14 de marzo de 2016

La comunicación y el rigor informativo


   Quizás sea porque estoy leyendo la última novela de Vargas Llosa que trata sobre periodismo amarillo, quizás sea porque tengo que leer tres periódicos distintos para hacerme una idea real de lo que pasa en el mundo o quizás porque ando yo un poco filosófica, el caso es que llevo unos días dándole vueltas a lo importante que son las formas a la hora de contar algo, especialmente una noticia.

   Los que nos gusta leer, y ya de paso escribir, sabemos que la manera de relatar una historia es muy importante. El argumento de una novela puede ser apasionante, pero si la forma de narrarlo es mala se va al garete y el libro no gusta. En cambio, a la inversa, una historia mediocre puede convertirse en una lectura muy agradable si nos la presentan con una estupenda redacción. Qué importante es la forma, cuando a priori uno podría pensar que lo que realmente importa es el contenido. 

   En el caso de una noticia está claro que el contenido se presenta muy distinto según la forma que se utilice para mostrarlo.

  Hace meses vi un reportaje, insertado en un noticiario, donde se contaba que una universidad extranjera había hecho un estudio sobre los microorganismos que se solían encontrar en nuestros teléfonos táctiles. Se hizo un recuento y se vio que “había más bacterias por centímetro cuadrado en uno de estos teléfonos que en un inodoro” (sic). Dicho así, y sin especificar si el inodoro estaba limpio o sucio, uno se lleva las manos a la cabeza y lo primero que piensa es en volver a utilizar el teléfono de casa, el de las teclas, y olvidarse del whatsapp para siempre.

   No sé cuántas bacterias habrá en un teléfono móvil táctil ni, por supuesto, cuántas hay en un retrete; nunca se me ocurrió contarlas. Supongo que ese estudio universitario estará bien hecho. Lo único que no se hizo bien, con seguridad, es la forma de dar la noticia; al periodista “se le olvidó” un detalle: puede que el número de bacterias presentes sea mayor en un smartphone pero no son las mismas que las que se encuentran en un sanitario. Ese pequeño detalle implica que no nos infectemos por usar uno de esos aparatos y sí que podamos enfermar gravemente si no cumplimos unas mínimas normas de higiene al acudir al excusado.

   Hace unos meses la OMS emitió un informe sobre la carne roja y procesada alertando de su posible implicación en la aparición de algunos tipos de cáncer. Determinados periodistas llegaron a decir auténticas barbaridades como “las salchichas son tan peligrosas como el tabaco o el amianto”. No me pararé a replicar estos comentarios porque ya me despaché a gusto sobre el tema en su día (La OMS y sus informes). Ya aprovecho para informar a los que siguieron mis elucubraciones que una servidora contestó adecuadamente a dicho informe con un artículo publicado en una revista científica.

   A lo que voy es por qué ocurren cosas así. La noticia real, el contenido, se distorsiona gravemente por culpa de la forma, de la manera de contarlo. Cuando esto ocurre ¿es algo intencionado o simple torpeza del informador que no se informa adecuadamente? (valga la redundancia). ¿Se esconden intereses oscuros detrás de estas distorsiones o es una muestra más de la mediocridad que nos rodea? 

   Supongo que cuando la noticia versa sobre política o sobre deporte la intencionalidad se puede entender. Cada periodista toma partido por una u otra facción (léase partido político, equipo de fútbol), aunque si el medio donde se transmite la noticia no es un foro de debate la imparcialidad debería estar por encima de gustos y preferencias. Digo yo.

   Pero cuando la noticia trata de temas “neutros” como, por ejemplo, un avance científico ¿a qué viene contarlo mal? ¿Se busca confundir al público y/o alarmarlo innecesariamente? Yo misma he llegado a dudar de cosas aprendidas en mi carrera al oír algunas cosas explicadas por el reportero dicharachero encargado de hacer un reportaje sobre algún descubrimiento científico. Ahora me viene a la mente que a Einstein, poco después de enunciar su Teoría de la Relatividad, le entrevistó el encargado de la sección de golf de un prestigioso periódico americano. Si ya partimos de esa base…

   Creo que el periodismo además de velar por el anonimato y la confidencialidad de sus fuentes debería velar también por la ética de sus periodistas. Debería preocuparse de la veracidad de lo que cuenta y si lo que cuenta es inventado se debería crear en los periódicos (en los noticiarios) una sección que se llame “Relatos y otros Cuentos”. Viendo el poco rigor que se gastan en casi todas las noticias ese título a lo mejor lo deberían poner en primera plana. 


Kirke  


25 comentarios:

  1. ¡Qué buen post, Kirke! Seré sincera y te diré que me ha traicionado el subconsciente y en lugar de escribir "post" había escrito artículo. En realidad, lo es, digno de cualquier publicación que se precie.
    En mi opinión, detrás de muchas de las noticias que leemos casi siempre hay intereses ocultos, mensajes subliminales, intenciones paralelas, propósito de manipular en una u otra dirección...Es trabajo nuestro saber quitar la paja del trigo, aunque considero que según de lo que se trate es dificilísimo, porque no somos entendidos en todo.

    En conclusión, que el rigor también puede ser "desinformativo".

    Me ha parecido interesantísimo, así que ¡gracias por la información y por tu rigor! ;-)

    Kisses!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón en todo lo que cuentas y especialmente cuando dices que como no somos entendidos en todo es complicado saber cuándo nos están engañando. Con los temas de ciencia yo puedo dilucidar qué cuentan mal (según qué temas de ciencia) pero si me hablan de leyes, por ejemplo, como no tengo ni idea me pueden contar lo que quieran que me lo tengo que creer.
      Estamos vendidos.
      Gracias por tus palabras, Chelo.
      Un beso de martes.

      Eliminar
  2. Estupenda entrada, suscribo todo lo que dices. Pienso que es por dos razones: la primera, conseguir un titular atrayente que haga al lector hacer clic (y de ahí los ingresos derivados, por publicidad, etc.). Si el titular es científicamente riguroso, lo leeran solo los interesados. Si es sensacionalista, será viral. Esta es una lacra del periodismo actual que no eran tan común hace diez años. Lo digo porque entonces coleccionaba recortes y es un verdadero placer volver a leerlos, por su veracidad.

    Y en segundo lugar, los diarios tienen cada vez menos margen de ganancia y por tanto, pagan menos a los periodistas, quieren la información más rápido y no están dispuestos a recurrir (y retribuir) a un experto por lo que puede hacer un becario gratis (con todos mis respetos por el becario). El resultado es que tenemos un periodismo cada vez menos profesional.

    En fin, es mi opinión.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final, por un motivo u otro, la culpa la tiene el vil metal.
      En algunos casos, yo también pienso que las prisas por ser el primero en dar una noticia y colgarse la medalla de la primicia hacen que no se detengan a contrastar datos y se cuenten barbaridades.
      Siempre ha habido partidismo en los medios de comunicación, pero yo también creo que últimamente es descarada la parcialidad de la que hacen gala.
      Interesante opinión la tuya, Gerardo, gracias.

      Eliminar
  3. hola Kirke, te cuento que ya apenas hago eco de noticias desde que me enteré que del 100% de la noticia, una parte (no recuerdo cantidades) es falsa, otra es sensacionalismo, otra morbo, otra complicidad (política por lo general) quedaba poquísimo que era VERDAD!! me quedé patitiesa. Así que soy una excéptica en cuanto a las NO-TICIAS. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pena que todo se venda y que todo esté sujeto a los intereses de unos cuantos. Esto se puede aplicar a cualquier sector de la sociedad pero cuando de los medios de información se trata es muy grave, porque el saber qué ocurre es importante para que el público luego sepa qué hacer y si ya partimos de una información errónea....
      Un beso.

      Eliminar
  4. Generalmente los medios pertenecen a grandes corporaciones y al momento de la emisiòn de la noticia se contamina porque muchas veces hay intenciones ocultas de favorecer a una parte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los medios siempre han estado del lado de quien les mantiene pero mi extrañeza es cuando hablan de temas que, en principio, no reportan beneficios en ningún sentido se dé la noticia como se dé. Probablemente en esos casos se deba, como apuntaba Gerardo, a falta de fondos para recurrir a expertos o a un ansia de dar titulares llamativos.
      Qué pena.

      Eliminar
  5. Hola! Excelente post. Si que es verdad que las noticias cada cual las cuenta como le parece. Yo siempre digo que por muy objetivo que se sea en una noticia siempre hay una parte subjetiva porque cada uno piensa de una manera y eso se nota al transmitir los mensajes. Si que es verdad que si la noticia es un avance científico se cuente mal, pero el problema es que según de lo que están hablando como no lo entienden tampoco lo saben explicar.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es la cuestión, que muchas veces los periodistas no saben de lo que están hablando y así les va (así nos va). En ese aspecto les falta un poquito de profesionalidad para documentarse algo y al menos ubicarse en el tema que tienen que tratar.
      Un abrazo, Beatriz

      Eliminar
  6. No puedo estar más de acuerdo contigo, Kirke. Que la gente difunda por internet toda clase de disparates y hoax está mal, pero tiene un pase. Igual es desconocimiento, igual son ganas de guasa o igual es mala intención, pero cuando eso mismo lo hace un periodista, la cosa cambia mucho. Se suponen que son profesionales de la información y que tienen un código ético, no?

    Hace muchos años, en la Universidad, tuvimos una movida en día de examen. Resulta que el aula reservada por los delegados de curso para dicho examen no era lo suficientemente grande. El catedrático, que tendría un mal día, montó en cólera al ver que no cabíamos todos y no aceptó ninguna de las soluciones que le propusimos. Eran exámenes finales y no había muchas más fechas libres, con lo que un aplazamiento no era tarea fácil. Nos echó a todos a la calle y quedó pendiente dicho examen. A la mañana siguiente pude leer en el periódico que los alumnos de cuarto de ese año habíamos recibido un aprobado general sin necesidad de examen por gracia del catedrático de la asignatura. ¿¿¿Mandeeeee??? Después de aquello he tenido muy claro siempre que de lo que uno lee en un peródico puedes hacer bien poco caso...

    Una reflexión genial y yo diría que también muy necesaria.

    Un beso "contrastado" :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿De dónde sacaría "el periodista" esa información sobre el aprobado general? ¿A quién preguntó, si es que lo hizo? Una noticia aparentemente "fácil" de dar y lo hace mal. Con lo que cuentas no es de extrañar que cuando se trata de informaciones más complicadas no den ni una.
      De todas formas, como tú bien comentas, un profesional debe estar a un nivel superior, todos debemos ser rigurosos al verter noticias, pero el que (se supone) está formado para estos menesteres debe dar muestras de su preparación.
      Un besote, Julia.

      Eliminar
  7. La manipulación periodística es inherente al oficio a pesar de que constantemente los medios pregonen su 'independencia' (¡dime de lo que presumes, y te diré de lo que careces! reza el dicho popular, ¡qué gran verdad!). Actualmente en España con lo de la formación de gobierno ya es de traca ver cómo cada medio cuenta una noticia -idéntica supuestamente- que al oírla, verla o leerla aquí o allà inocula una u otra idea. Yo a pesar de que en el caso anterior estemos ante información política creo que una cosa es información y otra opinión y que no se nos debe dar gato por liebre, o sea, hacernos pasar la propaganda por realidad confirmada.
    En fin, Kirke, qué nos quedará aún por ver.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La información sobre política ya, de partida, está tergiversada según quién la cuente, eso lo tenemos asumido todos (aunque no debería ser así). Pero lo lamentable es que uno tampoco se puede fiar de noticias que, en principio, no afectan a nuestro voto.
      Hace unas semanas, a cuenta del naufragio de una barca con refugiados sirios, en dos informativos de dos cadenas diferentes de televisión dijeron distintos sitios y distinto número de víctimas, creí que hablaban de sucesos diferentes pero las imágenes eran las mismas. Sin comentarios.
      Un beso, Juan Carlos

      Eliminar
  8. Es un muy buen post y yo cada vez estoy mas convencida de que las noticias son digamos que una verdad contada a gusto del periodista de turno o cadena televisiva, porque creo que según el periódico o noticias de TV, lo cuentan de una manera o otra, basta con leerse la misma noticia en varios periódicos y ver como la plasma uno y otro,o la Tv.
    Mi hijo va a estudiar la carrera de Periodismo en fin veremos que tal se le da, de momento dice, jeje, yo tiemblo,que quiere ser reportero de guerra, pero confío y deseo que la madurez y la carrera en si le hagan cambiar de padecer porque si no la que va a estar sufriendo soy yo. un beso kirke y como tengo la comida en plato casi, no me extiendo más pero este tema da para mucho y mucho. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Reportero de guerra? Caray, tu hijo apuesta fuerte. Cuando se es joven se tienen muchos ideales y se pierde, a veces, la perspectiva.
      Si te sirve de consuelo cuando yo estaba a punto de terminar la carrera de farmacia pensé en irme de cooperante a Honduras (finales de los ochenta, guerrilla, secuestros, etc, etc), mi madre puso el grito en el cielo. Desistí cuando supe que un compañero que había estado de cooperante en Guinea fue deportado por "problemas burocráticos" y me contó que le tuvieron encerrado en un calabozo dos días. Ahí me entró el canguelo y olvidé lo de Honduras.

      Eliminar
    2. Menos mal uf, pobre de tu madre me la imagino. y si espero que jorge lo años y la pespectiva y la madurez le hagan cambiar de opinión.

      Eliminar
  9. En algunos casos, te llegas a preguntar si existe eso que se llama "rigor periodístico". A veces, para hacer interesante una noticia, la desvirtúan de tal modo que resulta irreconocible. Para mí esto no tiene mérito, una persona que sabe escribir conoce Cómo comunicar algo, para entretener e informar a un tiempo, no necesita inventarse la noticia. Como dices, harían bien en ponerlas en la sección de Cuentos.
    Un beso enorme, Kirke

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que los medios están financiados por 'lobbies' que atienden a sus propios intereses y supongo que el periodista de turno puede ver peligrar su puesto de trabajo si se sale de la línea que el "sugieren".
      De todas formas la inventiva en algunos casos roza lo grotesco.
      Un beso, Chari.

      Eliminar
  10. Como en todo, los medios informativos son manipulables según los intereses de quien los financie en el caso de los privados. En el caso de los medios públicos ya sabemos que aunque los mantengamos nosotros, los dirige cual marionetas el gobierno de turno.
    Yo me quedo con una frase que en su día me caló hondo y lo más interesante es que la dice un personaje de Mafalda llamado "Libertad". dice así: "¡Los diarios! Los diarios inventan la mitad de lo que dicen. Y si a eso le sumamos que no dicen la mitad de lo que pasa, resulta que los diarios no existen"
    Besos libres de censura de prensa amarilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta la filosofía de Libertad, ese personaje siempre tiene sentencias lapidarias.
      A mí todo esto me indigna, que la población en general no pueda enterarse de lo que ocurre por ahí porque dependemos de quién nos cuenta qué, es para enfadarse.
      Cuando en un noticiario el presentador comienza a "explicar" una noticia me subo por las paredes. Yo no quiero que me expliquen nada, quiero que me cuenten el suceso tal cual, las explicaciones y las conclusiones ya me las haré yo.
      Un beso, Francisco.

      Eliminar
  11. Muy bueno Kirke,
    Es cierto que la manipulación de las noticias es tal que cuesta mucho sacar la "verdad" de muchas noticias. Entre lo que se inventa, lo que se entiende, lo que se quiere transmitir...saber algo de cierto cada día es más complicado.
    Por un momento se me han puesto los pelos de punta con tu ejemplo de las bacterias del móvil y he pensado en lo fácil que somos de engañar.
    El periodista tendría que informarse, ser muy riguroso y saber lo que cuenta, pero eso es algo que pasa cada vez menos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa falta de información por parte del que informa es preocupante, ya sea por escasez de medios, por ausencia de interés o por intereses oscuros, el caso es que lo tenemos crudo.
      Un beso, Conxita.

      Eliminar
  12. Creo que en general ya no hay "noticias", sino "opiniones". Es ya un estilo establecido, nada de contar algo totalmente neutro, quien cuenta, le da forma, intención, opinión... No se informa, se manipula. ¿Por qué? Pues porque funciona. Nos lo tragamos. Les damos ese poder. Triste ¿verdad?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Objetividad es un concepto que abandonó hace tiempo el mundo de la información. Como comentaba anteriormente, ya ni los presentadores de noticiarios cuentan nada sin poner algo de su cosecha (o de la del redactor).
      Sí que es triste, Ana, sí.
      Un beso

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores