15 de enero de 2016

Nikola Tesla



"Si quieres entender el Universo piensa en energía, frecuencia y vibración."
N. Tesla

   Segunda entrada de la sección Demencia, la madre de la ciencia y el protagonista es el ingeniero y físico  Nikola Tesla.

   A veces surgen genios que con sus estudios abren las puertas al futuro. Fue el caso de Nikola Tesla. 

   Nació un 10 de julio de 1856 en la ciudad de Smiljan que por aquel entonces pertenecía al imperio austrohúngaro pero que ahora es de Croacia. Fue hijo de un sacerdote ortodoxo y el cuarto de cinco hermanos. Desde pequeño demostró un talento especial para las matemáticas, tal era su pericia que los maestros le sometían continuamente a pruebas pues estaban convencidos de que copiaba ya que era extraordinario que resolviera con gran facilidad problemas muy complicados.

  Como hijo de un pastor su destino era el sacerdocio pero él tenía otras inquietudes. Cuentan que tras contraer el cólera y estar al borde de la muerte su padre le prometió que si sanaba le dejaría estudiar una ingeniería. Afortunadamente para Nikola, y para el resto de la Humanidad, se recuperó y se matriculó en la Escuela Politécnica de Graz (Austria).

   Parece que al principio fue un estudiante aplicado y obtuvo buenas calificaciones pero mediada la carrera se aficionó a los juegos de azar y se gastó el dinero que su familia le entregó para pagar sus estudios por lo que nunca se llegó a graduar con el consiguiente enfado de sus progenitores que cortaron con él toda relación. Tal fue la ausencia de noticias que incluso llegaron a creer que había muerto. Lo de comunicarse no era su fuerte, paradójico pues él contribuyó mucho a mejorar las comunicaciones, como se verá después. Aunque no obtuvo ningún título oficial sí que asistió a clases como oyente y, a su manera, continuó formándose.

   Con 26 años se traslada a Budapest donde trabaja como electricista. En 1884 viaja a Nueva York para trabajar a las órdenes de Thomas Edison investigando y diseñando motores y generadores. Tesla desafió a Edison al manifestar que podía mejorar los motores de su compañía, el jefe le prometió cincuenta mil dólares de recompensa si era capaz de hacerlo. Tesla lo hizo y cuando reclamó su premio el caradura de Edison le contestó que ese ofrecimiento fue una broma. Tesla muy enfadado, como es natural, se despidió y ya de paso juró odio eterno a míster Edison. Este sería el inicio de un enfrentamiento que traería consecuencias nefastas para el pobre Nikola pues su invento de la corriente alterna se oponía a la que empleaba Edison, la corriente continua, y éste se dedicó a calumniarle allá por donde iba. 


   Su idea de un sistema mundial para la transmisión de energía eléctrica sin cables basado en la conductividad de la tierra y asequible a todo el mundo además de rompedora era muy "peligrosa" pero no para la salud - Edison al que se le desmoronaba su emporio basado en la corriente continua intentó denostar a Tesla haciendo creer que la corriente alterna era nociva- sino para los enormes beneficios que obtenían las compañías eléctricas: "Si todo el mundo pudiera utilizar la energía que le viniera en gana ¿qué sería de nosotros? Ya me dirá usted dónde ponemos el contador" (J. Echenoz)
 Por cierto, por culpa de la guerra personal que entabló Edison con Tesla y en su obsesión por desprestigiar al croata probando la nocividad de la corriente alterna se creó la silla eléctrica. Este es para mí uno de los episodios más bochornosos de la Historia de la Ciencia.

   Tesla poseía una excepcional capacidad creativa que le hacía "ver" en su cerebro los artilugios que su mente ideaba sin necesidad de dibujos ni planos -sinestesia es el nombre para tan extraño fenómeno-, y esta cualidad traía de cabeza a sus subalternos pues eran incapaces de seguir su frenético ritmo de trabajo. 

Foto tomada en la exposición "Nikola Tesla. Suyo es el futuro"
Espacio Fundación Telefónica


   Se le conoce como el inventor de la corriente alterna pero también -entre otras muchas cosas- fue el padre de la robótica, sentó las bases del radar, inventó el control remoto y la radio. Sí, sí, la radio; esa que todo el mundo cree que inventó Marconi -y por lo que le dieron el Nobel-. Tras largos y penosos litigios la justicia dictaminó en la década de los 60 del siglo pasado que el invento correspondía a Tesla puesto que Marconi utilizó 17 patentes del primero. La razón se la dieron a Tesla pero el premio Nobel se lo quedó Marconi, además nadie piensa en Tesla como el inventor de la radio. Es uno más de los muchos agravios que tuvo a lo largo de su vida. 

   Murió el siete de enero de 1943 en Nueva York, en la más absoluta soledad y pobreza pues se arruinó después de varias inversiones desacertadas con el dinero de sus patentes. Su cuerpo fue hallado dos días después ya que en la puerta de su habitación -vivía en un hotel- estaba el cartel de "No molestar".

  Pero Tesla, como buen genio científico, tenía su faceta estrafalaria. Era un genio pero también un demente en el más estricto sentido de la palabra. Y es que este científico tenía un montón de excentricidades. Aquí van sólo algunas, pues como ya he reseñado tenía muchas.

     Estaba obsesionado con el número tres. Se lavaba tres veces las manos antes de comer y antes de entrar en un sitio rodeaba el edificio tres veces. Un trastorno obsesivo compulsivo de manual.
    Odiaba las perlas. Nunca explicó por qué pero el caso es que si una mujer llevaba perlas como adorno se negaba a dirigirle la palabra. La misoginia que siempre manifestó supongo que también tenía algo que ver con lo de no hablar mucho a las mujeres (llevaran o no perlas).

    Practicaba el celibato -eso al menos decía él- porque creía que las prácticas sexuales restaban creatividad científica. Espero que no tuviera razón porque entonces yo no voy a hacer nada excepcional en mi carrera (aunque creo que mis pocos logros no se deben a mi falta de abstinencia sino a mi falta de ingenio).

    Utilizaba dieciocho servilletas en cada comida, para desesperación de los camareros que le servían, pues limpiaba, hasta sacarles brillo, los cubiertos, los platos y las copas que le ponían en la mesa.

   Tenía muchas manías nuestro querido científico pero la que se lleva la palma fue su obsesión por las palomas. Empezó en los parques echando migas de pan para que comieran, luego decidió llevarse a su habitación las que estaban enfermas y con una sintió tanta afinidad que se enamoró de ella porque 'le robó el corazón'. Tal cual. De su enamorada llegó a escribir: "Quería a esa paloma al igual que un hombre ama a una mujer, y ella también me quería a mí. Me daba razones para vivir”.


    Para mí es un científico entrañable y al que tengo especial cariño aunque no comulgo con alguna de sus ideas, como la eugenesia, pensaba que algunas personas no están capacitadas para procrear -léase enfermos mentales, 'razas inferiores', criminales- y debían ser esterilizadas. Quiero creer que esta aberración fue fruto de su parte más demente e intento no pensar demasiado en ella. 

   También decía que había inventado un rayo de la muerte que podía matar a miles de personas en un instante. Esto ahora no es tan descabellado pero él lo dijo en los años veinte y eso hizo que muchos patrocinadores le dieran la espalda cuando exponía otro tipo de inventos que sí eran viables pues semejante carta de presentación echa para atrás al más valiente.


   "Aunque sus estudios se realizaron principalmente en el electromagnetismo inició líneas de investigación que sentaron las bases del desarrollo de la telefonía móvil, creó artefactos que fueron el origen de la tecnología moderna. Así se convirtió en un visionario que fue capaz de vislumbrar, siempre basado en sus estudios científicos, un futuro que sus contemporáneos creyeron era simple locura" (Nikola Tesla. Suyo es el futuro). Pero en el campo estrictamente científico no tenía nada de loco. El tiempo le dio la razón. 


Kirke  



   

24 comentarios:

  1. No sé si has leído Relámpagos, de Jean Echenoz. Si no es así, no te lo pierdas, Kirke: te gustará.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La leí, Carmen, y me gustó muchísimo; en esa novela me enamoré de este genial loco. De hecho la reseña que realicé fue más un homenaje que un comentario sobre el libro. Algunos párrafos de esa reseña los he vuelto a plasmar aquí pues mi fascinación sigue igual que cuando leí el libro.
      Un beso

      Eliminar
  2. Maravillosa reseña y buena recomendación en los comentarios tuya y de Carmen. Leeré la novela.
    No te tortures mucho por la afición a la eugenesia de Tesla. No se pueden juzgar tiempos pasados con mentalidad actual. En aquella época eran otras las costumbres y otro el conocimiento, y unos lo confesaban y otros no, pero salvo unos pocos iluminados, el resto pensarían como Tesla.
    He disfrutado leyendo tu entrada y disfrutaré leyendo a Echenoz.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de reseña es por la costumbre. Quería decir entrada o post o como lo quieras llamar.

      Eliminar
    2. Yo sabía de Tesla por las lecciones de física, su bobina y su corriente alterna. De hecho tesla es una unidad, creo que de electromagnetismo o de inducción. Pero de sus manías supe cuando leí la novela que cita Carmen, "Relámpagos", en ella se nos presenta a Tesla como un ser merecedor de ternura a pesar de ser algo 'estirado'.
      Puedes llamar a mis entradas como mejor te parezca, viniendo de ti me parecerá siempre bien.
      Un beso

      Eliminar
    3. Respecto a la eugenesia sí que parece que en aquella época era una idea bastante extendida pero Tesla tuvo tendencia a ampliar mucho el campo de acción. Como él era excepcional casi todo el mundo le parecía poco digno de reproducirse y eso es ya pasarse de la raya, y eso que el propio concepto es ya una barbaridad.

      Eliminar
  3. ¡Genial! mi querida Kirke.
    Lo he leído de corrida recordando el libro sobre este genial investigador-inventor hombre de ciencia que reseñaste en su día; ya le cogí cariño a este personaje, igualmente que un poco de inquina a ese listo de Edison que a la par que mentiroso no supo luchar en buena lid, sino con añagazas y calumnias.
    Creo que deberías hacer una entrada sobre este individuo a pesar de no merecerlo. ¿Y el Marconi?¿Qué me cuentas de ese listillo?
    Un beso enamorado de tus post científicamente perfectos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo a Edison le tengo bastante manía, me cae fatal, primero por querer sabotear el trabajo de Tesla, las barbaridades que llegó a decir sobre él son de juzgado de guardia. Encima para demostrar que la corriente alterna era nociva fomentó la investigación que acabó sirviendo para crear la silla eléctrica. Moralmente fue una persona bastante reprobable. Así que no pienso escribir nada de él, lo siento.
      En cuanto al jeta de Marconi pues no sé si tenía la demencia propia de los genios porque viendo cómo se aprovechó de los inventos de Tesla ya pongo en duda que fuera un genio. Más bien un sinvergüenza.
      Por cierto, he añadido un texto que escribió Tesla "vaticinando" cómo serían las comunicaciones en el futuro, teniendo en cuenta que murió en los años 40 fue toda una premonición, pero no por ser un adivino sino porque sus estudios le hicieron ver hasta donde se podría llegar. El sí que fue un genio.
      Un beso también para ti.

      Eliminar
  4. Me imagina que la demencia y ciencia encierran a las personas, es decir la aislan de la sociedad, conosco varios casos actuales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Andrea. Muchos genios científicos se han caracterizado por sus excentricidades. En la entrada que escribí en esta misma sección a propósito de Newton comenté que el aislamiento en que vivieron muchos les hizo parecer raros a los demás pero a la vez les permitió desarrollar su genialidad.
      Yo también conozco algunos científicos, no locos pero algo extravagantes sí y empiezo a sospechar que genio y locura van íntimamente ligados.
      Un saludo

      Eliminar
  5. Me ha encantado, desconocía a este personaje...siento mi incultura científica, así como la rivalidad (que se entiende) con Edison que me ha parecido un personaje despreciable y Marconi otro, un sabio no puede ser tan mezquino y no reconocer lo que otros han hecho, esa parte tan habitual en el mundo científico de escatimarse las alabanzas y robarse los logros me molesta mucho, aunque bien pensado no es sólo del mundo científico, la envidia se reparte por igual en todos los ámbitos.
    A pesar de que como persona no era un gran personaje ese Tesla y que seguramente tenía muchas sombras que hacían que se pudiera solo obsesionar en la ciencia y en las palomas, qué horror.
    Muy buena tu entrada, es como un "iluminar" sobre estos "desconocidos" para los que no somos de ciencias.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La inquina de Edison hacia Tesla estaba basada en el vil metal. La corriente alterna ofrecía un suministro más barato de energía que el de la corriente continua y Edison vio en peligro el chiringuito que tenía montado.
      De todas formas en el mundo científico, como en casi todos los ámbitos, las envidias son el pan nuestro de cada día. Siempre he opinado que si se aunaran fuerzas y conocimientos entre diferentes grupos de investigación la Ciencia avanzaría mucho más y, quien sabe, a lo mejor ya tendríamos la cura para algunas enfermedades que al día de hoy son mortales. Hay mucho ego en juego.
      Me alegro de haberte presentado a este genial científico y así contribuir a devolverle el mérito que le corresponde.
      Un beso

      Eliminar
  6. Me ha encantado esta entrada y de nuevo, los dientes largos por leer el libro de Echenoz, del que también tengo pendiente uno dedicado a Emil Zatopek. Es de esos autores que nunca encuentro el momento para leerlo. Me parece muy curioso este post en la semana que murió Bowie, puesto que este encarno a Tesla en la película El truco final, ¿ha sido consciente o inconscientemente? Y ya que estamos con la literatura, conocí a Tesla a raíz de un libro de Paul Auster, El libro de las ilusiones, donde detalla la rivalidad entre Tesla y Edison: me dio por investigar y resultó que el citado Tesla existía. Desde luego es un personaje de película.
    La cita de Tesla final es sorprendente por su clarividencia y me quedo con tu comentario a Francisco: Tesla no hace de pitoniso, sino que conoce hasta donde puede llegar la ciencia de forma empírica. Un gran científico. Respecto a la eugenesia, era un pensamiento muy extendido en la época y en general aceptado. Tesla creo que es hijo de su tiempo, aunque el rizara el rizo y llevara el concepto al límite.
    Gracias Kirke por ponernos al día.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando inicié esta sección de Ciencia y demencia tenía en el pensamiento cuatro científicos locos y uno de ellos era Tesla. Empecé a preparar el post la semana pasada (aún no había fallecido Bowie) y escribiéndolo me vino a la mente el libro Relámpagos y la película El truco final (recomendables los dos al 100%), y pensé que David encarnaba muy bien el personaje. Cuando el domingo me enteré de su muerte volví a recordar su papel en esa película. Fue casualidad pero como ya te comenté anteriormente en ciencia la casualidad no existe, lo mismo algún duendecillo anduvo trasteando y me incitó a que este mes fuera Tesla-Bowie el protagonista.
      Me apunto el libro de Paul Auster, seguramente aumentará mi ojeriza hacia Edison.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Una entrada soberbia, Kirke. Conocía los datos "científicos" sobre Tesla (y también la inquina que le tenía Edison) pero no tenía idea de las excentricidades de este genio. Con este post lo has vuelto un poquito más "humano" para mí. Me anoto el libro del que habláis Carmen, Francisco y tú para leerlo, seguro que me encantará.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas excentricidades en los genios se vuelven anecdóticas y hasta se disculpan. En el caso de Tesla, sabiendo cómo terminó solo y abandonado, además lo vuelven entrañable. Me lo imagino en su habitación de hotel rodeado de palomas como única compañía.
      "Relámpagos" destila muchísima ternura hacia Tesla y además cuenta con bastante humor y, a veces, sarcasmo las vicisitudes de este visionario al que algunos consideran el padre de la wifi.
      Gracias por compartir.
      Un beso, Chari, y feliz domingo.

      Eliminar
  8. Hola Kirke.
    Imagino que no solo a Edison y su emporio, tampoco a los Estados les interesaría la existencia de la corriente alterna que podría solucionar muchos aspectos relacionados con la pobreza y el sistema de vida colectivos de muchas personas, por ser más barata y funcional. Porque entroncaba con el altruismo y con el hecho de poder construirse un mundo mejor. Pero claro, eso es impensable en el capitalismo.
    Conocía a Tesla y había leído varios artículos en prensa cultural acerca de su trayectoria científica, no así de sus gustos excentricos y manías. Bueno, los genios suelen tender a la excentricidad. O eso dicen. Al menos son seres muy peculiares. De los dos prendas oportunistas, Edison y Marconi, ya se ha dicho todo por parte de las compañeras.
    Me ha superencantado esta entrada, la he leído con enorme interés. Gracias por compartir la vida de este hombre excepcional.
    Un beso grande, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tesla proponía un sistema de distribución eléctrica libre de cables y gratuito para todo el mundo. Evidentemente esto no era del agrado de las compañías eléctricas y se dedicaron a sabotear y denigrar sus teorías.
      Además fue uno de los primeros en concienciarse del impacto medioambiental que tenían los residuos y las emisiones de las industrias y mostró en diversos medios su preocupación por el agotamiento de los recursos fósiles.
      Todo un adelantado a su tiempo.
      Gracias, Marisa, por tu visita y por tus comentarios tan elocuentes.
      Un besote.

      Eliminar
  9. Hola! Muchas gracias por compartir toda esa información, me he enterado de muchas cosas que no sabia.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  10. Comprendo que por la genialidad y por un cerebro privilegiado como el suyo haya que pagar alguna clase de precio, ¿pero ha de ser siempre "la locura"? Otro científico más que se suma a la lista de los que estaban dominados por sus "rarezas" y comportamientos incomprensibles para los demás.

    Es terrible que después de los grandes descubrimientos que hizo, y eso sin terminar sus estudios, muriera solo y en la indigencia. Considero que tuvo muy mala suerte en la vida. A saber qué habría sido de él si se hubiera llevado bien con Edison...

    Una entrada genial, Kirke, he disfrutado como una enana. Gracias por hacernos un poco más cultas y entretenernos a la vez :))

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  11. La lista de genios locos es bastante larga y en esta sección podrás comprobar que locura-genialidad es un binomio bastante frecuente.
    Tesla nunca hubiera podido congeniar con Edison, tenían conceptos totalmente opuestos sobre la aplicación de la ciencia. Mientras que para Edison siempre fue una manera de hacer negocio y ganar dinero para Tesla era más importante el servicio que podía aportar al ser humano, aunque no sólo por altruismo que también cobró sus patentes.
    Si murió en la miseria fue por no saber invertir adecuadamente el dinero que ganó, que si no fue todo el que le correspondía sí fue bastante. Era un excelente ingeniero pero un pésimo contable, o quizás demasiado confiado pues le estafaron muchas veces. Una pena.
    Me alegro que hayas disfrutado con sus locuras. Esa era la intención.
    Un beso, Julia.

    ResponderEliminar
  12. Está en general todo bien expuesto, aunque como este tema es uno de los que conozco bastante a fondo, pues decirte que faltan ciertos datos que te comento:
    __Construyó un laboratorio en Colorado Springs, Colorado, en 1899, para experimentar con la electricidad de alta frecuencia y otros fenómenos. En ese laboratorio recibió y registró las ondas de radio cósmicas en sus instrumentos sensibles. Él anunció que recibió señales de radio extraterrestres en un artículo titulado Talking with the planets (Hablando con los Planetas). La comunidad científica en 1899 no le creyó, porque no existía el conocimiento de las señales de radio cósmicas en ese momento.

    __Tesla no era muy popular en aquellos días, y muchos periódicos se burlaron de él por decir que estaba en contacto con algún tipo de inteligencia espacial. Lo que la prensa escribió fue casi con toda seguridad ordenada por los que no querían que Tesla tuviera éxito en sus intenciones.
    Entonces, ¿qué mejor manera de menospreciar diciendo que era un científico loco que pensaba que estaba en contacto con los extraterrestres? A menudo funciona en nuestra llamada era moderna, por lo que definitivamente trabajó hace tanto tiempo.

    __Aunque mucho se ha escrito acerca de los éxitos y fracasos de Tesla, pocos han detallado las actividades financieras entre bastidores que revelan un complot Nazi para adquirir su tecnología, mientras que los costos de investigación y desarrollo en gran medida habían sido pagados (sin saberlo) por los contribuyentes de U.S..
    Muchas de las patentes de Tesla cayeron en manos Nazi antes y durante las guerras mundiales I y II. En consecuencia, Tesla continuamente se encontraba en litigios sobre los derechos de patente y otras cuestiones.

    __El viernes, en víspera de la Navidad Ortodoxa, fue encontrado en la cama, vestido con un solemne traje negro y los brazos cruzados sobre el pecho. Ellos dicen que una gran mente sintió que su muerte se estaba acercando, se puso el solemne traje negro – y luego murió. Una mentira increíble y misión imposible, incluso para una gran mente como era Nikola Tesla.
    Esta es la prueba definitiva de que fue asesinado y sus asesinos le habían vestido con un traje y le dejaron en la cama! Sus asesinos: Otto Skorzeny y Reinhard Gehlen. El éxitos de Nikola Tesla en el descubrimiento de nuevas tecnologías no pasaron desapercibidos por muchos capitalistas industriales y gobiernos del mundo.
    De hecho, muchas de sus invenciones fueron desarrolladas a través de programas secretos del Gobierno que comenzó poco después de sus descubrimientos en corriente alterna (CA), energía electromagnética, motores eléctricos, generadores, bobinas, transmisión de radio, dispositivos de ahorro de energía y tecnologías de transmisión inalámbrica.
    Desde que Tesla fue a menudo metido profundamente en la investigación en laboratorios remotos, muchos de sus asuntos financieros y legales fueron supervisados por su socio más cercano, George H. Scherff

    __Comparto este link con importante información que complementa mucho más este tema, para los que os intrigue la figura científica de esta mente precalara, que fue Nicola Tesla.
    http://www.bibliotecapleyades.net/tesla/lostjournals/lostjournals_sp06.htm

    Podría seguir aportando más datos, como su relación secreta con María Orsic, ambos nacidos en Yugoslavia.
    http://alazul.com/articulo/96/relacion-top-secret-nikola-tesla-maria-orsic

    Discúlpame Kirke por extenderme más de la cuenta, pero este personaje siempre me ha fascinado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que eres una entusiasta de este genial científico. La mayoría de la información que aportas yo también la conozco. Si no la trasladé en esta sección fue por resumir; como puedes comprobar mis entradas son escuetas -adoro la síntesis- y no quise extenderme en demasía. Decidí elegir lo que a mí me llamó más la atención y me pareció interesante, lo que no quiere decir que sea lo más importante para todo el mundo.
      Respecto a los complots de asesinato yo también he leído algo al respecto y, si te soy sincera, no sé muy bien qué pensar.
      Gracias por tu aportación.
      Un beso.

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores