26 de diciembre de 2016

Memorias de un sinvergüenza de siete suelas

   En Sevilla, Francisco Valiente acaba de morir. A su velatorio acuden sus amigos y sus enemigos. Acuden a despedirse del más vivo de los sevillanos finalmente muerto.

   Entre los asistentes al velorio se encuentran la esposa y la cuñada del fallecido. La viuda, Morgana, viste de rojo para celebrar el evento y la cuñada, Alma, sufre la pérdida de su gran amor. Entre las dos nos contarán una historia que se remonta a más de treinta años atrás, cuando siendo niñas conocieron a quien las dejaría marcadas para siempre: Francisco.

   Pero no solo ellas serán las narradoras de esta conmovedora historia, el propio finado contará desde el ataúd su vida y sus sentimientos.

   Francisco creció al otro lado del puente, ese que cruza el río que separa los que tienen más de los que no tenían. Él estuvo en la orilla equivocada y siempre soñó con formar parte de la otra, donde los poderosos hacen y deshacen a su antojo. Su anhelo es aún mayor cuando se enamora de Alma, una niña perteneciente a una familia de alcurnia donde los apellidos pesan como una losa y se convierten en un lastre difícil de llevar. 

   Pero Alma es una prisionera de su rango, de todos los adornos y las obligaciones que lleva a cuestas su familia; unas cadenas ajenas que no la permiten elegir: “su vida era una especie de teatro en el que todos los actores sabían su papel de memoria y ni por equivocación osaban cambiar”.

   Cuando Francisco es consciente de que nunca podrá tener a Alma jura convertirse en lo que odia y anhela a partes iguales. Y lo consigue, llega a lo más alto desde lo más bajo, gracias a su encanto, a su físico y a su desmesurada ambición. Le demuestra al mundo que se puede ser grande habiendo nacido ínfimo.

   Consigue la admiración de Sevilla, se rodea de nobles y poderosos que buscan su favor, cientos de bellas mujeres mueren por ser suyas. Consigue todo menos a lo único que desea, a Alma.

   Para estar cerca de su verdadero amor se casa con la hermana del esposo de Alma, con Morgana, una mujer hermosa, deseada por muchos, pero que es despreciada por Francisco, a quien amaba con locura. Ese dolor de saberse rechazada la aniquila y la convierte en esclava del odio. Un odio que la vuelve un ser ruin y despreciable: “Tu odio es tu propio asesino; un parásito hambriento creado por ti del que no puedes huir. Te acompaña todos los segundos de tu vida.”

   Y mientras Alma vive la vida que otros han elegido por ella y Morgana se cuece en su propio resquemor, Francisco se dedica a conquistar a cuantas mujeres se le ponen por delante, tanto mujeres casadas y aburridas, como jovencitas que aún creen en el príncipe azul. Por fastidiar a Morgana adquiere una rara afición: compra un pavo real cada vez que conquista una virgen. Así en su jardín llegan a vivir 5989 de estas aves que se convierten en el símbolo de este sinvergüenza y en la envidia de media ciudad.



   En medio de todas estas historias se encuentra la frustración que nos invade cuando somos conscientes de que hay oportunidades que solo se presentan una vez en la vida y que cuando las dejamos pasar ya no hay vuelta atrás. 

Dejamos pasar lo bueno pensando que todavía vendrá algo mejor… y así vamos… Si por un segundo nos dejaran ver nuestro futuro, cuántas cosas atraparíamos al instante, cuántos aciertos florecerían. Pero nos tocó aprender a base de errores; de darnos contra la pared creyendo encontrar en ella la salida.





   Ángela Becerra, dentro del género del realismo mágico, nos introduce en un mundo fantástico donde todo es posible, incluso que el muerto participe en su propio velatorio. Una historia llena de humor, ternura, reflexiones sobre las oportunidades perdidas, escenas de sexo contadas sin tapujos pero sin caer en la obscenidad. Y sobre todo una historia muy, pero que muy bien escrita.








23 comentarios:

  1. Uf, parece un poco culebrón la historia, quizá por eso no me atraiga mucho, o será que esos amores y esas conductas tremebundas hoy me son lejanas. Sin embargo, como te gustó, puede que le dé alguna oportunidad, aunque no me atraiga nada el argumento. Un beso, Kirke (y felices fiestas, que creo que no te he felicitado).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La novela nada tiene que ver con un culebrón, al menos yo no lo percibí así, lo que me hace pensar que hice mal la reseña si esa es la idea que has tenido. Mira que lo siento.
      La novela está llena de ternura, de humor y el perfil de los personajes está muy bien definido, cada uno actúa movido por las circunstancias.
      Además Ángela Becerra escribe muy bien.
      Felices Fiestas también para ti, Ángeles.
      Un beso enorme.

      Eliminar
    2. No creo, Kirke, que hayas hecho mal la reseña, seguramente yo malinterpreté el argumento. La busco, ya que dices que es muy buena, y ya te diré o la comento en mi blog, si me veo con ganas. Un abrazo.

      Eliminar
    3. Uf, Kirke, la busqué ayer, comencé a leerla y no pude pasar del capítulo 15. Estructura cada uno de los capítulos como resúmenes aburridos en los que apenas hay situaciones. Sí reflexiones repetitivas y vacías y lenguaje grandilocuente: “Sobre sus cabellos caracoleados reverberaba un halo azul que lo separaba del mundo." Curiosamente los combina con tópicos impropios de una escritora original : "la venganza es un plato que se sirve frío ". Es una frase muy manida y como estas hay una cuantas. Creo que es un libro escrito para lucimiento de la autora y no al servicio de la historia. Las narraciones internas de los personajes son todas del mismo tipo, como si tuvieran la misma manera de ser. Bueno, a la altura del capítulo 15 sentí que perdía el tiempo porque no había forma de que me interesara.
      No obstante, Kirke, pese a discrepar, te agradezco mucho la recomendación. Me ha sido muy útil.
      Un abrazo, preciosa.

      Eliminar
    4. Ya sabes que para gustos están los colores, Ángeles. Lamento que movida por mi reseña hayas decido comprar un libro que no te gustó.
      Puede que algunas expresiones no sean originales pero a mí la sintaxis y la forma de narrar de Ángela Becerra me gusta. Utiliza un realismo mágico muy sutil y algunas escenas las describe con humor, algo que a mí me agrada.
      Cada personaje está encerrado en su propia amargura, quizás eso les hace repetitivos? No sé, a mí me resultó muy amena la historia y disfruté mucho.
      En vista del resultado tan dispar que hemos tenido con esta novela puede que tenga que recomendarte algunas de las novelas que me gustaron poco... es broooma. Ya sabes que en otros libros sí que hemos coincidido a la hora de valorarlos (Cinco esquinas, La ridícula idea de no volver a verte).
      Un besote.

      Eliminar
  2. Como me gustan tus reseñas, esta muy bien.
    Entre reflexiones como las oportunidades que se dejan escapar y todo lo narrado en lo que transcurre la novela me la apunto para darle una oportunidad, de modo que la anoto a mi larga lista, que no alcanza ya que no llego jeje, en fin, ahora ando con una de Lorenzo Silva y la tengo a la mitad, de modo que en cuanto acabe veré por donde sigo, ains, nunca tengo suficiente tiempo para alcanzar todo lo bueno que hay por leer. Por cierto jorge me pidió un libro por Reyes y se lo regale ayer y yo superfeliz de que le encante leer desde bien pequeño, ains. Besos TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo de tener tanta lectura pendiente es no dar abasto y querer leer más de lo que somos capaces, jajaja.
      Esta novela es muy buena y merece la pena tenerla en cuenta.
      Un beso, Tere.

      Eliminar
  3. Hola! No conocía el libro pero la verdad es que creo que no es mi estilo así que no creo que lo lea. Me alegra ver que lo has disfrutado tanto! Excelente reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Beatriz. Si la temática no es de tu gusto, qué se le va a hacer. Otra vez será.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Hola. Pues yo soy muy de realismo mágico, apuntada totalmente, aunque el problema es ¡¡¡¡cuando!!!!!
    Besos y felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La autora es de Colombia y empiezo a pensar que los que nacen allí y escriben ya llevan en el genoma lo del realismo mágico. Aunque la acción se desarrolla en Sevilla hay escenas que me hicieron recordar al Macondo de don Gabriel.
      Si te gusta ese estilo literario esta novela te agradará, aunque no es tan exagerada como Cien años de soledad.
      Un beso, Gema, y felices fiestas.

      Eliminar
  5. Tengo apuntados como leídos tres libros de Ángela Becerra y no sabría decir de qué trata ninguno de ellos. Bien es verdad que fue en los años 2006 y 2009. Me debió de gustar porque tripití.
    Este tiene muy buena pinta. Ya está apuntado, aunque para este año quería hacer disminuir la lista, no aumentarla, pero ante tan estupenda y tentadora reseña...
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De esta autora he leído esta novela que presento (por cierto no he puesto en la reseña que esta es la segunda lectura, leí por primera vez el libro cuando se publicó, hace unos tres años) y además "Ella que todo lo tuvo" pero no me gustó tanto, me pareció muy triste aunque igual de bien escrita.
      Si pretendes disminuir la lista de lecturas pendientes creo que deberías plantearte no visitar algunos blogs, jajaja.
      Un besote.

      Eliminar
  6. Pues nada, no la dejaré escapar. A ver si puedo leerla en breve porque mi lista de pendientes no mengua nunca :(
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es de agradecer que nos presenten nuevas lecturas que desconocíamos pero cuando se tienen tantas ya esperando, a veces, agobia un poco.
      Espero que le encuentres un hueco, creo que te puede gustar mucho.
      Un besote, guapa.

      Eliminar
  7. Y, una vida como la de este Francisco debe ser recordada por muchos de miles de maneras, pero sus mujeres deben saber muy bien de lo que hablan.
    Pinta ser una lectura entretenida.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que el tal Francisco era un sinvergüenza muy salado. A mí sí me resultó una lectura muy entretenida, pero eso está en los gustos. A Ángeles, en cambio, no le gustó nada. Esas cosas pueden pasar.
      Un saludo.

      Eliminar
  8. Siempre he dicho que tienes un don especial para hacer que una reseña literaria nos atrape hasta tal punto que sintamos deseos de leer la novela que, por otra parte, parece de buen leer y disfrutar. Sinvergüenza lo era ese Francisco, pero no sólo por mujeriego sino por casarse con quien no amaba, haciéndola sufrir por ello y convirtiéndola en un ser odioso.
    Con los comentarios que se hacen de un difunto en un velatorio podrían escribirse muchas novelas, jeje
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los comentarios sobre un difunto en un velatorio pueden ser muy sustanciosos pero imagínate que el propio muerto está escuchándolos, eso ya es para sacarle aún más jugo.
      Cuando un libro me gusta supongo que es inevitable plasmar el entusiasmo en la reseña, quizás debería sujetarme un poco y no dejar traslucir demasiado ese entusiasmo porque puede dar lugar decepciones.
      Un abrazo, Josep.

      Eliminar
  9. Así a primera vista pareciera que la autora tira de situaciones un tanto manidas (hombre ambicioso que desea llegar a lo alto de la sociedad, boda con una mujer a la que no ama por estar cerca de aquella por la que suspira...) pero debo decir que presentas la reseña de un modo atractivo para el lector. ¿Por cierto no se habrá pasado la autora con los pavos reales? salen 16 años y medio a virgen por día! Un abrazo y feliz año!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede que el argumento no sea demasiado original pero a mí la forma de contarlo, incluyendo cierto tono irónico, me gustó.
      La autora con la excusa del realismo mágico aprovecha para insertar situaciones de lo más absurdas, como ese número desmedido de pavos reales.
      Gracias por el comentario, Jorge, y feliz año también para ti.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Hola Kirke,
    Lo cierto es que no soy mucho de realismo mágico pero la manera en que lo cuentas me ha llamado la atención, supongo por ese punto de humor al hacer participar al muerto. Así que la he apuntado para leerla, ya te contaré.
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El realismo mágico que en esta novela hay es muy tenue así que apenas tendrás problema.
      A mí es un género que no termina de convencerme, aunque en los casos de García Márquez o Isabel Allende es una maravilla.
      Hay bastantes situaciones irónicas donde el humor aparece también tenuemente pero con su punto gracioso.
      Un besote, Conxita.

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores