3 de diciembre de 2016

Todo esto te daré


    A pesar de no tener buenas experiencias anteriores con la lectura de los premios Planeta me decidí a leer la novela que este año se llevó el galardón.

   El año pasado cometí el grave error de leerme el finalista de 2015, La isla de Alice, pero esa mala experiencia no me impidió que ahora me sumergiera con el primer premio. Y eso que el principio no podía ser peor.

   En La isla de Alice la trama comienza cuando a la protagonista le comunican la muerte de su esposo en un accidente de tráfico y en un lugar donde se supone que no debía estar, resultando que su marido llevaba una doble vida y unas actividades que ella desconocía. Todo esto te daré comienza de manera muy similar; en casa de Manuel aparece una pareja de la Guardia Civil para comunicarle que su esposo, Álvaro, ha muerto en un accidente de coche en la provincia de Lugo, muy alejado de Barcelona, la ciudad en la que se suponía estaba por motivos de negocios.

   Manuel, al igual que Alice, comienza a investigar qué hacía su pareja tan lejos del sitio donde él creía que estaba.

   En este momento de la lectura tuve la desagradable sensación de un “déjà vu”, no me preocupaba lo similar de los comienzos, mi temor se basaba en que aquella primera novela fue un completo desastre y temí que a esta le pasara lo mismo.

   Afortunadamente las similitudes acabaron aquí, aunque esta novela tampoco me acabó de convencer es bastante mejor que la finalista del año pasado. Algo es algo.

   A medio camino entre un thriller y una novela semi-romántica Todo esto te daré cuenta las investigaciones de Manuel para averiguar qué pasó realmente en el accidente de su marido pues las causas de su muerte no están del todo claras. Para ello contará con la aguda de un guardia civil retirado, Nogueira, un personaje algo chusco pero que se convierte en un aliado muy valioso para el protagonista.

   Manuel también quiere saber qué hacía Álvaro en Galicia, y así irá descubriendo muchas cosas que su marido le estuvo ocultando durante su matrimonio. Manuel acabará dándose cuenta de que no sabía nada del pasado de su marido -y eso que llevaban 15 años casados-; un pasado tortuoso y lleno de oscuros secretos. Estos secretos hacen dudar a Manuel de su relación con Álvaro y tambalear un amor que él pensaba idílico.

   Mientras que otras muertes sospechosas salen a la luz, la autora reflexiona sobre las apariencias y los prejuicios sociales. Para ello utiliza un escenario que sabe mucho de esto: la Galicia rural. El servilismo atávico de muchos de sus habitantes hacia los aristócratas que poseen las tierras y  que caracteriza a algunas zonas de esta región es el marco ideal para reflexionar sobre el individualismo y sobre la fuerza de carácter de quien no se pliega a las convenciones.

   Dolores Redondo emplea un lenguaje cuidado aunque en ocasiones adolece de exceso de retórica y es algo almibarado. Y como muestra, aquí van unos cuantos botones:

“Los momentos de tristeza se diluyeron en la plácida invariabilidad de lo cotidiano”
“Sin dejar que la desnudez del alma se convirtiese en pornografía de las emociones”
“La luz que devoraba los estrechos márgenes de la realidad”

   No solo el lenguaje empleado no terminó de convencerme, el desarrollo del argumento y la resolución de los enigmas planteados me pareció algo forzado. Alguna de las situaciones que se plantean están cogidas por los pelos para justificar lo que más adelante se explica, restando a toda la historia credibilidad.

   El final me pareció digno de un telefilm barato de sobremesa dominguera.

   Además, a la novela le sobran páginas. Algunas historias añadidas a la trama principal me parecieron innecesarias y el detalle de algunas explicaciones sobre temas como la vendimia, la recolección de gardenias o el funcionamiento interno de una bodega, solo lastraron una novela ya de por sí densa en cuanto a personajes. Personajes que a mi modo de ver no tienen demasiada profundidad; me he sentido como una espectadora que asiste a todo lo que ocurre desde muy lejos, tanto que no me ha emocionado en ningún momento nada de lo que les ocurre a los protagonistas.

   Dicen que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. Yo no tengo ninguna duda de que pertenezco a la raza humana si a este axioma me refiero cuando de leer premios Planeta se trata. Ya llevo tropezando con esta piedra muchas veces, y lo peor es que estoy segura de que volveré a tropezar. No aprendo.






32 comentarios:

  1. Vaya, y yo que me la quería comprar como auto-regalo de Navidad!
    He leído su trilogía del Baztán y me gustaron las tres novelas. Claro que por aquel entonces no era tan crítico como lo estoy siendo últimamente.
    Leyendo la sinopsis que nos cuentas, a mí también me ha asaltado una sensación de "dejà vu" pero con otra novelas que no he logrado recordar. Lo del Guardia Civil retirado que ayuda en una investigación creo que lo he visto en otro lugar, pero quizá sean imaginaciones mías.
    A mí tampoco me agradan esas frases recargadas y grandilocuentes que, según mi "profe" del taller de escritura, son más propias de escritores novel que quieren hacerse pasar por eruditos con un elevado estilo narrativo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro que se lee fácilmente, así que para pasar un buen rato puede valer, pero creo que el premio Planeta le viene grande. Aunque teniendo en cuenta la calidad de estos premios los últimos años...
      Ese lenguaje ampuloso a mí también me pareció propio de autores en ciernes que quieren impresionar con frases grandilocuentes, por eso no me cuadraba encontrármelo en una escritora tan "asentada" como es Dolores Redondo.
      Un abrazo, Josep.

      Eliminar
  2. Coincidimos plenamente. La prosa que utiliza me ha frenado mucho su lectura y hay unos cuantos capítulos y subtramas que hubiera quitado porque no aportan nada.Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra comprobar que tienes impresiones parecidas a la mía en esta novela.
      Por cierto, he vuelto a tu blog porque no recordaba haber leído tu reseña, ¿no la has publicado aún?
      Besos

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    No lo he leído pero esas frases almibaradas me echan para atrás, junto a todo lo demás.
    A día de hoy , mi Premio Planeta preferido es Con la noche a cuestas, de Manuel Ferrand, que es modernísima, de 1968 para ser exactos, jejee, quizás por eso está bien, porque era un concurso más limpio.
    Un besito y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no recuerdo exactamente qué premios Planeta más antiguos me gustaron más, pero también creo, al igual que tú, que tenían más calidad que los de ahora.
      No sé si el concurso se ha viciado o que el jurado es muy permisivo, el caso es que de unos años a esta parte no hago más que llevarme decepciones con las novelas premiadas.
      Feliz domingo, Gema.

      Eliminar
  4. Pues el caso es que la sinopsis resulta de lo más intrigante y atractiva. Como dice Marigem, algunos Planeta de los años sesenta son mejores que los actuales. Yo leo alguno de vez en cuando, pero los dos que realmente me han gustado no los leí por ser Planeta. "El jinete polaco" lo leípor que de Muñoz Molina yo leo hasta la lista de la compra y "El manuscrito Carmesí" porque la historia de los Nazarís y el final de Granada y de los musulmanes en España, me fascina hace tiempo.
    Y leeré este, seguro, porque no me resisto a saber cuales son los secretos que esconde Álvaro.
    Muy buena tu reseña y muy orientativa, ahora ya, solo se puede decir, decirme a mí misma, "sarna con gusto no pica".
    Un beso querida Kirke.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las dos obras que citas yo también las leí y me gustaron mucho. Así que no todos los premios Planetas son malos.
      En esta ocasión la novela está bien, pero creo que no es para lanzar las campanas al viento. Se lee fácilmente y esos secretos de Álvaro se van desvelando poco a poco y le dan vida a la trama.
      Estoy deseando saber tu opinión sobre esta novela, a ver si tienes las mismas sensaciones o es que yo me he vuelto muy tiquismiquis con los premios Planeta.
      Un besote.

      Eliminar
  5. Hola! Tengo muchas ganas de leerlo porque la trilogía de Baztán me encantó y espero que este también lo haga. Muchas gracias por compartir tu opinión aunque espero que lo de telefilm barato no sea verdad, jeje!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí la trilogía de Baztán fue de más a menos. El primer libro me encantó, el segundo me pareció algo repetitivo y el tercero una tomadura de pelo.
      Ya me contarás qué te parece el final, no entro en detalles para no destripar el argumento pero solo faltó que sonaran violines. A mí no me gustó nada.
      Un saludo, Beatriz.

      Eliminar
  6. Pues pensaba que estaría muy bien escrita por la fama que le ha dado. Pero ya veo que aunque sea Premio Planeta no es muy de tu agrado. No se si me la compraré.
    P.D. Me gustaria que me hicieras una critica de mi novela , pero todavia no me han sacado el libro, estoy en ello. Ya tengo la portada preparada para enviarla, pero como no me la sacará para Navidad , no tengo prisa en publicarla ya que en Enero no es un buen mes para lanzarla,Mejor me espero pasa sacarla en Abril en la fiesta del libro. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que sobre gustos no hay nada escrito pero a mí decepcionó bastante.
      Estaré encantada de leer tu novela, si quieres me la puedes mandar por e-mail.
      No sabía que estabas en el proceso de publicar, me alegro mucho.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Me pasa como a ti, que a veces caigo una y otra vez en la misma piedra, y con los premios Planeta me ha pasado varias veces. No me he leído ninguno que valga la pena en todos los sentidos. Cada vez me gusta más cómo haces las reseñas: son muy completas, analizas muchos aspectos y se convierten así en muy amenas e interesantes. La verdad que las frases que entresacaste son la muestra de una prosa algo pomposa. Muchas gracias, Kirke.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afortunadamente esa prosa pomposa no abunda demasiado a lo largo de la narración, pero cuando aparece es como si te dieran una bofetada, rompe el ritmo y da la sensación de pedantería por parte de la escritora. Al menos eso me pareció a mí.
      No sé si las experiencias pasadas con estos premios me condicionan con las lecturas presentes porque creo que basta con saber que la novela ha sido galardonada ya me pongo a exigir, pero creo que llevarse un premio de tanto prestigio debe ir acompañado de una alta calidad.
      No me enrollo más. Gracias por tus palabras tan amables, Ángeles. En las reseñas procuro ser ante todo sincera y contar lo que la lectura de turno me ha transmitido.
      Un beso grande, guapa.

      Eliminar
  8. La tengo en lista de espera. No he leído nada de Dolores Redondo, pero tu reseña me ha dejado un poco desilusionado de cara a emprender su lectura. Con todo creo que haré como Rosa Berros y la leeré pues tengo ganas de enfrentarme a la prisa de esta escritora. Ya te diré cuando la lea lo que me haya parecido.
    Tu reseña es muy interesante al desvelar esos aspectos que menos te han agradado pues con ello resulta muy orientativa, al menos para mí.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le comento a la propia Rosa, la novela se puede leer bien. Está entretenida y tiene buen ritmo si obviamos las partes accesorias y que añaden páginas sin necesidad.
      A mí me ha desencantado porque, a mi juicio, una obra galardonada con el Planeta debería tener una mayor calidad.
      Me gustará saber qué te parece la novela cuando la leas. Esperaré tu reseña.
      Un beso.

      Eliminar
  9. La trilogía del Baztán fue de mi agrado. Más el primero que los otros dos y en este tenía puestas ciertas expectativas, pero me ha ocurrido como a Juan Carlos. Tu reseña me ha desencantado sobre el libro con lo cual ya veremos si lo leo o no.
    gracias por avisar. Por cierto, los premios planeta no suelen ser obras maravillosas ¡Doy fe! Y para mi quien los premio queda en entredicho.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasó lo mismo con la trilogía del Baztán. Hay mucha diferencia entre el primer libro y los dos siguientes.
      De todas formas Dolores Redondo es una buena escritora, con sus altibajos, como cualquier otro escritor.
      Besos.

      Eliminar
  10. Quise decir : que el buen juicio de quien premia estas obras queda en entredicho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dada la calidad de los últimos premios sí que habría mucho que decir respecto al juicio de quienes valoran las obras candidatas.
      De todas formas, yo siempre me pregunto que a lo peor las otras obras que se presentaron eran peores y tuvieron que elegir la menos mala. Quién sabe.

      Eliminar
  11. Y al hilo de lo que dice Francisco, ¿qué criterios se siguen para otorgar esos premios? ¿alguien lo sabe? yo he leído alguno pero hace tantos años que no recuerdo cuál. De la autora del actual no he leído nada, pero para mí tu opinión va a misa, si bien te he de decir (tal vez porque yo adolezco de ese tipo de prosa), que a mi me gustan esas frases almibaradas o grandilocuentes, como dices.
    Sabido es que sobre gustos no hay nada escrito ;-)

    Tu reseña es justa, como tú, ¡gracias, Kirke! un beso enoooorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Evidentemente, sobre gustos no hay nada escrito. Si a ti te gusta ese tipo de prosa estás en tu derecho, faltaría más. A mí me parece recargada y en una obra de estas características, un thriller de acción, creo que no viene a cuento. Quizás en otro tipo de temática puede que no fuera tan chocante, no sé.
      Cuando tú escribes no detecto tanto retruécano como el que veo en los ejemplos que pongo. Una cosa es escribir sentencias cargadas de poesía y dobles sentidos (como sería tu caso) y otra cosa es lo que en la reseña comento.
      Un besote, compañera.

      Eliminar
  12. Yo también leí la trilogía del Baztán y estoy con Francisco que a mi el que más me gustó fue el primero.
    De momento tengo tanto por leer que no me la apunto, igual más adelante en esas lecturas más ligeras de verano pero de momento no estoy muy convencida.

    Sobre los premios Planeta, yo sufrí una desilusión igual de muy ingenua cuando me enteré que estaban tan amañados que aún antes de escribir ya tienen el premio, eso no me parece bien y no acostumbro a leerlos.
    Un placer leer tu crítica tan sincera.
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía que estuvieran amañados estos premios, pero visto lo visto no me extraña nada. Debería seguir tu ejemplo y no leerlos pero no sé por qué cada año me siento atraída a esos títulos ganadores.
      La novela sí que es propicia para leer en épocas estivales, como una lectura ligera y sin más pretensiones.
      Un besote y feliz lunes, Conxita.

      Eliminar
  13. Nunca me fio de los premios para elegir una lectura. Por lo general, suelen ser ganadoras historias que no me interesan en absoluto.
    Una pena que hayas vuelto a tropezar, pero, como dicen: un tropezón no es caída.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena sentencia esa que dice que un tropezón no es caída, aunque con algunos de estos premios el trompazo fue más que evidente.
      Un saludo, Raúl.

      Eliminar
  14. La verdad es que no se como haces para leer tantos libros tan deprisa, tiene su mérito.
    Me ha llamado la atención en la reseña la referencia que hace la autora al servilismo que caracteriza al rural gallego, un ejemplo de caciquismo en toda regla con cuya exposición estoy de acuerdo y que explica muchos de los males que afectan a nuestra sociedad.
    Por lo demás la trama en principio se presenta atrayente, aunque te encargas de dejar muy claro que tiene sus muchas lagunas. Lo de los premios Planeta y los motivos por los que se otorgan supongo que daría también para escribir un libro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cuestión sobre ese servilismo-dependencia hacia el marqués-cacique de turno en esta novela se trata muy bien. Hace tiempo que no viajo a Galicia (mi familia materna es de allí) pero yo creo que ahora no es tan exagerado como en la novela se muestra. Sí es verdad que algunas familias de "renombre" tienen mucho ascendiente entre la población llana y reciben un respeto basado en el temor que suscitaban en tiempos pasados.
      Mi ritmo de lectura se basa en las horas que empleo en trasladarme a mi lugar de trabajo en el transporte público (no hay mal que por bien no venga).
      Un saludo, Jorge.

      Eliminar
  15. En el fondo es que le acabamos cogiendo cariño a la piedra con la que tropezamos una y otra vez :)

    No leí la famosa trilogía de esta autora, así que tampoco este me atraía mucho, menos aún cuando le dieron el premio Planeta :) Así que me alivia que en parte me confirmes que no iba mal encaminada

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De la trilogía me gustó mucho el primer libro, pero el último nada.
      En cuanto a esta novela se deja leer, pero puede que al ser Premio Planeta yo le exija más cuando, a lo mejor, lo que hay que hacer es exigir menos viendo la calidad de la que hacen gala estos premios últimamente.
      Si no la lees tampoco te pierdes gran cosa.
      Un beso, Ana.

      Eliminar
  16. Me ha encantado la reseña. Por cierto, en Galicia los nobles no tienen prebendas desde hace unos seis o siete siglos. Presentar Galicia como un sitio en donde los asesinatos no se investigan, donde los nobles dominan todo, es un poco vergonzoso. En Galicia está uno de los laboratorios forenses más importantes de España, por ejemplo. Ya de la prosa prefiero no hablar, hay párrafos enteros incomprensibles por almibarados. No entiendo el premio, y tampoco el cambio de estilo literario de la escritora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me resultó algo trasnochado esa forma de presentar la Galicia rural, donde al noble se le tiene en un altar y no se le cuestiona; sí es cierto que en esa parte de España el caciquismo se afianzó fuertemente y alguna rémora aún quede pero no de forma tan exagerada como se nos plantea en la novela. Mi familia materna es gallega y he pasado muchos veranos allí y nunca he visto, ni en mis familiares ni en los vecinos, que fueran tan serviles como en la novela se presentan algunos personajes.
      Es posible que la autora, y por disculparla un poco, haya querido dar a entender que ciertos estamentos (no solo los aristocráticos) tienen influencias y más facilidad para salir impunes de las transgresiones a la ley, pero esto no solo ocurre en Galicia, por desgracia pasa en todo el territorio nacional.
      Ese cambio de estilo literario yo tampoco lo entiendo, pero le ha reportado un Premio Planeta, así que... a la autora le ha venido muy bien. Aunque, en lo que a mí concierne, ha perdido una lectora.
      Un saludo.

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores