22 de junio de 2016

El discurso secreto

   Segunda novela que tiene como protagonista a un ex-agente del MGB (servicio secreto de la URSS), Leo Demidov.

   Stalin ha muerto y parece que aires nuevos llegan a las repúblicas soviéticas. Nikita Kruschev es el Jefe de Gobierno y quiere suavizar la presión sobre sus gobernados. El mandatario elabora un discurso donde se intenta anunciar que algo está cambiando en las altas esferas políticas y que la sangrienta represión que caracterizó el mandato de Stalin es algo reprobable que no se volverá a repetir. Ese discurso pretende ser algo así como una confesión y una disculpa, a la vez que el punto de partida de una nueva era.

    Sin embargo la sección más reaccionaria del Partido no quiere perder ni un ápice de poder y mucho menos tener que rendir cuentas por sus abusos del pasado. Este sector confabula para que el cambio no se dé y todo siga igual, por lo que el pretendido discurso no puede difundirse y deberá permanecer escondido.

   En este marco Leo Demidov ya no es un agente al servicio de la maquinaria comunista sino un policía de la unidad de homicidios. Una unidad que apenas cuenta con medios pues en el régimen totalitario de la Unión Soviética los homicidios no existen. Pero Leo, al igual que la mayoría de los que trabajaron a las órdenes de Stalin, tiene un pasado oscuro lleno de asesinatos y acciones reprobables.

   Tantos años de represión sangrienta no se pueden borrar de un plumazo por un simple discurso. Hay demasiado dolor, demasiados muertos, demasiados fantasmas que impedirán la redención. Una antigua víctima de Demidov resurgirá del pasado como un espectro y volverá en busca de venganza.

   Con estos mimbres se urde un thriller trepidante y con mucha acción. En un intento de salvar a su familia, el único elemento que puede realmente redimir y salvar a Leo de su pasado, el ex-agente soviético irá a un gulag en la parte más septentrional de Rusia, volverá a Moscú y llegará hasta una Hungría revolucionaria que quiere dejar de ser un satélite de la URSS.

  Me 'enamoré' de Leo Demidov leyendo El niño 44. La integridad de este hombre me pareció asombrosa, a pesar de su manera de actuar se mostraba como un ser convencido de sus ideas y con un alto sentido del deber y del compromiso. Además en aquella novela se hacía una crítica demoledora de la represión stalinista.

   Disfruté mucho con aquella lectura y me dispuse a hacer lo mismo con ésta. Lamentablemente la novela me decepcionó. Se vuelve a insistir en la misma crítica político-social aunque Stalin ya está muerto y los nuevos dirigentes parecen tener un talante más benigno -todo lo benigno que puede ser un sistema autoritario basado en la represión-. Puestos a repetir las mismas técnicas pensé que en esta segunda entrega también habría un desconocido asesino al que perseguir. Ahí no reincidió el autor: el personaje malvado -que lo hay- se conoce desde el principio. Además, en esta ocasión, el héroe de mis sueños únicamente se limita a repartir -y a recibir- mamporros  a diestro y siniestro.

    Cuando una lectura resulta decepcionante siempre causa frustración, pero cuando se ha leído previamente algo relacionado con ella y que gustó mucho, ese desengaño es mayor. Es por eso que me ha dado mucho coraje no conectar con Leo como lo hice en aquella primera novela que tanto me conmocionó.

   No obstante, me gusta ser positiva y aprender de las malas experiencias. En este caso he aprendido dos cosas: que me tengo que leer bien las críticas de una novela antes de empezarla y que los dichos populares casi siempre tienen razón, en concreto el que dice "Nunca segundas partes fueron buenas".


Kirke  




   

23 comentarios:

  1. Hola, guapa.
    Hace justamente tres años que publiqué mi reseña del Niño 44. Lo cierto es que el libro me gustó, en lineas generales, pero hace poco vi la peli y cualquier parecido entre ellos es pura coincidencia. No creo que lea esta nueva novela si va de mas de lo mismo. Gracias por tu reseña tan sincera, que me ayuda a descartar el libro definitivamente. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La película del niño 44 deja algunas cosas poco claras mientras que el libro lo explica mejor, además la resolución de los asesinatos es bastante diferente.
      Asesinatos aparte, en aquella novela creo que se perfilaba muy bien el personaje de Leo. Aquí apenas deja de ser un matón que se tira peleándose con todo quisqui para salvar el pellejo.
      Habiendo tantas cosas para leer esta segunda entrega no merece la pena.
      Besos
      PD. Genial reseña la tuya sobre el niño 44.

      Eliminar
  2. Hola guapa,
    Yo ya te comenté que no había leído la primera, la del Niño 44 y claro, esta segunda tampoco, aunque de acuerdo a lo que comentas quizá solo leeré la primera.

    Comparto tu decepción porque a veces la he sentido, cuando llegas a la segunda parte, llena de las sensaciones y con el gusto provocado por la primera novela y la segunda es una decepción, yo me quedo como totalmente planchada, como si me hubieran engañado por hacer una segunda parte que no era necesaria, así que te entiendo perfectamente porque conectas con un personaje y después parece que te han engañado, que no existía y hasta uno acabas cuestionándose, es mi caso, por qué me gustó.
    A los que os leemos, estas reseñas nos sirven para acabar de decidir qué hacemos o qué priorizamos para leer.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El personaje de Leo en la primera novela me resultó muy atractivo por las cualidades que he descrito en la reseña, pero en la segunda novela el mismo personaje aparece desdibujado, como una pálida sombra de lo que se vio en el primer libro, de manera que me sentí engañada e incluso, como tú bien comentas, me llegué a preguntar si no sería yo que me imaginé más cosas de las que realmente venían en el libro y le adorné con virtudes que no poseía.
      Si te decides a leer el primero no sigas con el segundo.
      Un beso, guapa.

      Eliminar
  3. Cuando empecé a leer tu reseña, no dejaba de pensar de qué me sonaba el nombre de Leo Demidov, ¡claro! de nuestro niño 44 de nuestro querido Alalimón.
    A mi me ha encantado leer tu reseña y tu objetiva opinión sobre el libro, pero no lo leeré porque, aún no apasionándome la temática, prefiero quedarme con el recuerdo de la primera parte (aunque fuese película lo que yo ví).
    Y respecto a lo que dices de leer críticas antes, a mí esto no me acaba de gustar, me sugestiono demasiado. Ahora bien, si no se hace se corre el riesgo de la decepción.

    Genial tu post, como es habitual en ti.
    Kisses, Kirke!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de leer críticas, sobre todo si vienen de personas cuyos gustos conoces, puede ayudar; a mí no me sugestiona y me ayuda muchas veces.
      Y, sí, nuestro querido Leo, ese que yo tanto ponderé en los correos que nos cruzamos después de colgar nuestro Alalimón de El niño 44, aquí es un pálido reflejo, el personaje pasa sin pena ni gloria. ¡Vaya chasco!
      Gracias por tus palabras, Chelo, un besote.

      Eliminar
  4. Hola, Kirke, supongo que tanto el período estalinista como el posterior a él son tan apasionantes que servirían para realizar varias novelas en clave de thriller. Me llamó la atención lo que dices de que el protagonista, un policía, formaba parte de una unidad de homicidios sin medios porque no había asesinatos. Como siempre, haces una buena reseña y me das a conocer gente de la que no tenía ni idea. No he leído el primer libro, el que dices que te gustó, y como lectura veraniega podría ser adecuada. Se lo recomendaré a alguien que sé que le encantaría. Muchas gracias, y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las dos novelas tienen mucha acción, no son ninguna joya de la literatura y se podrían considerar ideales para el periodo estival por lo de leerlas de manera relajada para pasar el tiempo.
      Lo que ocurre es que la primera, además de toda esa acción, llevaba también una descripción muy buena de la etapa más sangrienta del gobierno de Stalin y una crítica feroz sobre los totalitarismos y cómo el miedo y la represión pueden hacer que algunas personas se conviertan en monstruos.
      A mí, personalmente, esa parte fue lo que más me gustó de la novela. En esta segunda sólo hay acción, mucha eso sí.
      Un besote.

      Eliminar
  5. No conocía la novela ni que pertenece a una serie. Tampoco sabía que es decepcionante para los lectores de otras del personaje Leo Demidov. Y estoy contigo en que cuando tomas con muchas ganas un relato que piensas te va a gustar y luego resulta que no, la decepción es enorme.
    Tu reseña muy buena, Kirke, como acostumbras.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo peor de esta decepción ha sido que me ha desdibujado el personaje que admiré en la primera novela. Es como si esta segunda versión de un mismo personaje tapara a la original quedando la imagen final muy deteriorada.
      Debería haberme quedado con las buenas sensaciones de la primera y no tentar a la suerte.
      Un beso, Juan Carlos

      Eliminar
  6. Hola!!!!
    No conocía la novela pero tienes razón, segundas partes nunca fueron buenos, o al menos no la mayoría de las veces.
    A mí me da mucha rabia llevar este tipo de decepciones y más cuando la primera obra ha gustado tanto.
    Un besito y me apunto la primera, la pinta no puede ser mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal como había terminado la primera novela, y con un personaje tan atrayente, pensé que esta segunda iría por derroteros que al final fueron otros. Buscaba una novela de homicidios y me encontré con una de secuestros y persecuciones algo descabelladas.
      En fin, son cosas que pasan.
      La primera novela merece la pena. Esta no.
      Un besote.

      Eliminar
  7. Anoté la primera parte, porque me llamó la atención. Supongo que con esta segunda entrega han querido explotar el tirón de la primera, con un criterio comercial y no artístico, con lo que es difícil dar en el clavo. Al menos con tu reseña ya estamos prevenidos. Sigo, eso sí, con curiosidad respecto a "El niño 44".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que esta segunda novela responde más a una exigencia editorial ocasionada por el enorme éxito de la primera.
      Quizás el autor se vio presionado para publicar una nueva novela y escribió lo primero que le vino a la mente, porque esta segunda está mucho menos trabajada, en cuanto a argumento y en cuanto a los personajes.
      Con todo, sigo recomendando El niño 44.
      Un abrazo, Gerardo.

      Eliminar
  8. Igual que al leer vuestro alalimón sobre la película y el libro del -niño 44- me motivó para al menos ver la película, en esta ocasión paso de largo por este título, no quiero quedarme frustrado como te ocurrió a ti.
    Gracias por el aviso a navegantes.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo único positivo que extraigo de una mala lectura, que puedo avisar a futuros lectores y al menos saben lo que se pueden encontrar.
      Aunque tú ya sabes que no siempre todos percibimos las mismas cosas al leer un libro, pero algo sí puede orientar.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Al empezar a leer tu reseña, me daba la sensación de que te había gustado la novela. Qué lástima. A mí también me gustó mucho "El niño 44", la novela y la película. Está visto que querer repetir éxitos pasados de manera forzada sólo conduce al fracaso del autor y a la frustración del consumidor (lector o espectador)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando el escritor se pliega a las exigencias de la editorial, suponiendo que este haya sido el caso, se hace un flaco favor a sí mismo. Desde mi modesta experiencia como "escritora", creo que hay que escribir lo que uno quiere y sin condiciones externas.
      Quizás si uno se dedica profesionalmente a esto de la escritura, también hay que añadir cierta disciplina, pero la creatividad no puede ser "por encargo". Si es así, es entonces cuando vienen los malos resultados y la decepción.
      Un besote, guapa.

      Eliminar
  10. Y con tan linda portada que tiene... una lástima, pero me tentaste con la del niño 44.
    Es feo leer un libro y descubrir que no te gustó. Sufrí con Psicópata americano y con Voces del silencio.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso, y aludiendo a la portada, el continente es mucho mejor que el contenido.
      El niño 44, en cambio, es muy bueno. Los asesinatos son truculentos y la persecución del asesino es frenética. Aunque a mí, personalmente, me gustó más la crítica hacia las dictaduras y el perfil de los personajes.
      Tomo nota de 'Psicópata americano' y 'Voces del silencio', pero si esas lecturas te hicieron sufrir a ti.... no sé cómo lo voy a pasar yo.
      Un saludo

      Eliminar
  11. Opss eliminè el comentario por error ... rescatando la idea de lo que ya habìa comentado, con tu reseña de Niño 44 me dejaste muy enganchada y ahora èste me provoca la misma sensaciòn a pesar de que no te ha gustado tanto. Saldrè de vacaciones el 18 de julio y quiero leer tantas recomendaciones, entre ellas Cometas en el Cielo y el ûltimo arpòn, que tan amablemente sacaste el tiempo de mandarme. Si sigo agregando a mi lista de pendientes necesitarè un año de vacaciones para poder ponerme al dìa con ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes intentar con tus jefes que, ante la gran cantidad de lectura en espera de ser leída, necesitas más vacaciones. Si cuela....
      Yo, me ofrezco a escribir un justificante, dando fe de que soy en parte responsable por darte ideas para leer, jajaja.
      Un beso.

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores