9 de abril de 2016

La ternura de los lobos

   Esta novela puede incluirse en muchos géneros: aventura, costumbrista, histórica, y sobre todo intriga o suspense. Además para mí tuvo una intriga añadida: el título.

   Me llamó la atención que los lobos puedan poseer ternura; mi padre se crió en una zona rural donde el lobo hizo mucho daño, a la ganadería e incluso atacando humanos, y ese animal nunca ha caído bien en mi familia paterna –que nos perdone Félix Rodríguez de la Fuente–, por eso quería saber dónde reside la ternura en un lobo. Ese fue el primer aspecto enigmático para mí; aspecto que sigue siendo un enigma porque los lobos aparecen en el título pero no en la novela (apenas un par de referencias a ellos en toda la historia). Y como consecuencia me ha quedado otro enigma sin resolver: ¿por qué ese título?

   Dejemos las disquisiciones sobre el título y pasemos al libro en sí. 

   Nos encontramos en el Canadá más salvaje –en el sentido de agreste y poco civilizado– de mediado el siglo XIX y los pioneros que se aventuran en unos parajes inhóspitos y hostiles buscan un futuro mejor que el que sus países de origen les ofrecen. En esos momentos y dada la climatología el comercio de pieles es el motor económico de la zona. 

   Ser trampero, rastreador y/o cazador es la principal dedicación que poseen los habitantes de esos lugares; personajes hoscos que, en perfecta simbiosis con el entorno, se convierten en seres duros y violentos.

   La acción se desencadena cuando un trampero muere en extrañas circunstancias. Las sospechas recaen en un mestizo al que su sangre india le hace más culpable –estamos en una sociedad extremadamente racista– y en el hijo adoptado de un matrimonio de colonos que al desaparecer el mismo día del asesinato se convierte en el candidato idóneo para ser el asesino.

   La madre del muchacho desaparecido inicia la búsqueda de su hijo afrontando un viaje en condiciones muy severas y que la llevará a lugares deshabitados y peligrosos. La acompaña un mestizo y más tarde un contable de la Compañía que monopoliza el mercado de pieles, la Hudson's Bay Company. En ese viaje irá descubriendo muchas cosas de sus compañeros de viaje y de sí misma.


   He comentado al principio que la novela es de aventuras pero en realidad no hay demasiada acción, tan solo al final, y es que la autora se centra en describir detalladamente, a veces en demasía, la vida tan dura a la que tuvieron que enfrentarse los primeros habitantes de la zona más septentrional de Canadá, con praderas heladas cubiertas de nieve, donde el pasar una noche al raso puede suponer la muerte, y pequeños villorrios donde apenas se cubren las necesidades básicas para subsistir.

Lo que en un mundo más apacible se considera heroísmo aquí forma parte de la rutina diaria
   
   Con un estilo narrativo peculiar y que a mí no me ha agradado mucho, Stef Penney nos va mostrando una galería de personajes a cual más singular. Cada uno encierra en sí mismo un enigma y secretos que poco a poco se van desvelando. Alguno de estos secretos se ven venir desde lejos y en ese aspecto creo que la autora peca de ingenua o de poco arte para ocultar lo que se supone debe ser una sorpresa al final. 

Indios mohawk

   La historia tiene saltos en el tiempo que algunas veces se muestran algo caóticos y que hacen perder el hilo del argumento pero en general la lectura es bastante amena a pesar de tener escenas algo lentas y personajes secundarios que no aportan nada a la historia principal. 

   En cambio el desenlace final es rápido y algo brusco. En una reseña de un compañero bloguero, y a la que debo esta lectura, se hacía referencia a que el final tenía algún hilo suelto. Yo más que un hilo he visto flecos, y muchos, como los adornos que llevaban las chaquetas de piel de los indios. Hay muchas historias que quedan inconclusas, sin definir bien el final y ya no sé si es que la autora tiene en mente hacer una segunda parte o que de repente le entraron las prisas por terminar la novela.


   En resumen, una novela entretenida que muestra suspense en todo momento y que se lee fácilmente. Ni más ni menos. Por cierto, tengo entendido  que van a hacer una película basada en la novela, a lo mejor ahí sí que salen lobos…


                                                         Kirke 


30 comentarios:

  1. Hola! Que interesante el libro aunque no se si es muy de mi estilo. Yo la última vez que leí sobre lobos fue en la saga de Los Hijos de la Tierra y la verdad es que es curioso imaginar como se debieron domesticar animales que antes eran salvajes.

    Gracias por la reseña, excelente como siempre!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Canadá no sé si plantearon el domesticar animales salvajes porque apenas tienen esos bichos peso en la historia, así que otro enigma que no se puede desentrañar con esta novela.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola, guapa.
    Después de leerte, creo que no me lo apunto porque, para empezar, los finales abiertos no me gustan nada y menos si no está claro que el libro formará parte de una saga. En segundo lugar porque el añadido de personajes secundarios que nada aportan a la trama me parece una manera poco sutil de añadirle paja
    (y por lo tanto un mayor numero de hojas) al libro. Gracias por tu sincera reseña. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que haya una saga al respecto. De hecho esta novela se publicó hace ya varios años y supongo que ya habría salido la siguiente parte si esa fuera la intención de la autora, aunque nunca se sabe.
      Para mí algunas historias "adyacentes" me parecieron prescindibles, pero es una opinión muy particular, en cualquier caso no me aburrí en ningún momento.
      Lo que sí me dejó un regusto amargo fue el final brusco de la historia, me quedé con ganas de saber más de alguno de los personajes.
      Un besote, Marina. Buen finde.

      Eliminar
  3. Hola!!!! No la he leído pero por lo que dices creo que la peli va a ser mejor qu ela novela, ya que podremo ver todo lo que describe sin tanto detalle, ya sabes que una imagen vale más que mil palabras.
    Lo del título me ha dejado intrigada, aunque debo decirte que yo adoro a los lobos, y eso que parte de mi familia vive en los Picos de Europa, con eso te lo digo todo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La película si es fiel al lugar donde se desarrolla la acción ya sólo por ver los paisajes será digna de visionarla.
      Lo del título, ya ves que algunos comentaristas, con más sensibilidad que yo, lo explican muy bien y entonces la cosa queda algo más clara ;)
      A mí los lobos, y quizás por las historias que me contaba mi abuelo paterno, siempre me han dado miedo. Son animales salvajes y esperar de ellos un comportamiento contra su naturaleza es ser un ingenuo, así que el que ataquen a otros animales es normal.
      Un beso, Marigem

      Eliminar
  4. Qué bonito lo has contado. Lo creo así porque me has hecho sonreír con lo de Féliz Rodríguez de la Fuente, los 'flecos' del libro (o de las chaquetas de los indios) y con ese final sobre si en la peli saldrían lobos ;-)
    Respecto al título, lo fácil sería pensar que los personajes son "lobos con piel de cordero" y estos sí inspiran ternura, ¿no? pero seguramente los tiros irán por otro lado.
    En fin, que no dudo que el libro esté bien pero a mí me ha bastado con leer tu entretenida y amena reseña.
    ¡Kisses, Kirke!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que por ahí van los tiros cuando explicas que los lobos son los personajes, de hecho, Francisco en su reseña argumentaba algo parecido. Yo nunca hubiera llegado a una conclusión así por mí misma. Ya sabes que yo soy muy prosaica y las metáforas se me escapan fácilmente. No puse esa posible interpretación porque no me hubiera parecido honesto por mi parte.
      Con lobos reales o figurados la novela es muy entretenida y me gustó, a pesar de los "peros" que le he puesto.
      Un beso Chelo

      Eliminar
  5. Me ha pasado como a Chelo, las referencias a Felix Rodríguez de la Fuente me han hecho sonreír, casi me viene a la mente su voz hablando de los lobos. A mi, son animales que no sé el motivo, las películas, la literatura, qué se yo, no me acaban de gustar, me parecen poco de fiar y cobardes. Aunque el desconocimiento que es lo que tengo por ellos, es malo.
    El libro que nos reseñas no me ha parecido demasiado interesante, me ha gustado como lo cuentas pero no es de los que me voy a apuntar para leer.
    Feliz sábado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de Félix Rodríguez de la Fuente crea un conflicto en mi familia paterna pues resulta que este firme defensor de los lobos era burgalés, como mi padre y su familia, por lo que resultaba muy doloroso criticarle.
      La novela es muy entretenida y refleja muy bien la dureza de la vida en lugares inhóspitos donde todo estaba por hacer.
      Un beso, Conxita y buen fin de semana.

      Eliminar
  6. Lo leí hace seis o siete años y recuerdo que me gustó bastante. Hasta leer tu reseña, era todo lo que recordaba, pero luego me han venido más cosas a la cabeza. No muchas, pero creo que yo saqué la conclusión de que los lobos son esas personas que, como dices, viven "en perfecta simbiosis con el entorno", en una naturaleza dura, como lobos, pero tienen sentimientos y... ternura.
    Creo que a mí me gustó más de lo que te ha gustado a ti, pero ya te digo, todo lo que recuerdo del argumento, es gracias a tu reseña. Tengo más sensaciones que otra cosa y del desenlace, nada de nada.
    Buena reseña. A ver qué te parece la novela de Juan Manuel de Prada. A mí es un autor del que me ha entusiasmado un libro, me han gustado bastante otros dos, y me han decepcionado varios.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, ésta no la he leído. La de Prada quiero decir. A ver si me animas o no.

      Eliminar
    2. Lo de que los lobos son las personas tú también lo dedujiste, se nota que al igual que Francisco y Chelo eres muy sensible. Yo soy de las de "al pan, pan y al vino, vino" y me tiré toda la novela esperando que aparecieran los lobos, con ternura o sin ella.
      Bromas aparte, la novela me gustó, lo que ocurre (y esto es cosa sólo mía) es que el uso del presente de indicativo en este tipo de historias me distancia de la trama, y me impide implicarme con los personajes, me los presenta muy fríos (algo que en este caso y dado el lugar parecería muy apropiado). Creo que si hubiera empleado tiempos verbales diferentes para contarlo todo, habría disfrutado más de la lectura.
      Besos

      Eliminar
    3. Respecto a la obra de Juan Manuel de Prada tengo un conflicto interior. Es un señor que en lo personal, y a juzgar por algunas de sus declaraciones en medios de comunicación, me cae mal; no me gusta su forma de pensar y de expresarse en esos medios. Sin embargo leí una de sus novelas y me gustó bastante, hay que reconocer que escribe muy bien.
      Esta que tengo en curso es una recomendación de mi asesor de novela bélica, osea mi marido, y él piensa que me va a gustar. Espero que mis prejuicios hacia el autor no me chafen una buena historia.

      Eliminar
    4. Yo no lo soporto como persona, pero su primera novela "Las máscaras del héroe" me pareció sublime y teniendo en cuenta que tenía 26 años cuando la escribió, me pareció un prodigio. Desde entonces no ha hecho mas que descender en calidad.
      Procuro sustraerme de la personalidad de los autores a la hora de leer sus obras porque si me dejara llevar por simpatías personales, a muchos de mis autores favoritos no los habría leído nunca.
      Un beso.

      Eliminar
    5. Es complicado sustraerse de ese aspecto personal pero hay que intentarlo.
      Por cierto, perdón por ese "osea" que se me ha juntado, quería poner "o sea"

      Eliminar
  7. Entiendo tus reservas hacia los lobos, que se enraízan en vivencias del entorno familiar; también que "La ternura de los lobos" no haya resuelto lo que continúa siendo un enigma para ti. Si tienes un rato, echa un vistazo a "Julie y los lobos", de Jean Craighead. Probablemente en sus páginas encuentres ese punto de vista diferente que buscabas...
    Saludos y gracias por tu reseña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le comento a Marigem soy plenamente consciente que los lobos son animales salvajes y actúan conforme a su naturaleza. Proteger una especie en vías de extinción es legítimo y creo que eso es lo que hay que hacer. Pero también es verdad que un ganadero no entiende de ecología y sí de economía doméstica, cuando un lobo le mata un animal echa cuentas y los organismos oficiales, que tanto airean su compromiso con el ecosistema, no dan la respuesta esperada a este problema.
      Tomo nota del libro que me recomiendas. Muchas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Una reseña excelente, Kirke. La historia promete y esa tierra indómita es muy evocadora, pero creo que prefiero a Jack London y lo de la adaptación cinematográfica quizá se hará para aprovechar el tirón de la película de Di Caprio.
    Es interesante lo que comentais Rosa y tú sobre Juan Manuel de Prada, me pasa lo mismo. En mi caso, viene de tiempos inmemoriales, cuando colaboraba en "Qué grande es el cine". Un autor que no puedo ni ver es V.S. Naipul: después de conocer la crueldad que gastaba con su mujer me negué a leer un libro suyo. Daría para un interesante debate la cuestión, pero definitivamente, a veces es difícil separar al autor de su obra. Cada uno creo que tiene lineas rojas y aspectos sobre los que le cuesta transigir.
    Perdona por irme del hilo de la reseña!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para recrearse en paisajes y vida salvaje como Jack London nadie. De hecho esta lectura me ha despertado las ganas de volver a leerle.
      En cuanto a esa separación entre la actitud de un autor en su vida y su literatura es un debate muy interesante; hay aspectos que no se pueden pasar por alto, sobretodo si esa actitud supone un delito. Yo también creo que hay líneas rojas que no se pueden traspasar.
      No hay nada que perdonarte, Gerardo, este foro está para compartir opiniones y la que tú expresas es muy interesante.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Pues tiene poca gracia que el título, en parte, te impulse a leer el libro y luego no le veas el sentido ni los mencionados lobos aparezcan por ningún lado. Mal empezamos :P

    Aparte de eso la novela tampoco parece digna de comprarse encuadernada en piel y conservarla en sitio de honor de la biblioteca. Eso de que tenga "flecos" suele fastidiarme bastante (si los lectores se dan cuenta, cómo no lo hacen quienes asesoran y aconsejan al autor) y los finales abruptos tres cuartos de lo mismo. Creo que el final es tan importante como el comienzo o la trama, hay que dedicarle el tiempo y la extensión necesarias.

    En fín, tal y como le decía a Rosa en su última reseña, creo que por esta vez dejaré pasar el título sin anotarlo en la lista de los que tengo intención de leer. Tú, por tu parte, has hecho un excelente trabajo, como siempre. ¡Muchas gracias, Kirke!

    Un beso y ojalá que disfrutes mucho del domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si me animé a leer esta novela fue por la reseña de Francisco, y no me arrepiento pues es muy entretenida. Ese final brusco y con temas pendientes me fastidió un poco pero aun así mereció la pena su lectura.
      Lo de los lobos parece que era más una metáfora que una realidad y en ese equívoco sólo yo soy la culpable, por no saber ver más allá.
      Quizás la película sea más atractiva si no te apetece leer el libro.
      Un beso y buen domingo.

      Eliminar
  10. Una buena reseña como siempre Kirke y me pensaré en leerla de momento la pongo en la cola de las previstas y desde luego por lo que parece la pelicula también puede merecer la pena, en fin anoto como siempre tus buenas recomendaciones.
    Y con respecto a Felix Rodriguez de la Fuente he de decirte que gracias a él, y a pesar de que los viernes se hacian muy tarde, me encantaban sus documentales y su forma de comentarlos ,y esos maravillosos apuntes que le acompañaban y comentarios, es una parte d emi juventud a la cual le tengo mucho cariño y me enseño a conocer la naturaleza de una forma amena, los viernes en mi casa era muy agradables, con el Un, Dos, Tres primero y Rodriguez de la Fuente después. un beso kirke. TERE-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Félix Rodríguez de la Fuente fue un pionero de la defensa de la Naturaleza, ahora con todos los medios técnicos que tenemos sus trabajos pueden parecer muy simples. De hecho se le critica la falta de ortodoxia a la hora de preparar sus metrajes, su poca preparación científica no le permitió tener el rigor esperado (era médico pero no biólogo), pero es que estamos hablando de los años 70 cuando ese tipo de cine estaba en mantillas.
      En cualquier caso fue un buen comunicador y, al igual que a ti, a mí me trae recuerdos muy entrañables de la niñez. En mi casa nos sentábamos alrededor de la tele expectantes ante un nuevo episodio de "El hombre y la Tierra".
      Un beso, Tere

      Eliminar
  11. Leí este libro hace tiempo y lo cierto es que he olvidado casi todo de ella, jajajaja. Sin embargo es verdad que el recuerdo es que no me desagradó, que lo disfruté mientras lo leí y que, una vez leído, pues eso, pasó al olvido con más o menos buen sabor de boca.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro está muy bien, evoca perfectamente la época de los pioneros, de manera que se percibe la dureza de las condiciones en las que tuvieron que vivir.
      Un abrazo, Ana.

      Eliminar
  12. hola! tu diras que estoy loca ¿sabes que fue lo primero que vieron mis ojos en tu reseña? que por cierto esta magnifica. el soldadito de plomo, esas miniaturas las hace mi marido. de hobby es modelista militar desde los catorce años.ya tiene cincuenta. disculpa que me fui por otro carril pero vivo rodeada de esas cosas y verlas asi en un blog me impacto.todo tu blog impacta. te felicito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El hijo de mi jefe tiene la misma afición que tu marido y es admirable la paciencia y el detalle que poseen quienes practican ese arte.
      Qué curioso que te haya llamado la atención una pequeña foto, me alegro mucho.
      Cualquier comentario que se vierte aquí es bienvenido, puedes venir por el carril que quieras.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Como ya le dije a Rosa llego tarde, pero llego, pues algunas obligaciones me han tenido apartado de Internet durante unos días.
    Me alegro que el libro te haya al menos entretenido, no da para mucho más. Te agradezco la deferencia que has tenido al nombrarme en algunas de tus respuestas. Yo me leo todo,todo, todo.
    Naturalmente tu reseña no por conocido el libro, me ha dejado de parecer interesante, puntos de vista parecidos al igual que las opiniones que merece su lectura, pero desde un punto de vista diferente; ello crea contrastes muy interesantes.
    Encantado de leerte.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya he comentado me animé a leer la novela gracias a tu reseña, y no me arrepiento porque, aunque le pongo algunas pegas (¡ay! ese presente de indicativo), el libro está muy bien.
      Me he quedado con ganas de saber más de algunos personajes, sobre todo del enigmático Parker, qué tío más interesante; o de la señora Ross, tan recia y tan necesitada de cariño, en fin, una galería de personajes que pueden dar mucho de sí.
      Encantada de verte por aquí.
      Un beso.

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores