14 de junio de 2015

El ejército de Dios


   Esta novela tenía dos ingredientes que me desaconsejaban su lectura: muy buenas críticas en todos los foros y un elevado número de páginas (casi 900 ).

    El que haya unanimidad sobre una novela en cuanto a críticas me hace sospechar de un buen marketing que no siempre es reflejo de una buena calidad. Por otro lado la mayoría de las novelas demasiado extensas suelen serlo innecesariamente; muy pocas historias precisan de tanta página para ser bien contadas.

    "El ejército de Dios" puede considerarse la excepción que confirma las dos reglas anteriormente citadas. Es una de las mejores novelas históricas que he leído en mucho tiempo y eso que yo suelo leer bastante este género. 

    A pesar de que el propio autor huye del calificativo "histórico" pues ha manifestado que "no se puede aprender Historia en las novelas; la Historia se aprende en las facultades correspondientes con profesores" es muy fiel a los hechos históricos que se narran y aunque se toma sus licencias artísticas para novelar los sucesos -cosa totalmente natural pues de una novela se trata- ha mantenido un rigor que ya quisieran muchos otros escritores. No obstante esas licencias las detalla exhaustivamente  al final del libro, dando muestra una vez más de la seriedad que exhibe en todo el relato. A todo esto hay que añadir -y de ahí el que esta sea una excelente novela histórica- que lo cuenta todo de una forma magistral, haciendo la lectura muy entretenida; diálogos fluidos y coherentes, personajes bien descritos, ambientaciones adecuadas sin caer en el abuso de descripciones. En fin, una maravilla.

    La trama se inicia en  1174 y termina en 1195 con la Batalla de Alarcos. En el sur de la Península Ibérica gobiernan los almohades -una etnia procedente del Atlas marroquí y que se caracteriza por su fanatismo religioso- y desde el norte los reinos cristianos piensan en hacer un frente común para oponerse al avance imparable de los ejércitos musulmanes. Pero entre los diferentes reyes cristianos impera el recelo que se tienen entre sí pues cada monarca quiere apoderarse del reino de su vecino. Estas guerras entre los cristianos es lo que favorece el avance de los almohades. Sin embargo la invasión no es tan grande como podría porque a su vez los almohades tienen que sofocar las rebeliones de otras tribus en tierras africanas.

   Es la historia que se repite constantemente: la ambición de unos y otros no sabe de credos y sí de beneficios personales. Tanto el califa como los reyes deben satisfacer las pretensiones de los que pueden ser sus aliados; tribus afines en el caso del califa y la nobleza en el caso de los soberanos cristianos que "tienen de orgullosos mucho y de ambiciosos más", es este orgullo el que hace que algunos nobles cambien de bando continuamente llegando a luchar del lado de los sarracenos para en la contienda siguiente servir de nuevo a un rey cristiano sin ningún pudor. 

   Durante los 20 años que transcurren en la novela las historias de los protagonistas se entrelazan convirtiendo la lectura a lo largo de tantas páginas en algo entrañable: la bonita amistad entre el andalusí Ibn-Sanadid y el noble castellano Ordoño de Aza, el amor imposible entre este noble y la princesa musulmana Safiyya en busca de "un lugar donde sus religiones no sean enemigas y así hallar la felicidad", la ambición desmedida de Urraca y sus artes de seducción para conseguir sus fines, el odio infinito que reside en el colérico Pedro de Castro y muchas historias más porque 20 años dan para mucho.

   Como ya he reseñado todo esto está contado estupendamente y para rematarlo Sebastián Roa nos cuenta, como broche final, la Batalla de Alarcos: las cargas de la caballería cristiana, los ataques por los flancos de los arqueros musulmanes y la lucha cuerpo a cuerpo se describen tan bien que uno se siente espectador de primera fila. Aquí hago un aviso: los que no recuerden qué supuso esa batalla para el devenir histórico de la Península es mejor que no consulten ningún libro de Historia, que se dejen llevar por la narración y disfruten del "suspense". 

    El ejército de Dios es la historia de una guerra que se alimenta (principalmente) del fanatismo. La religión es el motivo que mueve a las dos grandes facciones a luchar y cada una cree tener a Dios de su parte pero "Dios no escoge a nadie. Es el hombre el que se dice escogido para justificar su predisposición. Predisposición para matar, esclavizar y destruir."

                                                                                             Kirke  






NOTA:  Siempre que escribo una reseña sobre un libro que he leído intento ser lo más sincera posible. Si no me gusta lo digo y si me gusta también. En alguna ocasión he dicho que tengo algunos escritores como mis predilectos pero incluso con ellos procuro ser imparcial y no dejarme llevar por mis afinidades.
    Sebastián Roa era para mí un total desconocido cuando empecé a leer "El ejército de Dios" por lo que la posible contaminación que podría haberme influido a la hora de calificar su libro no existió en ningún momento. Hice una buena crítica simplemente porque me gustó mucho su novela.
Por eso es para mí todo un orgullo que ese escritor haya colgado mi modesta opinión en su blog. 

8 comentarios:

  1. Este libro es también uno de los que tengo pendientes a la espera de leer la primera parte. No se si sabes que forma parte de una trilogía cuyo primer título es: La loba de Al-Andalus por si quieres apuntarlo.
    Gracias a tu reseña quizá lo tome entre mis manos en el periodo vacacional ya que se trata de esos tochos que te narran una historia que no te apetece que termine.
    Gracias por reseñarlo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tenía ni idea de que fuera parte de una trilogía. Sí que me di cuenta, a lo largo de la lectura y al indagar sobre el autor, que había otro libro que trataba de una época inmediatamente anterior a la de éste, La loba de Al-Ándalus, y que ya tengo preparado para leer.
      También es verdad que al terminar El ejército de Dios me quedé con ganas de saber lo que ocurre después, me alegra saber que habrá un tercer libro porque la historia, nuestra Historia, es fascinante y lo merece; si además nos la cuentan con la maestría de Roa el entretenimiento está asegurado.
      Un beso, Francisco

      Eliminar
  2. Hola!!! Fíjate, llevo un tiempo pensando en leer histórica (es un género que me gusta mucho pero que hace tiempo dejé a un lado). En cualquier caso me viene bien conocer novelas que sean buenas para poder recomendarlas en la biblioteca (muchos usuarios te piden recomeendaciones de eeste tipo). La anoto
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues esta es una muy buena novela histórica, puedes recomendarla (y leerla) tranquila porque acertarás.
      Un beso, Marian

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    Me parece que puede estar entretenido. Lo anoto, ya que hace tiempo que no leo nada de histórica.
    Gracias por tan buena reseña.
    ¡Nos leemos! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entretenimiento no te va a faltar porque tiene de todo: Historia, acción, romance, intriga. Muy completa y, lo más importante, bien escrita.
      Gracias por tu visita y tu comentario
      Un beso

      Eliminar
  4. Me encanta tu propuesta: historia, acción, intriga...
    Me lo llevo¡¡¡ le daré pronto una oportunidad¡¡ genial reseña y fabulosa propuesta¡¡¡¡
    gracias¡¡¡ besos¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues esperaré la reseña con tu opinión, a ver si te gusta tanto como a mí.
      Un beso, Francis.

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores