19 de junio de 2015

A qué esperan los monos...

   "En el silencio de un bosque argelino aparece el cuerpo desnudo de una joven atractiva, cuidadosamente maquillada. Tiene una extraña y cruel mutilación, como si hubiera sido víctima de un ritual. La comisaria Nora es la encargada de resolver tan macabro asesinato"

     Con esta sinopsis cabría esperar una novela policíaca y lo es pero también es algo más.

      Como género policíaco me ha parecido bien, sin más alardes. Un asesinato, un elenco de personajes que en principio no tienen relación entre sí pero que poco a poco se vinculan entre ellos, y una explicación final de lo más razonable. Bien.

    Pero lo que más me ha gustado de esta novela ha sido ese 'algo más' que se añade a la trama policíaca. Al mismo tiempo que Khadra nos va desarrollando el argumento que gira alrededor de un asesinato nos relata, magníficamente, la situación política y social de Argelia "un país corrupto que privilegia la mediocridad en detrimento de la competencia". No se libra de su crítica ningún estamento, ni siquiera los medios de comunicación porque "el periodismo ha cambiado la información por la opinión"

    Continuamente hace referencia, con estupendas frases, a la idiosincrasia del pueblo argelino "el talento de un congénere no nos engrandece, nos remite a nuestra nulidad"  o a su clase política "los mandamases se empeñan en construir un chalé a sus retoños en vez de levantarles una nación". Toda la novela, trama detectivesca aparte, es un análisis continuo a la sociedad argelina "en Argelia los genios no relucen, arden. Aunque se libren del auto de fe acaban en la hoguera. Si por algún descuido se le coloca bajo los focos es para dar más luz a los francotiradores".

     Reconozco que en algunos momentos de la lectura bien creí que el autor se estaba refiriendo a España. Se ve que muchos defectos no son endémicos de ningún país en particular.

   Cuando nos presenta a los personajes también tiene descripciones que van más allá del perfil que requiere la novela, por ejemplo cuando nos habla de un policía resentido y envidioso nos encontramos con esta descripción "esa categoría de dementes carentes de generosidad, sólo motivados por la morbosa necesidad de hacer daño, tan tristes que por más que se les haga ver lo esplendoroso que es el mundo, sólo ven su propia fealdad" o cuando nos presenta a la comisaria Nora "en una sociedad falocéntrica ser mujer y dirigir a hombres es un castigo bíblico".

    Y es que la narrativa de Khadra me ha impactado, es capaz de hacer poesía cuando nos describe algo tan sórdido como puede ser el escenario de un crimen donde aparece una joven asesinada "la Bella Durmiente ha salido del cuento, ha dejado de creer en el príncipe encantado. No hay beso que la pueda resucitar".
    
     Aunque parece que el desánimo y la tristeza inundan todo el relato en el fondo reposa la esperanza y la certeza de que todo pueblo puede sacudirse el yugo que lo sojuzga. Siempre hay lugar para la ilusión.

Kirke      


14 comentarios:

  1. Me gusta. Me lo apunto. Sobre los medios de informaciòn, me hace pensar en mi paìs, Panamà, porque cada vez estàn peor. Tal cual lo describe el libro, ellos estàn para trasmitir la informaciòn, no para parcializarse al respecto.

    La subjetividad de los periodistas es abrumadora pero es que los medios pertenecen a la clase social que patrocina las campañas de partidos polìticos que finalmente llegan al poder para devolver los favores con que consiguieron sus cargos bien remunerados.

    Perfecto libro para profundizar en el tema social y me gusta la perspectiva feminista de Nora. Ojalà lo consiga por acà.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que te sirva de consuelo, Arethusa, pero en España tampoco hay mucha imparcialidad a la hora de informar. Es alarmante comprobar que una misma noticia es contada de forma totalmente diferente según qué periódico o qué cadena de TV la cuente. El periodismo se ha convertido en un sector con mucho poder y al igual que se critica en la novela ha dejado de informar para pasar a opinar y/o manipular. Preocupante.

      Eliminar
  2. Según leía la reseña, pensaba lo mismo que tú: "Está describiendo la situación Hispánica" Pero así mismo pienso que pecar es propio del ser humano y que cualquier situación descrita en cualquier libro se está desarrollando en algún lugar del mundo, si cabe con mayor virulencia que la narrada en la historia.
    No conocía este título y la verdad es que suena atractivo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que cuenta Khadra en Argelia la corrupción y el caciquismo es más virulento que aquí, o al menos más descarado, pero allí también se cumple un refrán que decía mucho mi madre "Dios mío, ponme donde haya que de coger ya me encargo yo".
      Como diría Forges: País!!
      Un beso

      Eliminar
  3. Pues precisamente a mí también lo que más me puede atraer de esta lectura es ese "algo más" que mencionas, más aún cuando muestran la realidad de países que nos parecen tan lejanos (no sólo físicamente).

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí, concretamente, Argelia me parecía muy lejana pero al ver los defectos -y virtudes- de los que habla el autor me he dado cuenta que ni está tan lejana ni es tan diferente a nuestro país. A mí, esta lectura, me ha venido muy bien para instruirme y abrirme los ojos a realidades de las que no era consciente.
      Un beso, Ana

      Eliminar
  4. ¡Hola querida Kirke! Tengo una compañera de trabajo argelina, con un nombre tan precioso como es ella, Bahía. Lleva muchos años en España, pero tiene allí a casi todos sus (muchos) hermanos y madre.

    Cuando nos reunimos para almorzar nos cuenta cosas, algunas crudas, otras sorprendentes, que a mi también me hacen pensar justo lo que tú acabas de decir a Ana Blasfuemia: no están tan lejos ni son tan diferentes a nosotros.

    Siempre me siento en deuda con ella porque no cesa de tener detalles conmigo, y creo que con la estupenda reseña que has hecho de este libro me has puesto fácil qué regalarle así, sin más, porque como dices, siempre hay lugar para la ilusión y sé que la tendrá.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí que sería un detalle con ella regalarle este libro. Además sería muy interesante saber su opinión después de que lo leyera.
      Un beso Chelo y dale la enhorabuena a tu compañera porque tiene un nombre precioso.

      Eliminar
  5. ¡Hola! Parece interesante... Leí de este mismo escritor argelino "Lo que el día debe a la noche" y también me gustó su forma de narrar, de escribir
    Puede que lo lea.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues como ya sabes qué bien escribe ya vas sobre seguro. Este es el primer libro que leo de este autor y no va a ser el último.
      Un beso, Marian

      Eliminar
  6. Me alegro de que te gustara. Estoy de acuerdo contigo. La trama policíaca no es muy destacable, pero la crítica que hace a partir de ella es impactante.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues fue gracias a tu reseña que decidí leer este libro y me alegro de haberlo hecho porque está francamente bien. El estilo de Khadra es muy bueno y pienso leer más cosas de este señor.
      Un beso, Rosa.

      Eliminar
  7. Hola: acabo de descubrir tu blog y me gusta mucho la variedad de temas que tratas vinculados con los libros. Esta reseña es muy completa y ya leo que te gustó y te atrapó. En este momento he creado un blog dedicado a los jóvenes y al uso que hacen de las nuevas tecnologías. Te invito a visitarlo: http://cativodixital.blogspot.com.es/ Si quieres seguimos en contacto. Yo ya me hice seguidora de tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues encantada de tu visita y de conocerte. Me he pasado por tu blog y me parece muy interesante. Además como tengo una hija de 18 años creo que alguno de los consejos que se vierten en él me serán muy útiles.
      Nos seguiremos leyendo.
      Un abrazo

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores