10 de noviembre de 2015

Piratas

   Sebastián nace en la isla Margarita a finales del siglo XVII. Junto a su padre se dedica a buscar perlas buceando por las costas de su isla natal. Pero las condiciones abusivas que impone la Casa de Contratación de Indias pagando una cantidad mezquina por tan preciado producto hacen que su familia "pase de una digna pobreza esperanzada a una degradante miseria sin ningún tipo de esperanza".

    La Casa de Contratación de Indias fue una institución creada para regular el comercio y la navegación entre los territorios de ultramar. sin embargo "durante tres siglos constituyó el freno que impidió que las colonias se desarrollaran tal como deberían haberlo hecho y el Nuevo Mundo alcanzara el esplendor al que había sido llamado por la diversidad y magnitud de sus riquezas".

 Sebastián acaba como grumete en un barco pirata y así vive aventuras que le llevan desde la isla Margarita a diferentes puertos del Caribe entonces plagados de corsarios, bucaneros, filibusteros y gente dispuesta a aprovechar cualquier oportunidad para esquilmar los tesoros que la corona española transportaba desde América a España. Nuestro protagonista se convierte en un pirata más, es un personaje que "arrastra un pasado amargo, un presente difícil y un incierto futuro".

   Con esta premisa Vázquez-Figueroa se adentra en los entresijos de la vida pirata. Hace un análisis sencillo pero muy completo de las diferencias entre las distintas clases de salteadores del mar. Especialmente interesante la comparación entre corsarios y piratas, Los corsarios están amparados por la patente de corso que les otorgan las coronas de los países interesados en atacar las posesiones de España y aunque "presumen de patriotismo, en realidad no son más que sucios asesinos que disfrutan más viendo incendiarse un barco y ahogarse a sus ocupantes que robándolo". En contraposición se nos presenta al pirata como un ser libre de ataduras, sin ningún rey al que servir y sin normas que cumplir "cada año que pasas a la sombra de tu propia bandera vale por diez a la sombra de la del rey".

   En sus descripciones creo que Vázquez-Figueroa nos da una visión demasiado romántica del pirata, adornándolo de unas virtudes que no creo tuvieran, al menos todos, pero esto es una novela al fin y al cabo.

   Las andanzas de Sebastián nos llevarán a la legendaria isla Tortuga que a finales del siglo XVII ya estaba en franco declive, "el antaño deslumbrante baluarte bucanero por el que corría a raudales el oro de piratas y corsarios alimentando a un verdadero ejército de barraganas y buscavidas, se había ido sumiendo en el abandono". 

   En medio de inmensas extensiones de terreno en manos de la corona española había un enclave que pertenecía a los ingleses: la isla de Jamaica y su Port Royal, por lo que también tienen su hueco en esta novela como no podía ser de otra forma.  "Jamaica era, ante todo, un lugar de descanso y diversión para piratas y corsarios, vivía de sus rapiñas, crecía con sus saqueos, y si no caía en manos españolas era porque los españoles sabían muy bien que no contaban con una flota los suficientemente poderosa como para enfrentarse con la menor esperanza de éxito a las fuerzas conjuntas de ingleses, piratas, y corsarios".


   Los barcos negreros también tienen cabida en esta historia y se hace una crítica demoledora a fray Bartolomé de las Casas, "pocos hombres a lo largo de la Historia han hecho tanto daño como este fraile ya que por su culpa millones de desgraciados indígenas pasaron a convetirse en esclavos y también por su culpa la inmensa mayoría de los que jamás le ayudaron a imponer dicha esclavitud pasaron a la Historia como nefastos opresores".

   Con todo esto la novela es muy completa pero a pesar de todo para mi gusto le falta acción y puede parecer paradójico pues toca temas apasionantes pero lo hace de una manera tan ligera que tengo la sensación de haber leído una versión Disney. No he conseguido engancharme a la historia en ningún momento y el devenir de los personajes me pareció demasiado simple.

   Una novela para pasar un rato entretenido, sin más pretensiones.

Kirke  



20 comentarios:

  1. Vázquez-Figueroa es uno de mis autores favoritos y la trilogía Piratas me gustó mucho. Siento que a ti te haya sabido a poco. Quizás deberías leerla al completo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí Vázquez-Figueroa también me gusta mucho y siempre disfruto con sus novelas. En esta no sé si es que yo esperaba más (las historias de piratas me encantan) y eso hizo que no me entusiasmara. El personaje de Sebastián tiene todos los ingredientes para que te "enamores" de él pero yo no lo conseguí.
      Las descripciones de Tortuga y Port Royal sí que me entusiasmaron y las historias de piratas míticos como Vent-en-panne de lo más entretenidas.
      Desde luego pienso leer los otros dos libros de la trilogía.
      Un besote.

      Eliminar
  2. Hola! No tiene mala pinta y como bien dices parece entretenido, pero viendo que es una saga, y entre las pendientes de acabar y las pendientes de empezar, creo que por ahora lo voy a dejar pasar.

    Gracias por la reseña, muy buena y completa como siempre.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una saga pero se lee, al menos el primer libro, muy bien. No es para nada pesada ni redunda en detalles engorrosos. Las descripciones son muy buenas pero sin caer en el abuso.
      Gracias por pasar y comentar, Beatriz
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Kirke, recuerdo que de adolescente me leí la trilogía entera y me apasionaba. Tanto que Vázquez Figueroa visitó mi pueblo y desde la biblioteca, viendo mi dedicación a aquellos libros, me ofrecieron presentarlo. Creo que me torcí el tobillo o algo pasó que luego la cosa no cuajó, estaba yo un poco perdido en aquella época. Lo curioso es que no recuerdo casi nada de esos libros, ni siquiera el nombre del protagonista, nada. Así que supongo que como dices, se trata de novelas para pasar el rato que dejan poca huella.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, qué mala suerte lo de no poder presentarlo. Hubiera sido un honor, me imagino.
      A mí también se me olvidan los nombres de los personajes de las novelas que leí cuando era una niña pero en mi caso no es porque las novelas no fueran importantes es que yo tengo una memoria nefasta.
      El estilo de Vázquez-Figueroa es muy fresco, se lee fenomenal y como le he comentado a Beatriz, no abusa de las descripciones. Va al grano y esto siempre es de agradecer cuando de novelas de acción se trata.
      Desde luego leerle es entretenimiento seguro.
      Un abrazo, Gerardo.

      Eliminar
  4. No he leído nada de este autor y creo que, por una vez, no me tientas a hacerlo. No me gustan mucho las historias que transcurren en islas y en el mar. Me dan una especie de claustrofobia y así como de niña y adolescente me encantaban, tanto en novela como en cine, la edad adulta me ha hecho menos aventurera. Pero te diré que, por las frases que has citado del libro, parece estar bien escrito. Me estaba animando a intentarlo hasta que pusiste lo de que parece una historia de Disney y me hice rápidamente idea de a qué te referías.
    Gracias por una reseña tan orientativa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí las islas me encantan, cuanto más pequeñas y más retiradas mejor. De hecho procuro veranear en una, de momento me tengo que contentar con La Palma o Lanzarote que es lo más exótico que me permite mi economía. Precisamente es esa sensación de "aislamiento" lo que me atrae de ellas.
      Y las historias de piratas también me encantan por eso esta me pareció floja porque quería más abordajes y más persecuciones. Pero eso es una percepción mía, que conste, no la vayamos a liar.
      Vázquez-Figueroa es un escritor excelente, eso nadie lo pone en duda.

      Eliminar
  5. Vázquez Figueroa es un autor prolífico de novelas ligeras por lo fácil de leerlas de corrido, gracias a sus temáticas de interés y sus argumentos bien definidos. Me acuerdo cuando leí la Saga de "Cienfuegos" estaba deseando terminar uno para empezar con el otro y así hasta que terminó, muy al estilo folletinesco de Dumas.
    A la obra de Figueroa le tengo mucho cariño a parte de por considerarle un buen escritor, también por considerarle un personaje asequible y cercano.
    No obstante, esta no creo que la lea, no por falta de interés si no por tener lista interminable de libros por leer y reseñar...y es que me metí a escritor, y esto quita el tiempo que no veas.
    Besos mi dulce Kirke

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vázquez-Figueroa a mí me encandiló con la serie "Cienfuegos", me pareció apasionante.

      De todas formas ya leeré esta saga entera yo por ti. El próximo libro se llama "Negreros", así que me imagino y tal como terminó este de qué va. Os iré contando.
      Besosss




      Eliminar
    2. Ya nos has sorprendido con historias de milicianos, de poetas románticos, de gladiadores....Y de piratas?
      Ahí lo dejo, Francisco.

      Eliminar
    3. Seguro que convocarán algún concurso sobre ellos y entonces entraré a saco y al abordaje.jeje

      Eliminar
  6. Hola Kirke, me ha gustado mucho lo que cuentas del libro, sobre todo la parte en que se refiere a Bartolomè de las Casas. El proceso evangelizador fue uno de los mayores genocidios de la historia, por esa razòn yo no celebro el mal llamado dìa de la hispanidad.

    Cuando leì La Isla del Tesoro, me divertì mucho, me gusta la dinàmica del capitàn dando òrdenes y las aventuras que se viven en el mar. No por nada soy fanàtica de Piratas del caribe y adoro a Jacks Sparrow.

    Yo sì me lo apunto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por aquí el día de la hispanidad también levanta mucha polémica y si te soy sincera con ese tema tengo el corazón dividido.

      La isla del tesoro es una de las lecturas que permanecen asociadas a mi infancia, John Silver y su pata de palo es una de las imágenes que me vienen a la mente cuando pienso en piratas.
      Piratas del Caribe aportó una nueva imagen al ideario de este gremio y la figura de Jack Sparrow creo que está difuminando la de John Silver. Disfruté mucho con la primera película (las que le siguieron me parecieron repetitivas y de menor calidad).

      Ya me contarás qué te parecen las aventuras de Sebastián.

      Eliminar
  7. Pues yo me conformo con leer tus reseñas. Me entretienen muchísimo y siempre descubro cosas nuevas. Porque lo que es el libro, ya conoces que no es de mi estilo ;-)
    En casa de mis padres hay muchos de este autor (recuerdo Tuareg). Y de hecho hace tiempo me llevé prestado (es un decir) "Alí en el país de las maravillas" porque mi madre, que también es una ávida lectora, me comentó que se rió mucho, y allí está en la estantería esperando ser leído por mí (igual cuando acabe el que tengo entre manos).
    ¡Kisses Kirke!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vázquez-Figueroa es un autor que no aburre, sea cual sea el tema que toque. Yo he leído bastantes libros y con mayor o menor acierto siempre los he leído de corrido.

      No descartes leer algo de este autor porque ya has sido infectada por el virus de la lectura y cualquier cosa es posible.

      Encantada de entretenerte.
      Un besote.

      Eliminar
  8. Me ha hecho gracia lo de la versión Disney :) Ni Vazquez Figueroa ni los piratas se encuentran entre mis preferencia lectoras, así que imagínate juntos... Si te hubiera encantado la lectura todavía me lo pensaría, pero si te ha faltado acción, te ha parecido simple y demás, pues... va a ser que no.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego si la temática no te atrae no te aconsejaría que leyeras esta novela en concreto, pero sí creo que se le debe dar una oportunidad a Vázquez-Figueroa con otras novelas.
      Un abrazo, Ana

      Eliminar
  9. Creo que no he leído nada de Vázquez-Figueroa, y por lo que cuentas tampoco sería muy buena idea estrenarme con esta novela.

    El tema de los piratas me parece interesante y creo que puede dar mucho juego, pero supongo que querer abarcar mucho hace que el autor profundice poco. Quizás para las vacaciones, que una lee un poco dispersa, ji, ji.

    Gracias por la reseña, Kirke. Muy completa, como siempre!

    Un beso y feliz viernes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, sí que sería una buena lectura para el verano. Al lado de la piscina o de una playa y si es caribeña mejor que mejor porque así la ambientación se vería reforzada.
      Gracias por pasarte por aquí.
      Buen fin de semana, Julia

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores