuanto al horario de apertura, es solo durante las dos misas que dan al día. Me he propuesto visitar el lugar donde reposan sus restos (junto con los de muchos otros parroquianos más, que esa es otra de las historias interesantes sobre este escritor), ya os contaré si tengo éxito.
      Un beso.

      Eliminar
    2. Me complace comprobar que han debido de escuchar a la trinitaria que denunciaba la poca propaganda porque desde ayer el Ayto. de Madrid organiza visitas guiadas a la "tumba" de Cervantes. ¡Bien!
      Lo curioso es que para apuntarse hay que hacerlo presencialmente en la oficina de turismo de la Pza. Mayor. El lunes estoy allí como un clavo.

      Eliminar
  8. Felicidades Kirke por este homenaje, da gusto leerte y me ha interesado muchísimo esas anécdotas que nos irás contando.
    A mi también esa iniciativa que se hizo en el congreso no me pareció la manera más adecuada de hacer un homenaje a uno de los mejores escritores españoles. Cuentas que el pobre hombre tuvo una vida digna de novela y no fue muy afortunado tampoco en poder disfrutar del éxito, pero eso no pasa con mucha frecuencia que los autores no acaban de disfrutar de las ganancias que puedan dar sus obras y acaban revirtiendo en otros.
    Muy interesante, espero las siguientes con ganas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabía bastantes cosas de Cervantes antes de embarcarme en esta aventura de homenajearle, pero indagando por otros documentos para informarme bien, me he enterado de otros aspectos sobre este genial escritor que me han dejado sorprendida.
      Creo que se merece que le conozcamos un poco mejor. Intentaré aportar mi granito de arena.
      Gracias por tu visita y tu comentario.
      Un beso

      Eliminar
  9. Fantástico, desde siempre me ha atraído la vida de Cervantes, ahí está todo el fermento de su obra posterior. El escritor era un hombre de mundo y un gran humanista, vivió y padeció, fue un pionero. Y lo que más me gusta es que su obra es imperfecta (estoy leyendo la primera parte del Quijote y contiene despistes, digresiones discutibles, todo enmendado en la segunda parte, claro), Cervantes fue un genio muy humano y por eso creo ha llegado a perdurar hasta nuestros días. Pese al olvido de las instituciones, pero para eso estamos nosotros, sus lectores.
    Comparto, Kirke y quedo pendiente de próximas entregas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas imperfecciones de las que hablas yo no las percibí cuando lo leí, supe de ellas por mi profesora de Literatura que nos las enseñó. En cualquier caso ya quisieran muchos escritores laureados de la actualidad "equivocarse" como lo hizo Cervantes.
      Gracias por compartir.
      Un beso.

      Eliminar
  10. El mejor homenaje que podemos hacer los lectores a este insigne escritor, pionero de las letras castellanas y artífice de la novela moderna, es leerle de la forma que se merece.
    Un servidor de momento ha podido asistir a una obra teatral muy interesante que nos recomendó Juan Carlos en su blog: La cervantina. Un montaje realizado con genialidad, ironía y humor inteligente y nos cuenta sobre sus novelas ejemplares, no sin dejar de meter cuñas sobre lo descuidado que tenemos al autor y escritor más grandes de todos los tiempos.
    En España, por lo general somos tan "Cool" que homenajeamos a Shakespeare antes que a nuestro Cervantes.
    Me ha gustado mucho tu entrada que pone a nuestro querido compatriota en su justo lugar; de vez en cuando habrá que rescatarlo del Parnaso y traerlo más cerca para saborear sus obras.
    Gracias Kirke.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además de esta publicación y las futuras que tengo en mente pienso homenajear a Cervantes leyéndolo, porque, como bien comentas, es el mejor tributo que se le puede hacer a un escritor. Tengo intención de volver a leer las Novelas ejemplares, pues apenas recuerdo cosas de ellas.
      Las gracias te las tengo que dar yo a ti porque tu admiración hacia Cervantes te llevó a leer un libro que yo tomé en cuenta y que, al igual que a ti, me encantó: "Al morir D. Quijote"
      Por cierto, esta tarde iré, si la lluvia lo permite, a ver una puesta en escena del sepelio de Cervantes que se va a hacer en la Pza. de Sta. Ana.
      Un beso

      Eliminar
  11. Kirke has hecho un merecido homenaje a Cervantes,mucho mas que lo que se le he reconocido en el cuarto centenario de su aniversario que poco bombo han hecho los medios. Estaremos atentos a tus próximos reportajes. He leído el Quijote y me ha encantado hasta me atreví después escribir en su lenguaje cervantino. No conservo ese escrito se perdió como muchos historias en mi anterior blog de la Comunidad de la cadena ser. Siempre lo recuerdo en los homenajes que en el colegio les hacíamos de niña. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me habría gustado leer tus escritos en lenguaje cervantino, yo soy incapaz de imitar ese estilo y mira que lo he leído.
      Ayer estuve en una puesta en escena del entierro de Cervantes; se hizo un cortejo fúnebre que recorría algunas de las calles del barrio del escritor para terminar en el convento de las trinitarias. Fuimos muchísimas personas y a mi alrededor todos comentaban lo mismo: no se está homenajeando a Cervantes con la enjundia debida (el cortejo era pobre en actores pero rico en seguidores).
      Quizás otra desgracia que tuvo este escritor fue el haber nacido en España.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Hola! Sin duda Miguel de Cervantes es uno de los mejores escritores de todos los tiempos, pero a mi leer ese tipo de lectura me cuesta mucho, supongo que será por el castellano antiguo, de El Quijote, solo he leído algún capítulo que nos hicieron leer el colegio y la verdad es que sigo sin animarme con él.

    Un saludo!

    ResponderEliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores