4 de diciembre de 2015

Demencia, la madre de la Ciencia.



    Muchas veces me han preguntado por qué estudié farmacia y sobre todo por qué me gusta tanto la investigación. Incluso yo misma me lo he preguntado. Aún sigo haciéndolo, especialmente cuando las cosas no salen como una esperaba. ¿Por qué?

   Desde mi más tierna infancia yo ya decía que quería ser científica, aunque no sabía en realidad en qué consistía, pero la imagen de ese señor con tubos de cristal en la mano mezclando cosas para conseguir líquidos de colores que desprendían humo me atraía mucho. Recuerdo la ilusión que me hizo mi primer juego de química y los desaguisados que organicé en la cocina de casa para desesperación de mi madre. 



   Ya más mayor, las asignaturas que más me gustaban eran Biología y Química; se me daban francamente bien y disfrutaba mucho las clases. Debo decir que tuve unos excelentes profesores y creo que ellos también tuvieron mucho que ver en esta predilección. Sabía que quería estudiar una carrera universitaria, de ciencias, pero no sabía cuál exactamente. Al final me decidí por farmacia porque se impartían muchas asignaturas de química y enfocadas a la salud, otro tema que me gustaba -me gusta- mucho. Si a esto le añadimos que soy muy curiosa y que a todo le quiero buscar una explicación creo que mi destino estaba claro: investigar.

   En la universidad descubrí que lo de cacharrear en el laboratorio me molaba un montón, que  llevar a la práctica y visualizar las reacciones previamente escritas en un papel me fascinaba. La investigación más genuina la descubrí con la carrera ya terminada, cuando me puse a hacer una tesis doctoral. Detrás de ese trajinar en el laboratorio se esconde el verdadero trabajo científico: analizar los datos y extraer conclusiones.



    Tuve otras experiencias laborales alejadas de la investigación por motivos prácticos -la investigación en este país no da para comer demasiado bien-. Trabajé en oficinas de farmacia y también en un hospital. Pero con los años volví a investigar y ahí sigo. Cuando veo el magro salario, las muchas horas y las pocas satisfacciones me vuelvo a preguntar ¿por qué? Después de muchas cavilaciones sólo se me ocurre una respuesta: ¡estoy loca!


    En Una breve historia de casi todo, libro que recomiendo a todo el mundo, se hace un repaso de las diferentes materias científicas (química, física, biología, paleontología, astronomía y más) y de los científicos que las desarrollaron. Todos estos personajes dan para escribir mucho sobre ellos, no sólo sus méritos profesionales son merecedores de ser reseñados también sus manías y excentricidades. 

    Así que he decidido abrir una nueva sección en el blog: Demencia, la madre de la ciencia en la que iré contando las aventuras y desventuras de estos visionarios. Porque cada científico tenía su forma de trabajar muy particular pero entre sí todos tienen un denominador común: estaban chiflados.

   Ya lo descubrió hace muchos años la hinchada del equipo de baloncesto Estudiantes; la madre de la ciencia no es la experiencia. La madre de la ciencia es la demencia.

Kirke  



26 comentarios:

  1. Hola! Como siempre, una entrada muy interesante. Y muchas gracias por la recomendación, miraré a ver que tal el libro.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Te seguiré como perrillo faldero en esta nueva sección de tu blog. La razón es obvia, como científica, me interesa mucho todo lo que se refiere a la Ciencia y su historia y sus vicisitudes. A mí me gusta más leer lo que otros han descubierto que descubrir yo misma, de manera que esta sección será ideal para mí y busco ya el libro que recomiendas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida de muchos científicos célebres es muy curiosa y tú, que al igual que yo, eres seguidora de la serie "The Big Bang Theory" ya sabes que el ensimismamiento en que viven algunos los convierte en seres excéntricos pero entrañables (estoy pensando ahora mismo en Sheldon).
      El libro de Bryson es muy bueno, no te lo puedes perder. Es un buen tocho pero es de los que se leen por capítulos sueltos insertados entre otras lecturas; al menos así lo hice yo.
      Encantada de saberte ya seguidora de la sección, como bióloga seguro que harás aportaciones muy enriquecedoras.

      Eliminar
  3. El libro de Bryson es superficial, como tú dices, pero cuando escribí "El laberinto" encontré en él cosas útiles que luego amplié. Es muy ameno y está bien escrito. Me encantará seguir ti nueva sección.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde esa superficialidad Bryson explica teorías muy complejas con una sencillez que las hace parecer fáciles y, lo que es más importante, no las distorsiona.
      Tengo subrayados bastantes párrafos de ese libro pero mi preferido es donde explica el efecto Doppler; alucinada me quedé de la precisión y claridad con que explica un fenómeno que a mí me levantó dolores de cabeza cuando lo tuve que estudiar.
      Algunas de las anécdotas que pienso contar en próximas entradas estarán tomadas de este libro así que te resultarán conocidas.

      Eliminar
  4. Me parece una idea excelente la de esa nueva sección, Kirke. Entiendo perfectamente lo que dices acerca de la investigación: en cualquier rama del conocimiento, es apasionante y engancha más que una droga. Sobre todo, porque cuando empiezas a investigar sobre un tema, empiezan a dispararse más y más temas, más y más preguntas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, Carmen, cuando empiezas a investigar algo pensando en una posible solución casi siempre esa solución no aparece y si lo hace es con más incógnitas, de manera que en lugar de encontrar respuestas aparecen más preguntas. Y precisamente esto es lo más fascinante de la ciencia.
      Un beso

      Eliminar
  5. Es estupendo, yo que soy de letras puras, con latín y griego clásicos, agradeceré supinamente esta sección porque si bien me gusta el tema, mi destreza para las matemáticas, la física, la química y la biología dejó mucho que desear en mi etapa de secundaria y la verdad, la ciencia es un compendio de conocimientos, un cuerpo teórico de diversos nódulos en un amplio abanico que en su momento no valoré demasiado y de la que considero que debemos enorgullecernos.
    Me ha hecho mucha gracia cuando hablas de la famosa frase del Estudiantes, la demencia es la madre de la ciencia, yo iba a verles cuando vivía en Madrid...¡qué recuerdos! Pienso que gracias a sus grandiosas locuras de los científicos vivimos en un mundo altamente tecnologico con grandes avances. La situación de los investigadores en España, es otro tema, aunque igual sería una buena idea, si te parece bien, que hablaras en alguna entrada de la precaria situación en que viven éstos y cómo se está orientando esta situación para que tantos jóvenes se marchen fuera, en lo que se ha venido a llamar "fuga de cerebros".
    Del libro que recomiendas, me lo apuntaré en mi lista de libros a leer poco a poco. (Ya es grande la lista, jeje). Me gustó leerte
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trabajo en la universidad y no te haces una idea de la tristeza que supone ver cómo jóvenes con expedientes de matrícula de honor, con una capacidad de trabajo excepcional y mucha ilusión tienen que irse fuera del país porque aquí no hay sitio para ellos. Es deprimente. Sí que debería hacer una entrada sobre el tema porque indigna la poca importancia que le dan a la investigación nuestros gobernantes.
      Cuando Unamuno dijo su "Que inventen ellos" se ve que lo tomaron al pie de la letra y lo siguen a rajatabla.
      Yo a la hinchada del Estudiantes la conocí en mi juventud porque soy aficionada al baloncesto, pero soy madridista así que sufrí mucho con sus ocurrencias, jajaja.
      Un beso

      Eliminar
  6. A mi siempre me han atraído más las letras que las ciencias, desde muy pequeñita. Supongo que, como en tu caso, es cuestión de vocación. Sé que me encantará tu nueva sección por dos razones, me encanta cómo escribes y porque lo cuentas con tanta pasión que lo haces apetecible e interesante. He disfrutado mucho leyéndote, Kirke, y seguiré con gusto tu nueva sección. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso escribir sobre algunos científicos y sus descubrimientos pero resaltando su parte más humana, o quizás debería decir su parte más extraña.
      Creo que ese punto de locura es lo que los hace excepcionales.
      Espero que disfrutes en esta nueva andadura.
      Un beso

      Eliminar
  7. No entendía la frase del final, pero leyendo los comentarios me he aclarado un poco. Me parece genial que compartas tus experiencias con nosotros, es enriquecedor. Te seguiré, no lo dudes. No soy de ciencias, pero me atrae la divulgación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En principio la ciencia debe basarse en los experimentos, en la experiencia, pero viendo la poca salud mental de algunos de sus representantes parece más adecuado pensar que es la demencia en la que se basa.
      El canto de presentación de los hinchas (en los inicios del club eran estudiantes del instituto Ramiro de Maeztu) del Estudiantes es "Demencia, la madre de la ciencia" y de hecho se les conoce (a los hinchas) por 'los de la Demencia'. Soy madridista pero reconozco que la frase es muy acertada ;)

      Eliminar
  8. Que interesante Kirke...me gustará seguir esta sección. Me ha fascinado ese mundo que desconozco y que tan bien describes.

    De vocación frustrada, a mi me hubiera gustado ser médico, me encantaba...pero tuve la mala suerte de tener a un profesor de física y química...horrendo, con el que no entendía nada y que me dijo que me olvidara de la medicina que yo era de letras...y le hice caso...aunque después descubrí que todo radicaba en tener un profesor que te transmitiera la pasión y que con pasión se llega a cualquier sitio, no sé si la medicina ha perdido mucho conmigo pero sí que las letras me han acabado acompañando siempre, en cualquier momento he escrito y leído mucho.

    También en la investigación ser apasionado, creer en lo que uno piensa, no derrotarse, seguir y persistir creo que es fundamental y así llegan los descubrimientos.

    Me encantará leerte.

    Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tuve una profesora de Física y Química que cada vez que describía un átomo se le iluminaba el rostro, recuerdo que al enseñarnos el modelo atómico de bohr, el principio de incertidumbre y muchas cosas más lo hacía con tal pasión que era contagiosa.
      Creo que cada uno tenemos unas capacidades para algunas doctrinas en concreto pero la forma de enseñárnoslas es determinante y de ahí el papel tan transcendental que tienen los profesores en el bachillerato.
      Todo en esta vida requiere pasión e interés en lo que se hace. Sin tesón se consigue poco.
      Espero que las próximas entradas de esta sección te gusten.
      Un beso

      Eliminar
  9. La investigación también es cosa de letras, cuando lees un libro y te presenta un tema que te interesa, te lanzas a la biblioteca, o a la enciclopedia casera, o al wikipedia, para descubrir y saber más sobre ello.
    Me estás dejando sorprendido con tu capacidad de realizar entradas sobre cualquier materia. Ahora los científicos, otrora los poetas, reflexiones personales...¿Para cuando tu primer relato?
    Yo como amigo fiel te seguiré mientras escribas sobre lo que sea. ¿Tú sabes lo ancho que me pongo de ver a mi Kirke escalar alto con su blog?
    Besos y ¡Animo! aunque de sobras se que no te falta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Francisco, la investigación se da en cualquier campo y todo lo que he dicho sobre ella se puede aplicar en más materias, no sólo en la ciencia. Pero es que la cabra tira para el monte y siempre arrimo el ascua a mi sardina. Qué se le va a hacer.

      Con los ánimos que me das ¿cómo no me voy a lanzar a escribir sobre más cosas?, pero lo del relato lo veo más complicado y tiene una explicación muy sencilla: no tengo imaginación.

      Gracias por tu constante apoyo.
      Un beso.

      Eliminar
  10. ¡Vaya, Kirke, pues va a ser muy original! Nos enteraremos de un montón de cosas... sacaré mi pequeña tabla de los elementos periódicos, por algún lugar debe andar... Un gran saludo, buena idea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya que mencionas la tabla periódica de los elementos, hay una versión de ella con iconos muy graciosos parodiando los nombres de los átomos. A lo mejor la cuelgo en alguna de las entradas.
      Espero que todos disfrutéis leyendo esta nueva sección, al menos tanto como yo escribiéndola.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Tú llevas sangre de científica, Kirke. Por todo lo que has contado debe ser así. Me ha gustado cómo has explicado tu 'trayectoria' y seguro que aún te queda mucho camino por recorrer, porque por ahí van tus publicaciones y ahí están los reconocimientos de tu jefe, y eso es fantástico.

    Yo, que también uso el tópico "es que soy de Letras" odiaba las fórmulas químicas y a mi cuñado (que es químico) le volvía loco cuando tenía que explicarme las derivadas e integrales, ¡era como si me hablara en chino! Por suerte, se quedaron enterradas en la época del instituto (y ya pude estudiar lo que me gustó), pero igual tú ahora con esta sección que me parece genial y tu forma de contar las cosas haces que me interese un poco más por el campo científico y de la investigación.

    Y por cierto, mi abuelo decía que la madre de la ciencia era la paciencia (algo de razón tendría porque mucha se debe tener también).

    ¡Kisses Kirke!

    Pd: Como ves, te escribo antes de irme a lo de Xarxallibres, no me pude resistir ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si se sabe buscar todas las materias tienen un lado atractivo para los que no les gusta. En algunas hay que buscar más a fondo (por ejemplo las matemáticas) para encontrar algo gracioso. Para mí las matemáticas fueron unas compañeras incómodas y forzosas con las que tuve que lidiar para poder avanzar. Aún lo hago porque por desgracia las derivadas y los logaritmos me siguen a todas partes cuando tengo que hacer cálculos de concentraciones y demás. Pero como dice mi padre, sarna con gusto no pica.
      Paciencia, junto a experiencia y demencia, sustentan la ciencia. Oyeee, esto da para un slogan o algo así, no? jajaja.
      Que tengas un buen sábado, si la Xarxallibres te lo permite.
      Un beso, X ;)

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. Gracias por tus felicitaciones y por tu visita que espero se repita con las próximas entradas sobre ciencia.
      Un saludo

      Eliminar
  13. La sección promete mucho y a buen seguro que vamos a aprender un montón de cosas interesantes y, de paso, a divertirnos. No hace falta, pero de todos modos te deseo mucha suerte en el proyecto :)

    Respecto a lo que nos cuentas de tu vocación-profesión, creo que si soportas todos los inconvenientes de tu trabajo es porque realmente lo disfrutas, ¡y eso no tiene precio!. Creo que si ganaras mucho más e hiceras muchas menos horas en algo que no te gustara tendrías unas pesadillas terribles con tubos de ensayo y matraces conteniendo líquidos de fosforescentes colores :P

    Me encantan las entradas que nos hacen conocer mejor a la persona que hay tras el nick, así que gracias!!

    Un beso y feliz finde, Kirke :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hummm, no sé si llevaría tan mal eso de ganar más y trabajar menos horas aunque sea en algo que no me guste tanto.....
      Cuando trabajé en el hospital llegué a tener un cargo de responsabilidad y aunque en ese momento me quejaba de que no estaba bien remunerado la verdad es que no me podía quejar. En aquel trabajo sí echaba también muchas horas, tenía uno de esos horarios en el que sabes a qué hora entras pero no a cuál vas a salir.
      Quizás tenía un mayor estatus profesional al que hoy poseo pero reconozco que las tareas que hacía no me entusiasmaban tanto como las que ahora hago.
      El que no se contenta es porque no quiere ;)
      Feliz domingo y puente si lo tienes.
      Un beso

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores