13 de diciembre de 2015

Isaac Newton



La naturaleza y las leyes naturales yacían ocultas en la noche.
Dijo Dios: «¡Hágase Newton!». Y se hizo la luz.
ALEXANDER POPE

   Esta es la primera entrada perteneciente a una nueva sección del blog, Demencia, la madre de la Ciencia, y el protagonista es el físico y matemático Isaac Newton.

   Isaac Newton nació el 4 de enero de 1643 en la pequeña aldea de Woolsthorpe, en el condado de Lincolnshire (Inglaterra). Su padre falleció antes de su nacimiento y su madre se casó en segundas nupcias con un reverendo dejando al pequeño Isaac de tres años al cuidado de su abuela. Esto parece que le marcó profundamente pues se sintió abandonado y en una lista de pecados que él mismo escribió con diecinueve años aparece el deseo de incendiar la casa de su madre y su padrastro con ellos dentro. Ya apuntaba maneras el joven Newton.

   De adolescente estudió en la King’s School de Grantham y se alojó en la casa del farmacéutico, en esta casa se aficionó a fabricar juguetes mecánicos que regalaba a sus compañeras de clase. En junio de 1661 es admitido en el Trinity College de Cambridge pero como fámulo, es decir, su manutención se la ganaba realizando servicios domésticos. En Cambridge estudió principios de filosofía y por su cuenta  se dedicó a la investigación experimental de la naturaleza. La iniciativa de este genial científico empezó a hacerse patente.

   Debido a una epidemia de peste tuvo que interrumpir sus estudios y fue esa la época más fecunda en invención. En esta etapa empezaron a surgir sus primeros pensamientos sobre la ley de la gravedad y dicen que fue con la observación casual de una manzana cayendo de uno de los frutales de su jardín.


   Cuando terminó sus estudios se dedicó a la docencia en el mismo Trinity College. Uno de los logros de este singular personaje fue el invento de un procedimiento que revolucionaría las matemáticas: el cálculo. Por desgracia y a pesar de dedicarse a la docencia no se molestó en explicar en qué consistía, para desesperación de sus seguidores. Igual ocurrió cuando descubrió que la luz blanca se compone de rayos de diferentes colores; cuando intentó publicar sus resultados la férrea oposición del físico y astrónomo Robert Hooke y la  agria polémica que se desató le hizo tomar la determinación de no exponer sus trabajos, al menos este de la óptica hasta que Hooke hubiera fallecido. No era muy comunicativo nuestro Newton.

   Cuentan que en 1685 Halley, el del cometa, visitó a Newton y cuando el astrónomo le preguntó qué curva describían los planetas Newton contestó “una elipse”. Halley asombrado le preguntó que por qué lo sabía a lo que el físico dijo “porque lo he calculado” y cuando Halley le pidió ver esos cálculos Newton comprobó que no los encontraba entre el amasijo de papeles que estaban en su laboratorio. Los había perdido. No era muy ordenado nuestro Newton. 

   De todas formas quedó con Halley en volver a hacer los cálculos y escribir un artículo. Cumplió su promesa y además durante el retiro que se autoimpuso creó la famosa Philosophiae Naturalis Principia Mathematica. Esta es una de las obras más importantes en el campo de la ciencia y una de las más difíciles de comprender también. En ella se explica matemáticamente las órbitas de los cuerpos celestes e identifica la fuerza de atracción que los pone en movimiento: la gravedad.


   Pero Newton también se dedicó a otras actividades que en la actualidad se podrían calificar de poco científicas pero que en aquella época no estaban tan separadas de la ciencia. Una de ellas era la alquimia y otra el estudio de las Sagradas Escrituras; era miembro de una secta, el arrianismo, que cuestionaba la Santa Trinidad.

             Este científico se caracterizó por una personalidad neurótica. Era hipocondríaco, misógino, solitario y poco dado a las relaciones sociales. Sumamente distraído -recordad que perdió los papeles donde demostraba que la trayectoria de los planetas es una elipse- dicen que muchas mañanas se quedaba sentado en la cama mirando al infinito perdido en el aluvión de ideas que le venían a la cabeza. Tuvo varios episodios de paranoia que algunos achacaron a la ruptura sentimental con un joven y a la destrucción de algunos manuscritos en un incendio. Teniendo en cuenta los experimentos que realizaba en su laboratorio es más probable que fueran debidos a una intoxicación con mercurio y plomo.

   A pesar de su hipocondría y los hábitos poco saludables de sus investigaciones gozó de una buena salud hasta los ochenta años de edad cuando una enfermedad renal le fue deteriorando hasta su muerte cinco años después, en 1727.


   Newton fue un científico excepcional, “Ningún mortal puede aproximarse más a los dioses” escribió Halley. Su aportación a las matemáticas, inventando el cálculo, y la formulación de la ley de gravitación universal hicieron conocer mejor nuestro mundo y las leyes por las que se rige. 


   Pero también fue un ser controvertido, huraño, antipático, presa fácilmente de la ira y con episodios de paranoia. Estas características las iremos viendo en muchos otros genios científicos ¿por qué será? 
    Quizás porque la Demencia es la madre de la Ciencia.


Kirke  
video
Vídeo procedente de la serie Cosmos
(cortesía de J.L. Lóizaga)



26 comentarios:

  1. Me ha encantado. No sabía muchas de las cosas que cuentas. Como es insinuación de homosexualidad.
    Muy interesante. En cuanto vuelva a Santander, comparto. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La supuesta homosexualidad de Newton es más que una especulación. Aunque una antigua compañera de clase de la adolescencia se atribuyó una relación sentimental con él lo cierto es que compartió durante veinte años aposentos en la universidad con un mismo compañero: Nicholas Wickins.
      El joven al que hago alusión en la entrada es Fatio de Duillier, un matemático suizo, pupilo de Newton con el que mantuvo una "estrecha" relación como se desprende de las cartas que se enviaron. Algunos suponen que esta relación fue estrictamente platónica y que la cosa no fue a mayores.
      Vete tú a saber porque por aquel entonces no se podían airear estos temas.
      Un beso, Rosa, me alegro que te haya resultado interesante.

      Eliminar
  2. Esto es mejor y mas ameno que la wikipedia. Me gusta esta nueva sección del blog.
    Gracias y un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marina, me alegra que te resulte amena esta sección. Intento/intentaré mostrar las vidas de algunos científicos resaltando su lado humano, el que más nos puede sorprender a veces.
      Un besote.

      Eliminar
  3. Hola! Muy interesante sección. He aprendido cosas que no sabía de Newton, aunque es alguien que siempre me ha gustado y llamado la atención.

    Gracias por la entrada.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La fama que precede a algunos científicos nos los muestran inaccesibles pero son humanos al fin y al cabo por lo que también tienen debilidades y manías. Quizás lo de las manías sea más acusado en estos personajes que en el común de los mortales.
      Un abrazo, Beatriz

      Eliminar
  4. Muy interesante. Conocer con mayor detalle a los personajes que han marcado el desarrollo de la ciencia es siempre motivador. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Elisenda, por la visita y por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Me sumo a los anteriores comentarios, Kirke: muy interesante. El amigo Newton toca de cerca "mis juguetes" precinematográficos por su rueda o disco y sus intuiciones acerca de la persistencia retiniana. Me gusta esta nueva sección del blog. Un abrazo "de cine" o de "precine" ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me encantará saber exactamente cómo ha contribuido Newton a que "tus juguetes" precinematográficos funcionen mejor. Expectante me tienes.
      Un beso, Carmen

      Eliminar
    2. ¡Ja ja! Por la persistencia de la visión intuida por Newton y sus ecos posteriores: ya sabes, las investigaciones de Peter Mark Roget en 1824 y de Joseph-Antoine Ferdinand Plateau en 1828, el fenaquistiscopio de este último... Todos estos estudios y los "cacharritos" que idearon los científicos y que, además de convertirse de inmediato en juguetes, fueron tan importantes para la invención del cine. Uf, es uno de mis (muchos) vicios. Un beso, Kirke.

      Eliminar
    3. Vale, ya lo voy pillando. Todo lo que cuentas demuestra, además de que eres una entendida, que la ciencia no sólo consiste en divagaciones de teoremas y fórmulas incomprensibles para el común de los mortales; todos esas fórmulas se traducen en aparatos útiles para el uso más o menos cotidiano.
      Lo dicho, estoy expectante.
      Un beso.

      Eliminar
  6. ¡Muy buen estreno, Kirke! Me ha resultado muy amena tu explicación y la forma de acercarnos a ese Newton 'persona' y no solo físico, matemático y todo lo demás que fué.

    Está claro que era o se hizo un genio (nunca sé muy bien si uno ya nace siéndolo o se hace), y por lo visto, todos los genios tienen sus paranoias, pues me ha llamado la atención lo de quedarse sentado en la cama "perdido en el aluvión de ideas que le venían a la cabeza".

    Post superinstructivo, compi, y el video final, si no fuese porque estoy sentada en el sillón de mi casa, hubiera creído que estaba en algún viaje y entraba en una de esas salas en las que se proyectan cosas de interés, como ésta mismo.

    ¡Kisses♥!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco tengo muy claro si los genios nacen o se hacen. Supongo que es un poco de las dos cosas. Nacen con un don y luego lo van perfeccionando con sus estudios y sus experiencias.
      Cada unos tiene unas cualidades y luego está la inquietud personal para desarrollarlas.
      Me encanta que te guste, compi, y espero que desde tu sillón sigas interesándote por la vida de otros científicos que iré plasmando por aquí. Intentaré resaltar el lado más humano (y también raro) de estos genios.
      Un besote, Chelo

      Eliminar
  7. Una interesante sección donde aprender sobre esos genios científicos, excéntricos y despistados.
    La vida y las curiosidades de estas personas dedicadas en cuerpo y alma a la investigación.
    A parte de todo lo que nos has contado Isaac era un manitas que construía muebles de madera en miniatura y maquetas de máquinas que funcionaban mejor que las originales.
    Estos genios por lo general son introvertidos y huraños, pues viven en su mundo interior donde fraguan esa ciencia convertida en magia para los legos.
    Un beso y mi felicitación por esta primera entrega.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Newton cuando era un adolescente llegó a construir un reloj de agua. También hizo cometas a las que añadía linternas en la cola para asustar a los vecinos por la noche.
      Ya irás viendo en próximas entregas que el carácter huraño es casi una constante en estos genios de la ciencia.
      Gracias por tus palabras, tu beneplácito es importante, padrino.

      Eliminar
  8. Un entretenidísimo post, Kirke, no sabía muchas de las cosas que mencionas sobre Newton (ni las que se mencionan en los comentarios). Lo explicas de una manera amena y ágil, me ha encantado.
    Un beso y enhorabuena por esta primera entrada en tu nueva sección

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La intención es hablar de estos genios pero de una forma entretenida, sin entrar en detalles técnicos que sean aburridos; además para eso ya están los libros de física y de matemáticas donde se explican detalladamente sus teorías.
      Por tus palabras deduzco que he cumplido con mi misión. Espero estar a la altura en las próximas entradas.
      Un besote.

      Eliminar
  9. Muy bien escrito, Kirke. Me ha gustado como describes los dos aspectos de Newton, el científico y el humano. Solo a principios del siglo XX, Einstein se atrevió a llevarle la contraria, y solo en algunos aspectos, porque sus leyes siguen siendo válidas. Espero con curiosidad tu próxima entrega.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Einstein puso objeciones a algunos aspectos como tú bien comentas de las leyes de Newton. Newton revolucionó la física y con sus leyes todo empezó a encajar. Abrió la puerta al conocimiento del Cosmos.
      Por cierto, Einstein también será protagonista de esta sección porque en cuanto a rarezas también tenía lo suyo.
      Encantada de verte por aquí, Manuel.

      Eliminar
  10. Muchas felicidades Kirke por el estreno de la sección que promete. Había cosas que no las sabía del genial Newton como científico, como persona por lo que cuentas dejaba mucho por desear.
    De acuerdo con Francisco, estos seres tan inteligentes viven con frecuencia en su mundo y el contacto con los otros, mucho menos inteligentes, seguramente les supone una pérdida de tiempo y una distracción, es en su mente donde está toda la vida y pobres, al final seguramente se pierden tanto...pero gana la ciencia.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A esa distracción que le caracterizaba se añadía un concepto de sí mismo muy elevado, no digo yo que inmerecido, pero desde luego modesto no era. Creo que ese engreimiento o el saberse superior a los demás le impedía reconocer que otros también pudieran tener buenas ideas y eso no le granjeó muchas amistades. Cosa que por otra parte tampoco parecía que le importara pues era bastante antisocial.
      En fin, nos quedaremos con sus aportaciones a la Ciencia y agradeceremos que no le tuvimos que sufrir de vecino, de compañero o ¡de jefe!
      Un abrazo

      Eliminar
  11. Me uno a los demás comentarios. Tan interesante que me he quedado con ganas de más. Es curioso, esa actitud de despiste en estos genios, que es más bien de ensimismamiento: todo lo que pase por sus cabezas uno no es capaz ni de imaginarlo, debe ser increíble y al mismo tiempo pesar como el plomo tener una mente así. Recuerdo un librito de Isaac Asimov donde se le hacían preguntas sobre ciencia y consideraba a Newton el mayor científico de todos los tiempos.
    Un abrazo Kirke.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los genios son seres excepcionales y eso los hace diferentes al resto de los mortales. Quizás esa diferencia los margina también y a la vez provoca que su genialidad se manifieste más intensamente.
      Principia está considerada como la obra científica más importante de la Historia, por tanto su autor fue un ser extraordinario.
      Creo que a esas mentes tan prodigiosas se les puede perdonar todas las rarezas, a cambio recibimos mucha sabiduría.

      Eliminar
  12. ¡Qué interesante y qué curioso, Kirke! Como bien dices muchos de los cerebros privilegiados que ha dado la historia de la humanidad, tuvieron problemas psiquiátricos. ¿Cómo puede un genio de semejante clarividencia tener episodios de paranoia? Sencillamente apasionante :))

    Me ha encantado aprender un poquito más sobre Newton, y sobre todo, hacerlo en tu casa. Tal y como se prometía esta sección va a resultar divertida e instructiva.

    Un beso enorme y feliz comienzo de semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La paranoia me parece a mí un efecto producido por las sustancias que utilizaba en su laboratorio. Hay que tener en cuenta que se dedicaba a la alquimia y en sus experimentos el uso de plomo y mercurio era práctica común. Parece ser que en los años 70 del siglo pasado se analizó un cabello suyo y se descubrió que contenía mercurio en concentraciones muy altas.
      Me alegra que te haya gustado, Julia.
      Un besote.

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores