8 de septiembre de 2016

El maestro y Margarita

    Esta novela ha sido para mí un reto en cuanto a comprensión y disfrute. Nunca había leído nada de Mijaíl Bulgákov, y después de leer este libro estoy en la disyuntiva de volver a insistir o dejarlo para siempre.

    Y es que este libro me ha gustado y me ha desconcertado a partes iguales. Debería hacer una sinopsis previa pero no sé cómo hacerlo de manera que no destripe el argumento y además, no estoy segura de haberme enterado muy bien de qué va. Es complicado.

    Podría contar que la novela empieza con la visita de un misterioso personaje a Moscú en los años 40, se inmiscuye en la conversación que mantienen un poeta y un editor, cuando estos comentan que Jesús no existió. El misterioso viajero les cuenta un episodio de la vida de Jesucristo, concretamente cuando se encuentra con Pilatos. Así nos cambiamos de época y lugar y nos trasladamos a Jerusalén en la víspera de la muerte de Jesús. Cuando termina de relatar ese encuentro, el viajero declara que sabe todo eso porque él estuvo allí.

    Resulta que el misterioso viajero es Satán y le acompañan, en esa visita a Moscú, varios acólitos, a cual más estrambótico y raro, como un gato que habla y camina sobre dos patas. Esta visita desencadena una serie de episodios donde todos los que, de una forma u otra, toman contacto con tan singular tropa acaban en el manicomio, pues cuando intentan relatar a las autoridades lo que les está pasando les toman por locos.

    Uno de estos personajes conoce en el manicomio donde le encierran al maestro, un escritor que ha creado una obra sobre Poncio Pilatos. Este maestro tiene una enamorada, Margarita, que también conocerá a Satán y que la convertirá en bruja. Ya avisé más arriba que explicar la sinopsis del libro es algo complicado.

    Como si de un sueño se tratara -o del discurso de un orate- la trama se va desarrollando con situaciones de lo más disparatadas. Situaciones que me han hecho sonreír en algunas ocasiones, y en otras me han hecho perder el hilo. Y es que, como también comenté más arriba, este libro me ha gustado y me ha desconcertado de igual manera.

    Quizás para comprender un poco mejor la novela habría que saber algo de la vida de su autor. Mijáil Bulgákov fue un disidente en la URSS de Stalin. Luchó en el Ejército Blanco y no abandonó Rusia cuando la revolución triunfó. Su disidencia le causó graves problemas de censura. Pero él nunca cejó en su crítica al sistema. De hecho durante toda la novela hay una similitud entre las situaciones que se cuentan y lo que está ocurriendo en la sociedad soviética. El Estado que todo lo controla y vigila podría ser Satán que desata el caos por donde pasa, y que obliga a cualquier ciudadano a hacer lo que él quiere, incluso cosas que no están acordes con la idiosincrasia del individuo en cuestión. Esta forma de actuar se puede deber al miedo a las represalias o a la capacidad de persuasión que Satán desarrolla sobre sus dominados -lavado de cerebro-.

   Durante toda la narración se puede notar una fina ironía, especialmente cuando se refiere a las prerrogativas de algunos mandatarios soviéticos mientras que el pueblo llano sufre hacinamiento y escasez. Porque toda la novela es una dura censura al sistema comunista y a su doble rasero para favorecer a quienes tienen el beneplácito de los altos cargos. Sin embargo, y debido a la confusión que me ha invadido en ocasiones, creo que se me han escapado detalles o simbolismos que no supe interpretar bien. O quizás, simplemente, fueron situaciones absurdas descritas por el autor sin otro objetivo que el de causar estupor. No sé.

    Los insertos referentes a la vida de Pilatos, en el momento de mandar la ejecución de Jesús, fue lo que más me gustó de toda la novela. El personaje del gobernador romano se nos presenta como un individuo con remordimientos por enviar a la muerte a quien él considera un filósofo loco e inofensivo. El sentimiento de culpa y de cobardía, pues decide ceder a las presiones del Sanedrín, le persiguen y le convierten en un ser atormentado. Aunque no llegué a pillar qué pinta y qué relación tiene esta historia con la de la visita de Satán a Moscú, la verdad sea dicha.

    En resumen, una novela original, algo caótica y muy bien escrita. Con situaciones hilarantes y absurdas que encierran una crítica al sistema represor y vigilante de la época de Stalin. En momentos es graciosa y en otros desconcertante. En cualquier caso una novela diferente que me ha llamado mucho la atención.



24 comentarios:

  1. Pues mira, con esta reseña tengo más que suficiente. Nos han dado unas pinceladas de lo más interesantes para ver hasta qué punto puede encajar esta novela en nuestros gustos literarios. Personalmente, me doy por satisfecho con tu crítica, que tiene para mí total fiabilidad.
    Cierto es que, en la época Staliniana, brutalmente represiva, muchos intelectuales usaban formas sutiles y veladas para expresar una critica al régimen y evitar ser "purgados". No obstante, dices que hay pasajes que critican claramente al régimen, así que el autor tuvo mucha suerte de no ser deportado a un gulag o, peor aún, ejecutado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bulgákov no fue deportado pero casi toda su obra fue proscrita y prohibida. Este libro no fue publicado en la URSS en su versión completa hasta 1973 (hubo una edición anterior pero con partes censuradas).
      Así que toda sus críticas quedaron guardadas en un cajón. Fue un autor valiente de todas formas.
      Un abrazo, Josep.

      Eliminar
  2. Hola, me ha gustado mucho leer tu opinión sobre esta lectura que hace tiempo tengo entre mis pendientes. Sin duda se trata de uno de los grandes libros de la literatura universal, original sin duda y valiente también.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son varias las personas que me recomendaron su lectura y al final me decidí. No me arrepiento de la decisión, pero tengo la sensación de no haber sabido captar todo su valor. Cosas mías.
      Un abrazo, Mer.

      Eliminar
  3. La trama es sumamente delirante, pero tiene mucho condimento para enganchar. Es horrible quedarse con la sensación de no haber entendido bien de qué va la cosa. Me pasó con el final de El retrato de Rose Madder de Stephen King y con gran parte de la aburridísima Voces del silencio de Tabitha King.
    Me animaría a leer este libro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si buscas delirio y absurdo en una lectura, este libro es idóneo, porque tiene de eso a espuertas.
      No sé si yo llegué a buscarle tres pies al gato intentando sacar paralelismos donde no los había, pero el caso es que creo que hubo cosas que no capté y no entendí bien.
      Un saludo, Raúl.

      Eliminar
  4. Hola! Pues no conocía ni el libro ni el autor pero por su argumento no me llama nada así que lo dejaré pasar. Muchas gracias por tu reseña!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una lectura difícil, si la trama no te llama mejor es que no lo leas.
      Un saludo, Beatriz.

      Eliminar
  5. Leí este libro hace muchos años y me pareció buenísimo. Al principio, también me desconcertó y, pensé que no podría terminarlo, pero luego, me enganchó y lo disfruté mucho. Recuerdo poco: que trata entre otras cosas del poblamiento de Chechenia con huérfanos; que tiene mucho de surrealista y recordaba otros libros leídos, como Cunqueiro O el Torrente Ballester de "La saga-fuga de JB".
    El balance final fue muy positivo, pero no he vuelto a leer más del autor.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suerte la tuya que solo te desconcertó al principio. A mí me despistó al principio, a la mitad y al final. Sí que es una lectura surrealista, y eso no me desagradó, pero la sensación de haberme perdido algo me dejó un mal sabor de boca.
      No sabría decir si el balance final ha sido positivo. Me quedo con que fue una lectura diferente a la que suelo leer y muy bien escrita.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Hola, Kirke, ese libro me lo leí hace muchos años y, si soy sincera, no me acuerdo nada de él, ni siquiera releyendo el argumento a través de tus palabras logro recuperarlo. Tampoco recuerdo si lo acabé. Si sé que no le leído nada más de Bulgákov. Me da que será un clásico que dejaré pendiente (estoy perezosa). Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no recuerdas nada de este libro es que no te impresionó, al menos eso pienso yo cuando me pasa algo parecido a lo que tú cuentas.
      No sé qué recordaré yo de esta novela dentro de unos años, pero casi que te puedo avanzar que pensaré en ella como una lectura rara, rara, rara.
      No siempre los clásicos gustan ni dejan huella.
      Un besote guapa.

      Eliminar
  7. Huyo como de la lepra de libros complicados que me exijan más concentración de la habitual. A mi me gusta lo simple, lo sencillo, tal cual yo soy, jeje. Gracias por tu reseña, pero éste lo dejo pasar. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que te guste leer cosas sencillas no quiere decir que tú lo seas, y mucho menos simple. Leo las reseñas que haces y ya te digo que no.
      Para mí la lectura es fundamentalmente evasión, si una lectura es demasiado densa y requiere excesiva atención y esfuerzo, a veces, a mí no me entretiene y tampoco me atrae. Para devanarme los sesos ya tengo los libros de texto y los artículos científicos.
      Un besote.

      Eliminar
  8. TU reseña no ha destripado el argumento y muy por el contrario, me ha atrapado. La portada me gusta tanto por el gato sobre los edificios porque es tan loco jajajaja y si a eso le añado que tengo muy buen concepto de los escritores rusos, no me queda de otra más que hacerme con el libro.

    Como a mí no me gustan los libros lights, me aburren de hecho, cuando doy con un escritor que manda un mensaje que hay que descifrar de a poco, enseguida me antojo y me lo impongo como reto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te gusta descifrar los mensajes subliminales en un libro, esta novela te va a encantar. Vas a disfrutar y vas a tener trabajo, ya te lo aviso.
      Si te lo lees, ya me contarás y de paso te preguntaré un par de cosas que no entendí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Según lo describe quizás sea un libro desconcertante, poco he leído de autores rusos. lo anotaré por su en algún arrebato me pica la curiosidad. un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro original y muy peculiar. Yo no había leído nada de Bulgákov pero se le considera como un genio de los grandes.
      Ya me contarás.

      Eliminar
  10. Leí este libro hace muchos años (2003), lo sacaron en la colección de clásicos del s. XX del País, semillero de mis mejores lecturas. Me fascinó, aunque recuerdo ese efecto, de no saber muy bien a qué atenerse, tal y como describes. Después leí algo más de Bulgakov, un libro titulado "Morfina", donde cuenta la adicción de un médico ruso al medicamento-droga y creo que tenía mucho de autobiográfico. Es un librito de cien páginas, muy diferente al que reseñas y que me atrevo a recomendar. Me está picando el gusanillo de una relectura después de tu reseña, pero es que van tantos así...
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 'Morfina' es el otro libro que me recomendaron de este autor.
      Bulgákov fue médico y debido a las heridas de guerra que tuvo padecía de grandes dolores que le hicieron consumir morfina hasta el punto de convertirse en un adicto. Así que posiblemente todo lo que cuente en ese libro sea verídico.
      Dudaba de leer esta obra, pero si dices que apenas tiene cien páginas, puede que me anime.
      Lo de releer es, para mí, cada vez más complicado pues teniendo tantas obras 'nuevas' en espera, me resulta difícil ponerme con una ya leída, pero la relectura siempre es positiva y muy enriquecedora pues añade sensaciones que pasaron desapercibidas la primera vez.
      Un saludo.

      Eliminar
  11. Un libro que según tu reseña parece complicado de comprender, que puede haber sido escrito como metáfora a un sistema represor o como un delirio de una noche de exceso etílico. Los rusos son propensos a este tipo de droga e alto octanaje.
    Creo que como ha comentado alguien: no estoy para lecturas complicadas con todas las historias que están escritas, no elegiré las más difíciles.
    En todo caso agradezco tu reseña y tu paciencia para con ciertas lecturas que hace que nos puedas prevenir y poner sobre aviso de lo que nos encontraremos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego no es un libro para leer sin concentrarse, requiere prestar mucha atención para no perder el simbolismo que hay en cada situación.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Leí por primera vez el libro hace ya muchos años y luego lo volví a leer hará cosa de tres o cuatro años para la tertulia de mi instituto. En la relectura me satisfizo más que la primera vez.
    Creo que ni lo has destripado y que lo que has entendido es suficiente para una primera vez. Creo que las claves del libro están en el contexto estalinista de persecución en que lo escribió, razón por la que hubo de echar mano de simbolismos de estilo carnavalesco (estrafalarios algunos y muy entroncados con tradiciones populares rusa, otros) para así en lo posible poder superar los férreos controles culturales del sistema soviético.
    El autor (1891-1940) no vio publicada la obra en vida. Al morir, su mujer finalizó la cuarta versión que Bulgakpov había hecho de ella. Este cúmulo de versiones, el carácter de novela inconmclusa y el hecho de que otra mano -la de su mujer- la acabase puede explicar (yo creo que lo explica claramente) las dificultades de intelección de la misma. O sea, Paloma, que "don't worry", es normal lo que te ha sucedido, pues es lo que a cualquier lector en una primera lectura le ocurre.
    Bajo los abundantes simbolismos se oculta una dura crítica al sistema político instaurado por José Stalin que con razón en su querida URSS era conocido como ?Koba el Temible'. Hay un libro de Martin Amis que leí en su día con este título que da noticia novelada de las barbaridades cometidas por este individuo. Tras conocerlas se entiende a la perfección que Bulgakov escondiese bajo un cúmulo de símbolos los sentidos de aquello que pretendía denunciar: lo terrible de la vida en la URSS si no eras fiel miembro de la Nomenklatura.
    Gracias, Kirke, por haberme hecho recordar esta importante novela.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando me documenté sobre el autor y me enteré de que la novela se publicó cuando él ya había muerto, me extrañó averiguar que su mujer había terminado algunos capítulos incompletos (creo recordar que el propio autor destruyó parcialmente y volvió a escribir la obra en varias ocasiones).
      Cuando supe de la intervención de su mujer (algunos dicen que se inspiró en ella para el personaje de Margarita) me pregunté si sería por eso que no me aclaraba yo mucho, porque mi despiste fue creciendo hacia el final.
      Quien sabe. Quizás tendría que leer la novela una segunda vez, como tú recomiendas. Pero si te soy sincera, no me apetece nada, la verdad. A lo mejor, más adelante.
      Un beso, Juan Carlos.

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores