28 de junio de 2016

La vida de las paredes

 La vida de las paredes es la primera novela de la ilustradora Sara Morante. Estos dos datos creo que son muy importantes a la hora de valorar esta historia.

   La novela se desarrolla a principios del siglo XX y narra la vida de los habitantes del edificio situado en el número 16 de la calle Argumosa. 

   Quizás, sería más adecuado decir que narra la vida de todo lo que hay en ese edificio, pues la vidriera que hace de claraboya en la escalera o las gárgolas que custodian el tejado también tienen su protagonismo y algo que contar. Dentro de estos personajes inanimados las paredes cuentan igualmente otras historias, por ejemplo, las que encierran las fotografías que están colgadas en ellas.

   Lo primero que hacemos nada más abrir el libro es conocer a los habitantes del edificio, La autora nos describe a estos personajes y al mismo tiempo acompaña dichas descripciones con ilustraciones de los mismos.

   Así, vamos conociendo a los porteros, que viven en la planta baja. Un matrimonio con una triste historia de pérdida a sus espaldas.
Carmen y Emilio, los porteros
   Conocemos a la dueña del inmueble y habitante de la primera planta, Berta Noriega. Una mujer liberal y algo enigmática que vive a su aire, sin importarle mucho los convencionalismos.

Berta Noriega
   También conoceremos al matrimonio López y a su hijo, que viven en el primer piso donde las fotografías que adornan las paredes cuentan una desgraciada historia de amor y venganza.

Los López

   En el segundo piso vive Fernando Ruballo, un voyeur cuyas reprobables actitudes se muestran inquietantes -como es preceptivo en un voyeur-. En el piso aledaño se hospeda María, una bordadora con penurias económicas que trata de paliar patéticamente, vendiendo su cuerpo, y cuyo único solaz es la compañía de un jilguero.
Fernando y María

   Por último, en el ático se alojan un pintor y su Musa. La Musa fue una famosa equilibrista que se enamoró del pintor al que sirvió de inspiración y que, tras un desgraciado accidente, vive agarrada a una muleta.
La Musa
   Dentro de los protagonistas inanimados están las gárgolas y la preciosa vidriera que comunica el techo de la escalera con el tejado. Y, uniéndolo todo, las paredes; las paredes que son testigos mudos de la vida de los moradores del edificio, que acompañan en la dicha y en la desgracia a los habitantes y que a través de esos inquilinos tienen vida propia.



   Más que una novela yo calificaría esta historia como un cuento. Un cuento bellamente ilustrado. Las imágenes me encandilaron desde que vi la portada y es lo que me mantuvo atenta a la narración. La sencillez de las ilustraciones me gustó mucho.

    No sé si por hacer un guiño a ese estilo tan peculiar de pintar, la escritora ha utilizado también un estilo muy sencillo al escribir. El caso es que esa sencillez, que en los dibujos me gustó, no me agradó en la lectura. Me ha parecido demasiado plana la forma de contar el argumento -el escaso argumento, pues la trama no es nada complicada- y no he conectado con ninguno de los personajes. Asistí al devenir de los protagonistas con mucha frialdad y no me conmovió nada de lo que les ocurre -y eso que a algunos les ocurren cosas muy tristes-.

   Una historia sencilla, de personas sencillas. Una historia muy bien contada a través de sus imágenes aunque no tanto a través de sus palabras.



   Kirke  


NOTA: Todas las imágenes pertenecen a la novela y son obra de la escritora.

26 comentarios:

  1. hola! que bellezas las pinturas, y muy calidas, dan cuenta cabal de los relatos que deben acompañarlas.me trajiste luz y te llevo conmigo.gracias por la ilustracion.abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las ilustraciones son lo más llamativo. Este es un libro que sólo hojearlo es un placer, viendo las imágenes tan bonita.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Hola!!!!! Pues creo que a mí me gustaría para momentos como ahora, que ando muy acelerada y no tengo la cabeza para cosas complicadas.
    Creo que hay libros para cada momento y este es un momento para un libro así, aunque la historia sea pelín plana. Y las ilustraciones me encantan.
    Yo me lo apunto, luego a ver qué tal.
    Un besín y feliz martes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando hago una crítica poco positiva de un libro, porque no me ha gustado, siento cierto malestar. Tengo todo el derecho a opinar, pero quién soy yo, al fin y al cabo, para criticar el trabajo de otro.
      Sin embargo, cuando compruebo que quienes pasáis por aquí, a pesar de todo, decidís leerlo me siento mejor, porque eso demuestra que, gustos aparte, he transmitido en qué consiste la obra y luego cada uno decide por su cuenta.
      Ya me contarás qué te parece.
      Un beso, Gema.

      Eliminar
  3. Me parece un libro muy interesante ya los dibujos me gustan y si hay trama en ese edificio me gustaría leerlo lo anoto. un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te guste. Ya nos contarás qué te parece.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola! No conocía el libro pero creo que no es muy de mi estilo así que esta vez no creo que lo lea. Muchas gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Hola, Kirke. Me encantan las ilustraciones, y el libro, a medida que iba leyéndote, mientras describías dónde vivía cada uno, pensaba: "Qué pena, ya me quitó esta escritora la idea ". Y es que estos días pensaba que describir la vida de un edificio podría ser un buen argumento para una novela. En este caso, dices que al final no te convenció porque te pareció muy plana su narración y no conectaste con ningún personaje. Me apuntaré la crítica. Como siempre, me encanta tu reseña, parece muy acertada y confío en tu criterio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La idea es muy buena; el tener al propio edificio como un personaje más de la trama le da originalidad y más peso a la historia. Los elementos que forman parte de ese inmueble: las gárgolas, las vidrieras y hasta las fotos de las paredes son personajes tan importantes como los de carne y hueso.
      El problema es que, a mi juicio, no se ha sacado provecho de todo esto. Le ha faltado "chicha".
      Anímate a contar esa historia que tenías en mente, seguro que sabrás hacerlo muy bien. Además esas fotos que retocas hasta hacerlas parecer un cuadro podrían servir de perfecto complemento.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Estas historias de edificios te permiten crear como cuentos dentro de una novela. Es algo que se hace muy dinámico al leer.
    Me gustan las ilustraciones.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la novela parece un cuento. Y quizás sea esto lo que me impidió disfrutar plenamente de la lectura. Nunca me han gustado los cuentos, y nunca he empatizado con ninguno de sus personajes (al menos con los que eran los buenos de la historia). La pavisosa de Blancanieves o la tonta de Caperucita nunca me cayeron bien.
      A lo peor tuve un trauma en mi infancia y aún lo estoy arrastrando...
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. A mí creo que me gustaría, precisamente por esa sencillez de lenguaje y también por las imágenes. Quizás también por aquéllo de "ay si las paredes hablaran", o las fotografías que cuelgan en ellas, como en este caso en que los 'reductos' de un inmueble dan (como todos) para contar diferentes historias.
    A mí me has transmitido esa curiosidad, Kirke, y me ha encantado tu forma de presentarnos a los personajes, con una ligera descripción y el dibujo pertinente.
    La portada también me ha llamado la atención, quizás por la hermosura de las rosas en contraste con esa otra 'hermosura' de trasero ;-)

    ¡Besos, y feliz día!


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si algunas paredes pueden hablar, pero en este libro algunas "ven".
      Si te fijas bien en la portada, que tanto te ha llamado la atención, en una de las flores hay un agujero y se puede ver un ojo.
      Es una historia, o mejor dicho, son historias muy bonitas las que se cuentan, también muy tristes. A mí no me gustó la forma de contarlas pero eso no quita para que otros sí disfruten. Espero que ese sea tu caso.
      Un beso, compañera ;)

      Eliminar
  8. Qué lástima porque iba teniendo muy buena pinta. Los dibujos son muy bonitos y los personajes prometen aunque ya veo que no cumplen. Tal vez, envuelto en una bella forma. se nos entrega un producto con poco contenido. Por otra parte, estaba viendo los dibujos de las gárgolas y demás y me estaba acordando de "La comunidad" de Alex de la Iglesia.
    Creo que este es de los que no engrosan mi abultada lista de pendientes. Tu reseña, muy ilustrativa (e ilustrada), me ha encantado.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teniendo tanto que leer, comprendo que lo descartes. Las historias son bonitas pero, a mi juicio, dejan sabor a poco.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Hola.
    La verdad es que las ilustraciones son toda una delicia, así como la portada del libro. Pero una novela tiene que tener una buena historia o al menos una historia que te transmita algo y por lo que veo este no es el caso, de ahí que no me lo lleve apuntado. Muchas gracias por tu sinceridad, es algo muy valioso que abunda poco.
    Un beso, guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible que a otro lector le pueda enganchar esa forma sencilla de narrar, igual que las de los cuentos. Yo no conseguí conectar con ningún personaje.
      Intento ser lo más sincera posible, Marina, pero al mismo tiempo no quiero descalificar. A veces, es complicado.
      Gracias a ti por tu visita.

      Eliminar
  10. No se bien porqué este libro me ha traído a la memoria esa obra de teatro titulada: historia de una escalera. En ella somos testigos de las vidas privadas de los inquilinos del edificio a través de sus diálogos y descripciones de sus cotidianidades.
    Parece que se trata de una lectura ligera con trama sencilla al igual que su lenguaje.
    No me la apunto. Leer todo me resulta imposible.
    Besos Kirke.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque Sara Morante escribe con suma corrección, desde luego no se puede comparar con Buero Vallejo. El perfil de los personajes no está tan trabajado.
      En este caso, las gárgolas y otros elementos sin vida, pero integrantes del edificio también forman parte de la historia, y eso le da un punto de originalidad.
      Besos.

      Eliminar
  11. Hola,
    Hoy la propuesta no me ha convencido mucho y como tengo una lista tan larguísima de pendientes y mi tiempo es escaso, no se será de las lecturas que esta vez me apunte.

    Sin embargo quiero comentarte algo que pensaba mientras te leía y después he visto que comentabas, creo que comentar un libro a mi me parece muy difícil y me admira lo bien que lo hacéis los que hacéis este tipo de reseñas, porque concentrar, contar y transmitir lo que se siente al leer un libro me parece muy difícil, pero especialmente la dificultad ha de ser mayor cuando un libro no te convence como lectora, porque sobre todo yo valoro la honestidad en los que comentáis los libros, como tú y otros compañeros que comentan y nos cuentan realmente lo que les gusta y el por qué, eso a mi me parece fantástico porque hace que un libro te llegue o no, aunque es cierto que hay gustos para todos y a veces a pesar de las opiniones cada uno decidimos darle una oportunidad al libro y al autor porque cada libro tiene su momento y eso es algo que me ha pasado muchas veces con libros que no me han gustado porque no era el momento de leerlo.
    En fin vaya rollo he soltado para decir que muchas gracias por las críticas tan sinceras de los libros, que yo entiendo que eso no va en detrimento del esfuerzo que hace el escritor al contarlos, sino que hay gustos y momentos para cada libro.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De rollo nada, Conxita, este es un espacio para compartir opiniones y tú lo haces muy bien.
      Como le comentaba a Gema, es complicado dar una valoración poco positiva; a mí me da mucho reparo, pero quiero también plasmar mis impresiones, sin mentir.
      En fin, hago lo que puedo. Gracias por tus palabras y por tu comprensión.
      Un beso.

      Eliminar
  12. A mí me gustó la historia y su sencillez. Es cierto que el libro tiene un aire de cuento, y también concedo que tal vez el texto por sí solo no me hubiese llegado tanto como su comunión con las ilustraciones. Tal vez tú hayas sido más hábil al separar ambas y de ahí esa cierta sensación de desencanto.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las ilustraciones son un precioso complemento a la historia. Si se toma como un cuento, el libro está muy bien. Pero las vidas de algunos personajes podían haber sido tratadas con más profundidad, al menos a mí me hubiera gustado. En concreto, las vidas de María y de la Musa me parecieron muy interesantes y me quedé con ganas de más.
      De todas formas, Lorena, ya sabes que sobre gustos no hay nada escrito.
      Un besote.

      Eliminar
  13. Recuerdo que el verano pasado leí varias reseñas sobre la novela. La estuve tanteando en la biblioteca, creo (tengo muy mala memoria, lo mismo fue en una librería) y el caso es que no me convenció lo que leí. Así que coincido más o menos. De todos modos en una primera novela y seguro que tiene su parte provechosa, aparte de las ilustraciones, que son geniales.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela corta y se lee fácilmente. No llegó a disgustarme del todo ese sencillo estilo al narrar, pero hubiera preferido un poco más de profundidad al perfilar los personajes y sus historias.
      Un abrazo, Gerardo.

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores