21 de mayo de 2016

El gran Gatsby


Reseña perteneciente a la sección Alalimón

El gran Gatsby escrita por Francis Scott Fitzgerald
El gran Gatsby dirigida por Baz Luhrmann (Reseña de Chelo)

   Jay Gatsby es un triunfador, un millonario que derrocha su dinero y su simpatía a partes iguales en fastuosas fiestas donde se reúne lo más granado de la sociedad neoyorquina de los felices años veinte.  Gatsby muestra una imagen enigmática y oscura que se presta a distintas conjeturas y ninguna agradable. Unos piensan que es un espía alemán, otros que un asesino y la mayoría creen que su fortuna tiene un origen ilícito.
   En el mundo surgido de la Primera Guerra Mundial la especulación y la corrupción son los mejores métodos para ganar fácilmente mucho dinero. La felicidad de los años veinte se manifestaba en interminables fiestas, con champagne, música y la insensatez propia de los que no tienen de qué preocuparse en lo tocante al dinero. Hijos de acaudalados empresarios, herederos de grandes fortunas viven en una burbuja de confort, completamente ajenos a la realidad.


   A este extracto social pertenece Daisy Buchanan: “Daisy era joven y su mundo artificial olía a orquídeas, a agradable y alegre esnobismo, a orquestas que marcaban los ritmos del año, fundiendo en nuevas melodías la tristeza y la fascinación de la vida”, “resplandeciente como la plata, orgullosa y a salvo, por encima de las agrias luchas de los pobres”. Lo que hoy en día llamaríamos ‘una niñata’. Esta mujer, superficial e insulsa hasta la exasperación, ha conquistado el corazón del exitoso Gatsby. 

   Daisy está casada con Tom Buchanan, un jugador de fútbol  muy, muy rico, que posee un cuerpo atlético y es arrogante y despreciativo con todos los que le rodean.  Tom y Daisy se han encontrado con todo hecho, todo lo que poseen lo han heredado de su familia y viven de la riqueza generada por sus antepasados. Pertenecen a una clase social que les proporciona inmunidad. 

Destrozaban cosas y personas y luego se refugiaban detrás de su dinero o de su inmensa desconsideración, o de lo que los unía, fuera lo que fuera, y dejaban que otros limpiaran la suciedad que ellos dejaban”.

   En cambio Gatsby se ha hecho a sí mismo. Partió de cero pero su ambición y entusiasmo le hicieron triunfar. Es “abrumadoramente consciente de la juventud y el misterio que la riqueza encierra y preserva, de la lozanía que da un buen vestuario”. Sabe que el dinero tapa defectos y calla los rumores, al menos mientras corra el champagne y suene la música. 


   Gatsby se nos presenta enigmático y para mí muy atractivo. Un atractivo doble pues no puedo desligar la imagen de este personaje con la del actor de una de las películas que versionaron la novela, la que tenía como protagonista a Robert Redford. Con ese aura de misterio y con esa planta la seducción está asegurada.

   A través de un personaje secundario que hace de narrador, Nick Carraway, Scott Fitzgerald nos hace un fantástico análisis de la sociedad estadounidense de aquellos años (posiblemente válido para cualquier otra época). 

   En el ejemplar que he leído viene un epílogo titulado “Los espejos de Gatsby”. El firmante, Justo Navarro, hace un buen análisis de la obra. No suelo leer los anexos, ya sea en forma de prólogos o epílogos, escritos por autores diferentes del escritor de la novela en cuestión. No me gusta que me interpreten lo que voy a leer o lo que he leído. En este caso hice una excepción.

   En dicho epílogo se llega a decir que Gatsby representa el mito del hombre de las ciudades, “ese a quien conocemos un día por casualidad y nunca sabremos quién es exactamente ni de dónde ha salido”. También se dice que es un héroe de tragedia “los mismos pasos que da hacia su plenitud y su felicidad lo llevan a la destrucción”. Y, sin ánimo de destripar el argumento, se da un simbolismo católico al final que tienen algunos personajes, pues católica era la religión de Scott Fitzgerald. Ver un paralelismo simbológico entre una piscina y una pila bautismal es algo que a mí no se me hubiera ocurrido ni harta de vino. Por cosas como estas no me gusta leer los prólogos o los epílogos de escritores ajenos a la novela.

   Yo todo esto que se cuenta en el epílogo no lo he captado. Para mí, además de la crítica a la sociedad pudiente/cínica norteamericana, la novela es una historia de amor. Un amor imposible, un amor desequilibrado donde uno lo da todo y el otro sólo se deja querer y ante la menor dificultad se acobarda y deja de luchar. 

   Una historia de amor como muchas otras, donde no siempre gana quien más se lo merece. 



Kirke  



32 comentarios:

  1. Sensacional reseña. Tú sabes expresar las ideas que me vienen a la cabeza y que, a veces, no sé plasmar tan bien. Has ido al meollo del argumento, dejando en suspense ese final. Las dos aludimos (y coincidimos) en ese 'atractivo' de Gatsby, que como dices, se hace a sí mismo, así como en la alusión a la piscina. Es un elemento tan tan...que era imposible eludirlo.
    También me pareció una niñata Daisy, y la has reflejado tal cual. Es el vivo ejemplo de como, tras una apariencia inocente, se esconde un alma que no lo es tanto.
    Me hubiera gustado ver la versión de Robert Redford,pues siempre fue uno de mis actores favoritos.

    Repito, Kirke, sensacional. Y las imágenes también. Y no veas cuánto disfruto colaborando contigo, es todo tan fácil, además de divertido...¡bendita idea ésta del Alalimón!

    ¡Un besazo enorme, encanto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que película y libro no difieren demasiado en la historia pues tanto los personajes como la historia nos han impactado de forma similar. Eso y que tenemos gustos y puntos de vista parecidos, claro.
      Ya sabes que disfruto mucho colaborando contigo y que la puesta en escena de esta sección es muy divertida.
      Algún día deberíamos hacer una especie de making-of' de nuestro Alalimón y contar las anécdotas que nos ocurren cuando vamos a colgar las entradas a la vez.
      Un besote grande, compañera.

      Eliminar
  2. Como le he comentado a Chelo, la adaptación cinematográfica no me gustó mucho. De ahí que no crea que vaya a leer el libro. Por cierto, me encanta esta sección de vuestros blogs. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro no es muy extenso y se lee bastante bien. Lo mismo no se te hace tan pesado como la película.
      Un besote.

      Eliminar
  3. Nunca me atrajo la película por lo que dejaban traslucir los trailers y la imagen del "guaperas" Redford, un actor que nunca me ha acabado de convencer. Seguramente me dejé llevar por un cierto prejuicio. Igual me ocurre con las películas tipo Wall Street. La lucha por el poder, retrato del ganador y del perdedor en la sociedad norteamericana, ya sea para ganar dinero o disputarse el amor de una mujer. No sé, me parecen estereotipos muy trillados y un tanto caducos.
    Pero debo reconocer que si hubiera leído una sinopsis escrita de tu puño y letra, me hubiera atraído lo suficiente como para caer en la tentación de ir a verla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que en Norteamérica tienen a gala eso del triunfador hecho a sí mismo, pero el retrato que se hace aquí de los potentados de los años veinte es demoledor. Las clases altas tienen en muy baja estima a quien procede de un estrato inferior por mucho dinero que tenga y por mucho que se lo haya ganado sin la ayuda de nadie. Al final tienen los mismos prejuicios que la 'rancia' Europa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola!!!!! Ya he comentado en el blog de Chelo y ahora vengo corriendo.
    Me encanta esta obra y la has descrito fenomenal, además de estar llena de críticas a la sociedad de entonces es una historia de amor, un amor difícil e imposible.
    Un besín y me ha gustado mucho la reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me parece que lo que prima sobre todo es la historia de amor entre Jay y Daisy, una relación completamente desequilibrada pues el pobre Jay pone todo de su parte y la señoritinga sólo se deja querer. Creo que se está notando mucho que el personaje de Daisy me cae fatal, ¿no?
      Un besote.

      Eliminar
  5. Hola:
    En cuanto escriba el comentario iré a leer la reseña de Chelo.
    A mí la novela siempre me ha gustado y de las películas la de Robert Redfort y la de Di Caprio. El personaje de Gatsby es interesante pues intenta escapar cotas que por origen están fuera de su alcance. Su caso es el del tradicional hombre pobre que se va a la guerra para atesorar riquezas que le permitan casarse con la bella; lo que le sucede a Gatsby es que se le ve algo patético por ignorar lois códigos de la clase a la que quiere emular para lograr a Daisy.
    Este tipo de sociedad americana años 20 con todo lo que conlleva (jazz, autos, fiestas, glamour...) siempre me ha atraído aunque es evidente que se apoya sobre la pobreza de los más, y aquí, a ese grupo, pertenece Gatsby.
    Me voy a ver a Chelo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le he comentado a Josep, en EEUU presumen de valorar el talento por encima de todo, pero son tan clasistas como el que más. Gatsby procede de una clase inferior y la clase alta no le acepta; se beben su champagne y disfrutan de su hospitalidad pero no es uno de los suyos. Por mucho que Gatsby se gaste el dinero nunca pertenecerá a los ricos.
      Un beso, Juan Carlos

      Eliminar
  6. Hola! No sabía que la película tenía una novela... jajajaja! No se si la leeré, ni si veré la película, la verdad es que no me llama mucho. Me alegra que te haya gustado.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta es de las pocas ocasiones en que vi primero la película y luego leí el libro.
      Un saludo

      Eliminar
  7. Buena reseña tocando todos los puntos esenciales del libro. Creo que siguen vigentes algunos de los temas que en él se tocan.
    Me quedo con tus letras finales que me han gustado mucho "una historia de amor como muchas otras, donde no siempre gana quien más se lo merece", buen resumen,
    Yo lo leí hace bastantes años y ahora lo tengo preparado en el ebook para comenzar una nueva lectura.

    Buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí la historia de amor tan mal balanceada me indignó un poco, porque hay tanta diferencia entre Jay y Daisy que el resultado no podía ser justo.
      Espero que disfrutes con tu segunda lectura. Ya me contarás.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Excelente reseña, sinceramente me has dejado sin palabras. Retratas tan bien esta historia que sólo me dan ganas de correr a leerlo. Vi la película por curiosidad porque aunque esta historia siempre me ha llamado la atención, nunca me he propuesto leerla. La verdad la película me gusto y tu reseña fue el toque final para leerla lo más pronto posible.

    Besos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si has visto primero la película, supongo que te ocurrirá como a mí, al leer el libro algunas cosas no te las imaginarás, simplemente las verás como en el filme.
      En cualquier caso el libro está muy bien.
      Espero que disfrutes de la lectura.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Novela genial, ¿verdad? Esos ricachos viviendo una vida estéril y utilizando a los demás para su propio disfrute: la amante del marido, el dueño de la gasolinera, el propio Gatsby. Todos víctimas de ese mundo banal y estúpido que no entienden, pero que los arrastra y los destruye. Y sabía mucho el autor de lo que hablaba porque él pertenecía a ese mundo.
    Muy buena la reseña, Kirke. Volveré a leer el libro porque hace ya mucho que lo leí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te soy sincera, esa destrucción a la que están abocados los personajes por su futilidad, la tienen más que merecida.
      El comportamiento casi infantil de esos 'niñatos' es absurdo y sólo puede darse en inconscientes caprichosos. Con estas 'virtudes' el destino que les espera me preocupa más bien poco.
      Ya me dirás si el libro te gusta tanto como la primera vez.
      Un besote, amiga

      Eliminar
    2. Me refiero a la destrucción de los que no son de su clase, pero a los que usan para su diversión. La amante del marido de Dais, el propio marido, Gatsby...
      A los ricachos, realmente, no les pasa nunca nada y tampoco a mí me importa su destino.
      Un beso.

      Eliminar
    3. Entonces estamos totalmente de acuerdo. El egoísmo de esos caprichosos y consentidos ricachos siempre lo acaban pagando los más indefensos y débiles.
      Nada nuevo bajo el sol.
      Besos

      Eliminar
  10. Estupenda reseña, Kirke. Me hiciste recordar el libro. Me lo leí hace años y me gustó muchísimo. La última versión cinematográfica no me pareció que estuviera a la altura del libro. Pero bueno, admito la licencia para recrear e intentar emular lo que es casi perfecto. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro tiene el estilo característico de Scott Fitzgerald, así que es un placer asegurado y no me extraña que te gustara.
      En cuanto a las películas, yo sólo vi la de Robert Redford y me gustó mucho. La de Di Caprio creo que es más larga y supongo que al ser más moderna tendrá escenas más logradas; en cualquier caso la veré porque con la reseña de Chelo se ha despertado mi curiosidad.
      Gracias por tu visita y tus palabras, Ángeles.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Muy buen trabajo, Kirke. Quien estudia literatura norteamericana debe aproximarse a ella a través del Gatsby, emblema de lo que se ha dado en llamar "el sueño americano". Coincido contigo en que el Gatsby es, principalmente, una historia de amor que se ha hecho emblemática.

    Un beso!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese 'sueño americano' creo que hace aguas por muchas partes si prestamos atención a la crítica que hace Scott Fitzgerald.
      Ya he comentado anteriormente que en EEUU se valora mucho el hombre que se hace a sí mismo pero el clasismo existe igualmente y al final cuenta el 'pedigrí' más que el valor intrínseco de una persona.

      Eliminar
  12. Excelente reseña, Kirke. Lo de la piscina-pila bautismal del prólogo es rizar un poco el rizo, creo, jeje. La verdad es que contemplar a estos ricos manipuladores y cínicos derrochando el dinero da bastante grima, sobre todo porque es extrapolable a las clases altas actuales, que gastan millones en un tan lujo supérfluo. Coincido en que la historia de amor que se cuenta es otro de los valores seguros de esta novela, sin duda, un clásico ineludible.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El derroche a mí siempre me ha parecido estéril, no sé si será porque no me sobra el dinero, pero eso de tirarlo o malgastarlo me desagrada mucho.
      La inconsciencia de algunos en los años veinte si se analiza bien no tiene ningún sentido.
      Lo de la pila bautismal a mí me dejó alucinada. Ni en mil años que me hubiera tirado pensando en el tema hubiera llegado a la misma conclusión.
      Un abrazo, Gerardo.

      Eliminar
  13. Repito la frase que le dejé a Chelo en su blog: "Me da grima esta historia" y al igual que me he resistido a ver la película, algo que haré después de la reseña de nuestra amiga, aunque solamente sea para saber de que estáis hablando.
    Con eso transijo, pero el libro es otra historia, y por ahí no paso. Bastante tenemos que aguantar los pobres con los actuales ricos como para que no lo refresques con este tipo de historias, que en ningún momento dudo estén bien escritas y producidas.
    Agradecido por tu reseña. Y me quedo con la frase:" destrozaban cosas y dinero y después se escondían detrás de su dinero...." eso es a lo que me refiero con el malestar que me origina esta historia de ricos y niñatos
    Besos Kirke

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se podría decir que en ese aspecto, el de que los ricos siempre se salen con la suya, esta novela es real como la vida misma.
      En los años veinte, antes y después, el dinero tapa todo: conciencias, denuncias, injusticias. Así ha sido siempre y me temo que será así por mucho tiempo más.
      Desde luego si la lectura te va a enfadar no leas el libro. Para lecturas indignantes ya están los periódicos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Una estupenda reseña, Kirke. La historia en sí la conozco por la peli y por el libro, y aunque no es que me encante porque me parece triste en muchos sentidos, le reconozco el mérito de reflejar con exactitud a un sector de la sociedad de la época (puede que de todas las épocas, como tú decías antes en otro comentario). Creo que casi todos son víctima de algo en la novela, aunque no precisamente inocentes.

    El tema del paralelismo entre una piscina y la pila bautismal yo tampoco lo veo, la verdad, pero supongo que puestos a buscarle tres pies al gato siempre se encuentra algo.

    Gracias por un trabajo tan bien hecho :)

    Besos y feliz comienzo de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El final a mí me entristeció porque a pesar de que todos tienen su parte de culpa y ninguno es completamente inocente, parece que siempre pagan los mismos o que siempre son los mismos los que se libran de saldar cuentas.
      Un beso y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  15. Apenas vi la película y no sabía que estaba basada en una novela, la cual dan ganas de leer gracias a tu contagiosa reseña, que, como dice Chelo, la manejás con maestría para atrapar a tus seguidores.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro se lee muy bien, no es demasiado extenso.
      Me gustó la historia aunque en ciertos momentos me crispó que alguien tan listo como Gatsby, que amasó una gran fortuna desde la más absoluta pobreza, se enamorara de una consentida e insulsa caprichosa como Daisy. Pero el amor es ciego y, la mayoría de las veces, también estúpido. Qué se le va a hacer.
      Un saludo.

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores