26 de septiembre de 2016

En un lugar de Alcalá de Henares



   En un lugar de Alcalá de Henares, de cuyo nombre sí quiero acordarme, nació un ingenioso escritor: Miguel de Cervantes. 

   O eso es lo que la mayoría de estudiosos afirman, porque ahora hay varias teorías que pretenden arrebatar a la insigne ciudad ser el lugar de nacimiento de tan famoso personaje.

   El gran conocimiento de la Mancha que demuestra Cervantes  en el Quijote hace pensar a algunos que fue en esa región donde nació. Por eso –y porque el apellido Cervantes es muy común allí–  la localidad ciudadrealeña de Alcázar de San Juan pretende ser una competidora de Alcalá en cuanto al nacimiento de don Miguel.

   Sanabria también opta a esta distinción argumentando que el apellido Saavedra es muy típico de la zona. Supongo que vanagloriarse de compartir ciudad con un escritor tan insigne y magnífico es algo muy goloso y eso hace que algunos se agarren a un clavo ardiendo para defender lo que no tiene muchos visos de realidad.

   La partida de bautismo del escritor aún se conserva y en ella se registra que Miguel de Cervantes y Saavedra fue bautizado el 9 de octubre de 1547 en la Iglesia de Santa María la Mayor de Alcalá de Henares “por el reverendo señor bachiller Serrano”.

   Los defensores de negar a Alcalá como lugar de nacimiento de Cervantes, argumentan que la susodicha partida de bautismo no está clara. Tuve la ocasión de verla en una exposición que se realizó en la Biblioteca Nacional y no seré yo quien le dé la razón a unos u otros según el documento, porque, la verdad sea dicha, yo en ese libro no conseguí descifrar mucho. 

Partida de bautismo de Miguel de Cervantes

   Como parece que el único documento al respecto es esta partida de bautismo, se ha desarrollado otra teoría más sobre el lugar del nacimiento. La de que Miguel nació en Arganda del Rey –muy cerca de Alcalá y de donde era oriunda su madre– pero fue bautizado en Alcalá de Henares, a la sazón una ciudad más grande y a donde se fue a vivir la familia del escritor.

Casa natal de Cervantes 

   El caso es que el propio Cervantes escribió de su puño y letra –y firmó– que era “natural de Alcalá de Henares” donde vivían sus padres y nacieron sus hermanos. Así que haremos caso al propio protagonista.

   Alcalá es una ciudad con la que tengo un vínculo especial. Allí realicé mis estudios universitarios. Aunque el campus donde se ubica la facultad en la que estudié está a las afueras, conozco muchos de los rincones de tan acogedora localidad –especialmente los mesones y garitos, pues hacia allí nos encaminábamos mis compañeros y yo después de terminar los exámenes–. Es una ciudad encantadora, con mucha animación y llena de historia. 

Rectorado Universidad de Alcalá

   Cervantes vivió en muchas más ciudades. Tuvo una vida azarosa y viajera. Además de sus estancias en el extranjero como soldado, vivió en Valladolid, Sevilla, Córdoba, Esquivias. 

   Pero al final de su vida acabó en la Villa de Madrid. Su humilde morada se encontraba en la calle de Francos –hoy rebautizada como calle Cervantes- y a unos cincuenta metros de distancia se hallaba el domicilio de su eterno enemigo, Lope de Vega –la casa de este era mucho más grande y mejor equipada, la vida fue más generosa con el dramaturgo que con nuestro Miguel–. De hecho la casa de Lope se conserva al día de hoy, mientras que la de Cervantes fue derruida. En el lugar se construyó un nuevo edificio y de aquel domicilio solo queda una triste placa conmemorativa.


    Mesonero Romanos se lamentó en 1833 por el derribo de dicha casa, el último vestigio del paso de Cervantes por Madrid:
¡La casa de Cervantes! ¿Es posible? ¿Quién se atreve a profanar la morada del escritor alegre, del regocijo de las musas?


   Por no respetar no se respetó su última morada, la que consiguió tras su muerte. Fue enterrado en el Convento de las Trinitarias. En principio fue sepultado en una capilla de dicho convento, pero la capilla fue demolida en unas reformas que se hicieron allí unos años después, por lo que sus restos se pusieron en una fosa común. 

   En cualquier caso, la moradas en su vida o en su muerte, sólo son datos históricos. Cervantes vive en muchos sitios: en el corazón y en la mente de quienes lo hemos leído, en los que hemos disfrutado con su prosa maravillosa y con sus ingeniosas historias. De esos lugares nunca podrá ser desalojado. 

   Esa es la grandeza de los genios.

En buena compañía

Kirke  


32 comentarios:

  1. Desde luego habían datos que para mi eran desconocidos como que Lope de Vega y Cervantes vivian a escasos 50 metros uno del otro, fijate, o que no se conservará su domicilio pero si el de su enemigo, cosa sque no entiendo muy bien porque tan importante son para la historia tanto uno como otro, pero en fin. Cierto es que como bien tú dices no importan quizás mucho estos datos sobre Cervantes, si no la huella que han dejado en este país y en la cultura de cada uno de nosotros quienes hemos leído el Quijote. un beso KirKe como siempre una gozada leerte ah y la foto me ha gustado mucho, es muy chula. un beso. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lope y Cervantes fueron vecinos, pero además, en una calle aledaña vivía de alquiler Góngora en un inmueble que compró Quevedo para, dicen las malas lenguas, poder desalojar al cordobés (Quevedo y Góngora se llevaban fatal).
      Parecer ser que en aquella época Madrid era un pañuelo.
      Un beso, Tere.

      Eliminar
  2. Hola! Que fotos más chulas! La casa de Cervantes se ve bonita! Tendré en cuenta si voy cerca pasarme por ahí!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si vas a Alcalá y quieres visitar la casa natal de Cervantes necesitarás tener cita previa. Con el tema del cuarto centenario hay mucha afluencia de público y la lista de espera es importante.
      Un saludo, Beatriz.

      Eliminar
  3. Cervantes habita en su obra, habita en sus lectores, en los que deja huella absoluta con el paso de sus personajes.
    Igual que Cervantes ya es eterno, lo son sus moradas.
    Alcalá es una bonita población con raigambre cultural importante.
    Gracias por compartir tu visita.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo, Francisco. El mejor lugar donde puede habitar un escritor es la mente y el corazón de sus lectores.
      Alcalá tiene raigambre cultural y festiva ;)
      Un beso.

      Eliminar
  4. Me quedo con tu conclusión final, para mí muy acertada: donde haya vivido son solo datos históricos, lo importante es la trascendencia de su obra y que la gente la disfrute. Un beso, Kirke.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saber dónde nació Cervantes puede resultar valioso para los historiadores pero en realidad lo importante fue saber por dónde anduvo, qué experiencias le marcaron y le hicieron pensar (y escribir) de una forma determinada.
      Gracias a todo eso, los que le leemos podemos disfrutar de su creatividad.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Se te ve muy bien flanqueada por Don Quijote y Sancho. No conozco Alcalá, pero por fotos que he visto y por lo que cuentas de los garitos y mesones, debe de ser muy agradable.
    Y estoy de acuerdo, realmente donde naciera, viviera o muriera no tiene mucha importancia. Lo importante es lo que escribió y lo que disfrutamos leyéndolo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alcalá es una ciudad digna de visitar, ahora con lo del centenario ha tenido algo más de proyección pero creo que no se la promociona como se debería.
      Tengo gratos recuerdos de juventud ligados a ella, y muchos de sus rincones son preciosos (la plaza de los Irlandeses es uno de mis preferidos).
      Si tienes oportunidad visítala, merece la pena (me ofrezco como guía).
      Un beso.

      Eliminar
  6. Me creo lo que dijo el propio Cervantes, aunque sean muchos quienes pretendan apuntarse el 'tanto' de su nacimiento.
    Has escrito un post precioso, y muy 'vivo', por dar pinceladas de tu experiencia en Alcalá (que tampoco nunca visité), y porque no hay más que verte toda guapa en la foto. Están muy chulas todas ;-)
    Gracias por ilustrarnos otro poquito más y un besazo desde un lugar del Mediterráneo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le comento a Rosa, siento una vinculación especial con esa ciudad por mis recuerdos universitarios. De todas formas Alcalá es muy bonita.
      Si tampoco la conoces, quizás la próxima quedada bloguera podría ser allí.
      Mi ofrecimiento como guía sigue en pie.
      En cuanto a las fotos... unas son mejor que otras ;)
      Un besote.

      Eliminar
  7. ¿Por qué será que con los grandes siempre se ciernen dudas y tantos los disputan, cuando en vida no se les dio el reconocimiento que merecían? Me quedo con tu reflexión de cierre y con ganas de visitar Alcalá.

    Un beso grande, Kirke!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando Cervantes estaba vivo a nadie le importaba dónde nació y dónde y cómo se iba a morir. Pero en cuanto se tiene fama... aparecen pretendientes por todos lados.
      Sé que te pilla muy lejos, Fer, pero Alcalá es una ciudad digna de ver.
      Un besote.

      Eliminar
  8. Has descrito muy bien lo que conoces de esa Ciudad, no la conozco todavía. cuando tenga ocasión de pasar por Madrid quiero ir a visitarla. ME han gustado mucho las fotos y el posts. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viendo que las fotos han tenido mucha aceptación me veo en la obligación de aclarar una cosa.
      Todas las fotos son mías excepto dos: la de la plaza de Cervantes (la primera) y la de la fachada de la Universidad antigua (ahora es el Rectorado).
      Hice una foto de la plaza en cuestión pero el sol estaba por detrás y con el contraluz no se veía un pimiento.
      De la fachada del Rectorado ni siquiera hice foto porque ahora mismo está andamiado y ahí tampoco se veía nada (los organismos "competentes" han decidido limpiar la fachada de un edificio emblemático de Alcalá el año del centenario de Cervantes).
      Un beso.

      Eliminar
  9. Lo que más me sorprende no es la posible controversia sobre su lugar de nacimiento ni el no haber sabido conservar el lugar done vivió, sino el trato que recibieron sus restos mortales.
    Como siempre, una estupenda crónica histórica.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La demolición de la capilla donde fue enterrado Cervantes se hizo unos sesenta años después de su muerte, aún no era "famoso" por lo que el recoger sus restos y mezclarlos con los de otros enterrados en el convento no les parecería un desatino a los responsables de tal desaguisado. En cualquier caso fue un agravio más que añadir en su muerte a todos los que padeció en vida.
      Por cierto, que la iglesia del convento también está ahora de reformas, precisamente el año del centenario de Cervantes. Yo lo flipo.
      Un abrazo, Josep.

      Eliminar
  10. A veces hay que utilizar fotos de la red, para eso están. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Google es un buen recurso cuando falla la propia técnica.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Creo, partida de nacimiento aparte, que existe un documento en el que Cervantes hace referencia a su origen. La fecha del documento, hablo de memoria, 1593-1594. El artículo me parece interesante en el fondo y la forma. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que ese documento al que haces alusión es el mismo al que hacen referencia los historiadores cuando argumentan que el propio escritor escribió que era natural de Alcalá, y que allí también nacieron sus hermanos.
      Gracias por el comentario, José.
      Un saludo.

      Eliminar
  12. Todos se quieren hacer con los grandes nombre. Gardel, por ejemplo: que es argentino, que es uruguayo, que es francés. Horacio Quiroga es Uruguayo, se sabe, pero para mí es más argentino que el dulce de leche.
    Qué bonitos lugares que visitás.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempre he pensado que uno no es del lugar donde nace sino del lugar donde se siente integrado. Yo me considero madrileña pero no porque nací en Madrid, sino porque es en esa ciudad donde he pasado la mayor parte de mi vida, es ahí donde me he desarrollado como persona y siento que soy parte de esa ciudad.
      Un saludo.

      Eliminar
  13. Siempre me ha parecido tontas esas luchas por hacer que un famoso nazca en un sitio o sea bautizado en otro, lo que al final importa es su obra y si en uno ha sido bautizado y en otro ha nacido que compartan, que hay visitantes para todos.

    Me ha gustado leer esa parte que contaste de viva voz sobre la casa de Cervantes y su cercanía con la de Lope, como gran anfitriona en nuestro encuentro por Madrid, me ha traído muy buenos recuerdos.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando se visita y se conoce en persona los lugares donde vivieron personajes admirados, cuando se comparte el mismo espacio que otros ocuparon mucho antes, a veces se siente una conexión con el pasado.
      Gracias por considerarme una buena anfitriona, hice lo que pude y mi admiración por Cervantes ayudó mucho.
      Un beso, guapa.

      Eliminar
  14. Vaya vueltas y revueltas que tienen muchos expertos y no tanto con el lugar de origen, cuando lo importante de verdad es leerlo. Conocer su biografía nos puede ayudar mucho a entender su obra, pero en lo que respecta al lugar de nacimiento, poco puede aportar. Además, si tal y como dices el propio Cervantes de su puño y letra escribió que era de Alcalá, pues poco más hay que decir.
    Tengo una visita pendiente por esas tierras tan cervantinas, al vivir en La Mancha, epicentro del Quijote, se olvida uno de los demás, jaja.
    Por cierto, te veo muy bien acompañada en la última foto, aunque sean de bronce.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como tú bien comentas lo importante de Cervantes no es dónde nació, sino lo que escribió.
      Alcalá es una ciudad con encanto e Historia (que conste que no me paga el Patronato de Turismo por hacerle publicidad) y bien merece una visita.
      Un saludo, Gerardo.

      Eliminar
  15. Tengo muchas ganas de volver a Madrid y visitar por primera vez Alcalá de Henares. Por su legendariedad histórica, salvando lo anecdótico en cuanto a los orígenes de Cervantes. Pero bien merece la pena.
    Yo me he puesto al día con este post, hay detalles muy ilustrativos y que clarifican bastante. También me quedo con las palabras del propio autor a la hora de considerar su lugar de procedencia.
    El Siglo de Oro ha dado grandes nombres y por eso me ha gustado saber aun más cosas, también que Lope de Vega y Miguel de Cervantes eran amigos. Excelente entrada.
    Encantada de leerte.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me quedo con las declaraciones escritas del propio escritor en cuanto a su procedencia.
      Lope de Vega y Cervantes no eran amigos, Marisa, todo lo contrario. Se llevaban fatal. Dicen que se tenían envidia, Lope envidiaba la forma de escribir de Cervantes, y Cervantes la fama y el estatus social de los que gozaba Lope.
      Cosas de genios.
      Un beso, guapa.

      Eliminar
  16. Qué bueno que es saber más de Cervantes. Gracias por compartir tantas anécdotas, Kirke.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado. Siempre es bueno saber un poquito más de nuestros ídolos. Cervantes lo es para mí.
      Un saludo.

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores