5 de junio de 2016

El cuarteto de Whitechapel

   Ikatz Santaella es un joven español aspirante a escritor, mientras intenta que su sueño se cumpla se gana la vida en Londres como guía turístico enseñando los lugares donde actuó Jack el Destripador. Vive con su novia, Paula, una joven artista argentina que acude a una famosa academia de arte moderno.

   Por otra parte en los noticiarios de todo el mundo se multiplican los suicidios de jóvenes que de una manera u otra se han dedicado al arte conceptual. Esta oleada de suicidios en directo tiene conmocionado a todo el Planeta. 

   Mientras, la vida de Ikatz se complica cuando el día que se cumplen 120 años del asesinato de la primera víctima de Jack el Destripador, y durante su visita guiada al lugar de suceso, aparece una bolsa con un cadáver.

   Los siguientes días, y siempre coincidiendo con las fechas de las muertes de las víctimas del Destripador, siguen apareciendo cadáveres y con muestras de haber sido asesinados de igual manera que las prostitutas de Whitechapel.

   Ante este panorama la novela se presenta intrigante y llena de misterio. Por eso la elegí y por eso la terminé, aunque a medida que avanzaba la historia me iba dando cuenta de que nada era lo que parecía y no sólo me refiero a los personajes y su papel en la trama.

   Además de una novela de suspense, también es una crítica al arte moderno, su manera de presentarse y la controversia que generan algunas obras artísticas. 

“Te pasas un mes intentando convencerte de que lo que estás haciendo es arte, cuando en el fondo sabes que sólo estás haciendo el gilipollas”

   Al principio esta crítica me pareció bien, pero cuando se tira más de media novela criticando y cuestionando la absurdez de ciertas expresiones modernas de arte la cosa me empezó a resultar cansina.

   La acción transcurre en Londres, y son las calles y los establecimientos de esa ciudad los que se mencionan y se ubican. Al principio esto me pareció normal, pero cuando entra en detalles específicos de qué se puede comer en determinado pub o cuánta distancia hay entre una calle y otra la cosa me empezó a resultar aburrida. El autor demuestra que se conoce Londres al dedillo, o eso creo pues no he estado allí nunca, pero tanto detalle me resultó pesado.

   Por todo esto la lectura se me estaba haciendo un poco cuesta arriba, aun así continué pues tenía curiosidad por conocer la resolución de los misterios planteados. Por un lado qué o quién estaba detrás de esos suicidios televisados y quién hace coincidir la aparición de cadáveres con las fechas y los lugares donde murieron las víctimas de Jack el Destripador.

   Reconozco que la forma de escribir es bastante buena pero la historia se hace larga y retorcida, tanto que llega a dar una versión delirante de uno de los atentados más sangrientos del mundo occidental, y no entro en más detalles para no destripar el argumento. 

   Desde luego intriga tiene y mucha. Quizás demasiada para mí, de hecho me ha sobrado. Antes de escribir esta reseña y recién acabado el libro pensé en no recomendar su lectura. Ahora lo dudo y no porque me haya gustado, es que no me he enterado del final y desearía que alguien se lea la novela y me lo cuente. Vamos, que no he averiguado quién es este segundo Jack el Destripador. O quizás sí….

   Parafraseando al protagonista con el comentario que he trasladado más arriba podría decir: "te pasas diez días intentado creer que estás leyendo una novela de suspense, cuando al final te das cuenta que sólo has hecho el gilipollas".

 
  
Kirke  






21 comentarios:

  1. Jajaja. Gracias por esta reseña tan franca. A mí también me resulta pesadas las descripciones demasiado pormenorizadas. Es pura "paja" que no aporta nada al relato. Una cosa es dibujar el entorno, el paisaje, para adentrar a lector en el ambiente y escenario donde tienen lugar los hechos y otra es prodigarse en detalles superfluos. Hay autores que, con ello, quieren demostrar que se conocen muy bien el lugar y nada más.
    Me alegro que no hayan destripado el argumento pues te podríamos calificar como Kirke la destripadora.
    La verdad es que, si bien al principio he sentido curiosidad por leer la novela, con lo que has añadido al final se me han quitado. Me da mucha rabia que, después de haber invertido días en la lectura de una novela, no sepas interpretar el final.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te soy sincera no sé si el autor ha pretendido dejar un final abierto (algo que me repatea sobremanera) o simplemente que yo soy muy obtusa y no he pillado el mensaje subliminal que iba implícito en el desenlace. Aunque también me temo que la conclusión final era evidente y, debido a mi torpeza, no la capté.
      Lo que sí es seguro es que me he quedado con la boca abierta.
      Lamento que no quieras leer la novela porque seguiré sin saber quién es el asesino.
      Besos.

      Eliminar
  2. Jajaja, pues no sé si pasarme 10 días leyéndola. Me gusta la idea porque he leído muchísimo sobre Jack el destripador y sus muchas conexiones y me encanta el tema y lo de los suicidios es original, pero si es todo tan retorcido me tira para atrás porque estos días no tengo yo el cerebro parar mucha complicación.
    Un besito y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, ¿tú tampoco te lo vas a leer?
      Debería haber sido más positiva en la reseña y así alguno me explicaría el final.
      ¡Maldita sinceridad!
      Un beso, Gema.

      Eliminar
    2. Jajaja, no, has hecho genial en ser sincera. ;)

      Eliminar
  3. El final de tu reseña me encantó: me ha pasado muchas veces. Ni todos los libros son buenos ni nos puede gustar todo lo que se publica, y en las reseñas es bueno que aparezca una crítica al libro, yo, por lo menos te la agradezco, así sé que por limitarme a la cantidad de libros que tengo pendientes no me pierdo una obra de arte. Un besazo, Kirke, y gracias por ofrecernos esta reseña tan entretenida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no fuera por el "pequeño" defecto de que no me enteré de quién era el asesino podría haber sido una buena novela para mí.
      De todas formas el estilo narrativo es muy bueno, que conste.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Jaja, buena apostilla. Digo como Ángeles, me he divertido leyendo la reseña. Novela negra o de intriga, no se que pasa que casi siempre las dejo a la mitad, así que es un género que leo poco. Solo si tienen algo más (crítica social, por ejemplo) o me identifico con algún personaje llegan a engancharme. Como no creo que este vaya a ser el caso, paso palabra.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te vale la crítica al arte moderno y sus excéntricas puestas en escena como ese algo más que buscas en la novela negra esta te podría ser interesante.
      Aunque si decides pasar palabra lo respetaré...ya no sé qué hacer para que alguien me explique el final :(

      Eliminar
  5. Como a Josep Mª, me estaba entrando la intriga y pensaba leerla a pesar de tus peros... pero si al final no se sabe quien es el asesino, creo que no merece la pena. Y las dos estrellas que le das son demoledoras. Paciencia has tenido.
    Ahora bien, lo has reseñado tan bien y me he divertido tanto con tus palabras que me alegro mucho de que tú la hayas leído.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustaría dejar claro que YO no me enteré de quién era el asesino, lo que no quiere decir que no se explique (a mí me da que no, pero bueno).
      El libro se lee bien y además tiene algunos puntos de humor que hacen la lectura entretenida, el fallo estuvo al final que me quedé con dos palmos de narices.
      Un besote amiga.

      Eliminar
  6. Me ha parecido estupendo y divertidísimo tu final, menuda guasa tienes amiga ;-)
    Creo que, como a much@s, hubiera preferido saberlo.
    Las historias que se cuentan en una novela está claro que tienen que tener su desenlace, velado o sin velar, a gusto del autor, pero un desenlace al fin y al cabo.
    Igual el 'no velado' fue el elegido por él o igual no sabía por dónde tirar, vayamos nosotros a saber...
    En cualquier caso, me ha parecido una reseña muy distraída. He estado en Londres de paso y quizás me vendría bien para conocer más cosas sobre esta ciudad y no hacer por allí el gilipollas la próxima vez ;-)

    Gracias por las risas, ¡un beso gigante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que las descripciones de algunos barrios de Londres no tienen nada que envidiar a muchas guías turísticas, así que esta novela te podría servir de ayuda para no hacer el gili.. y ya de paso me cuentas si te enteras de quién es el emulador de Jack. No cuela ¿verdad?
      Un besote grande.

      Eliminar
  7. ¡Pues ya no me la leo! Me da mucha rabia enfrascarme en un libro sin resolución de la trama, esos que dejan hilos sueltos o círculos sin cerrar.
    El exceso de descripciones también me aburren como a ti.Es una lectura que promete pero parece no cumplir las expectativas del lector.
    Se agradece tu sinceridad.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy empezando a arrepentirme de mi franqueza porque no voy a conseguir saber si el final es indefinido o yo soy una tonta por no comprenderlo.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Divertidísima reseña, Kirke. Lamento decirte que yo no te voy a ayudar a resolver esas dudas que te han quedado al acabar la novela. No voy a leerla, pues no quiero aburrirme y tampoco me llama mucho el asunto que trata.

    Me ha hecho gracia ver que el sábado en un momento dado -cuando entramos en el Palacio de cristal- también salió el tema del arte moderno: ¿tomadura de pelo, todo está permitido en él, a todo se le puede considerar arte?
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bromas aparte, la novela hace una crítica muy buena a ese concepto de arte moderno donde el artista en su obsesión por llamar la atención llega a hacer auténticas estupideces. El público que jalea o ensalza esas muestras absurdas también recibe su parte de reprobación.
      Un beso, Juan Carlos.

      Eliminar
  9. Algo muy similar a lo que te sucedió con esta novela me pasó col El club Dante. La novela se me hacía tediosa, pero quería llegar al final. Y llegué... muy agitado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces las sinopsis nos vaticinan un final emocionante que no luego no se corresponde con la realidad.
      Qué se le va a hacer.
      Un saludo

      Eliminar
  10. Jajajajaja ¡me encantan tu sentido del humor, Kirke! Aunque la novela fuera un bodrio, que quizás sí lo es, a mi ya me ha servido para reirme agusto con su reseña, así que...

    Creo que este es uno de los casos en que el argumento está bien ideado pero la ejecución falla. Conforme tú nos lo ibas desgranando sonaba la mar de interesante, pero luego se ha estropeado con esos detalles aburridos, esa abundancia de misterios y ese retorcer la trama en exceso. Una pena.

    Dicen que para apreciar las cosas buenas hay que conocer antes las que no los son, y esta novela sirve al menos para lo segundo :P

    Gracias por la reseña y las risas, me han sentado genial.

    ¡Un beso y feliz día!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por mostrar tu sentido práctico y positivo de la vida. Lo tomaremos como una lección para próximas lecturas.
      A veces, cuando siento frustración ante un libro, en este caso por no haber entendido bien el final, vuelco mi insatisfacción en forma de humor. Es una manera como otra cualquiera de desahogarme.
      Gracias por la visita y un beso grande.

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores