17 de marzo de 2016

Cinco esquinas


   "Él había pensado que, después de todo, un periodista puede ser a veces útil. Y también peligroso".

   Esta frase podría ser la sinopsis y hasta el mismo argumento de “Cinco esquinas”.  El tema principal es el periodismo amarillo o sensacionalista; el que se basa en destapar escándalos de la vida íntima de personajes relevantes. 

   Quizás la propia experiencia del autor al respecto haya tenido mucho que ver para escribir sobre este asunto. Su romance extra-conyugal con una de las reinas de las portadas de revistas del corazón supuso ríos de tinta en este tipo de prensa y una merma considerable en las arcas del novelista pues estaba en trámites de separación con su esposa. Supongo que con esta novela habrá querido quitarse esa espina clavada en su corazón –y en su bolsillo–.

   La época en la que transcurre la acción es la dictadura de Fujimori cuando se utilizaban algunos medios de comunicación para extorsionar a determinados personajes con poder y así manipular a su antojo. En esta circunstancia tuvo un papel relevante Vladimiro Montesinos, Jefe del Servicio de Inteligencia Nacional del Perú y mano derecha de Fujimori. En la novela nunca aparece su nombre, tan sólo se le cita con el apodo de “ el Doctor”.

  El director de un semanario sensacionalista, Rolando Garro, decide chantajear a un poderoso empresario con las fotos subidas de tono tomadas en una fiesta donde se puede ver al industrial en situaciones comprometidas montándoselo con varias prostitutas. Todo el revuelo que se da al publicar las fotos desencadena una serie de hechos muy diversos y, algunos, increíbles.

   El propio autor define así esta novela: La idea de esta novela comenzó con una imagen de dos señoras amigas que de pronto una noche, de una manera impensada para ambas, viven una situación erótica. Luego se fue convirtiendo en una historia policial, casi un thriller, y el thriller se fue transformando en una especie de mural de la sociedad peruana en los últimos meses o semanas de la dictadura de Fujimori. También dijo que la novela empezó sin título, lo que le supuso un mayor trabajo, ya que el nombre me sirve de guía para escribir.

   Estas frases son sumamente esclarecedoras del resultado final de la novela y que yo resumiría en: la idea empezó de una manera, acabó desarrollándose de otra y terminó como pudo. 

   Se habla de la dictadura de Fujimori, del terrorismo de Sendero Luminoso y del MRTA (Movimiento Revolucionario Túpac Amaru) pero de una manera tan superficial que destacar estos temas como parte del argumento  me parece exagerado y presuntuoso.


   La novela empieza con una relación lesbiana, este inicio tan peculiar me dejó algo descolocada, y me pregunté qué pintaba esa escena en la trama pero pensé que según se desarrollara el argumento tendría su explicación. Los encuentros amorosos entre las dos mujeres se repiten a lo largo de la historia y una vez terminado el libro sigo preguntándome qué pinta esto en todo lo demás. Quizás ¿añadir algo de picante a un libro insípido?

   Luego aparece el chantaje del periodista en cuestión y las reacciones que provoca. Siendo el periodismo amarillista el principal tema tampoco se trata, a mi juicio, con la profundidad que se podría esperar. Se plantea esa doble cara del periodismo, puede ser sucio si airea cotilleos o útil si denuncia ilegalidades, y quizá esta sea la única virtud o moraleja que se pueda extraer de toda la novela.

  Incluso las continuas referencias al poder en la sombra que mueve los hilos del escándalo y la extorsión, el Jefe de la Seguridad Nacional, el “Doctor”  (Vladimiro Montesinos), se hacen sin entrar demasiado en materia. 

   El propio Montesinos, que fue el fundador de un grupo paramilitar implicado en genocidios, violaciones de los Derechos Humanos y terrorismo de estado, podría haber sido el protagonista de una novela donde se quiere denunciar las prácticas ilícitas de un gobierno corrupto. Pero no, el autor ha preferido tratar todos estos temas de forma somera y sin sustancia.

   Me ha costado reconocer al Vargas Llosa al que estoy habituada. No conozco toda su obra, pero todas y cada una de las novelas que he leído me han gustado mucho. Hasta que leí ésta.

   Tengo la impresión que en esta novela no se ha implicado suficientemente. Como si la hubiera escrito en ratos libres y sin poner excesivo entusiasmo. Incluso el estilo narrativo de Vargas Llosa, tan rico en epítetos y giros espléndidos, aquí brilla por su ausencia; algunos diálogos me hicieron volver a leer la carátula para comprobar que era él quien firmaba el libro. Quizás su nuevo romance le tenga alborotado y no se haya podido concentrar. 

   Esperemos que todo se serene y vuelva el Vargas Llosa de antaño.

Kirke  





28 comentarios:

  1. Vargas Llosa es un autor cuyas novelas nunca me han atraído mucho, la verdad. Si encima me confirmas que lo último publicado ha perdido en calidad literaria, pues como que voy a pasar olímpicamente de leerlo.
    Besos y gracias por tu sinceridad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Vargas Llosa no es santo de tu devoción este libro no te hará cambiar de parecer.
      Para mí no tiene la calidad esperada pero acabo de leer una reseña donde le ponen por las nubes. Curiosamente viene de una reseñista que ya calificó de excelente otro libro que a mí no me lo pareció, así que o yo soy muy exigente o esa mujer y yo leemos versiones distintas.
      Lo que está claro es que no tenemos la misma percepción.
      Un beso, Marina.

      Eliminar
  2. Pues tu último párrafo es lo que venía yo pensando, que el hombre tiene la cabeza en otras cosas y, lo malo, es que estos giros que dan algunas trayectorias profesionales, ya no tienen vuelta atrás.
    ¿Y el significado del título? será metafórico, ¿no? como lo de buscarle tres pies al gato ;-)
    Bueno, tu reseña espléndida para no variar, ¡¡kisses Kirke!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cinco esquinas es el nombre de un barrio venido a menos y el lugar donde vive uno de los personajes. Para mí no tiene mucho sentido que sea también el título de esta novela.
      El propio autor reconoce que se lo puso después, pero no me he enterado muy bien por qué.
      Un beso, Chelo.

      Eliminar
  3. Supongo que el premio Nóbel pesa. Además, este señor tiene mucho a sus espaldas y la creatividad no es eterna. No me disgusta Vargas Llosa, pero siempre le he visto demasiado centrado en lo comercial. Sabe que hay elementos que ayudan a vender y los utiliza sin pudor. Te agradezco tu reseña, Kirke. Llevo tiempo queriendo volver a leer algo de él, pero creo que me iré mucho más atrás en el tiempo.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vargas Llosa siempre ha sabido qué temas son candentes y pueden resultar atractivos; pero si el resultado es un buen libro se le disculpa ese espíritu comercial.
      Me viene a la mente que se vio involucrado en un suceso algo turbio a cuenta de un informe que se le encargó hacer sobre una matanza de periodistas y que fue acusado de "guardarse" información para luego escribir y vender un artículo. Ahí si que no hay disculpa que valga.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola! La verdad es que Vagas Llosa nunca me ha llamado mucho la atención, no se, no es un autos que me haga investigar de que van sus libros, la verdad es que este no me llama mucho, su argumento no es de mi estilo y viendo que tampoco te ha convencido mucho lo dejaré pasar.

    Excelente reseña como siempre!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te digo lo mismo que a Marina, si el autor no te gusta este libro no es el más indicado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Vaya después de leer tu reseña se le quitan a una las ganas de leer esta novela, creo que la Sra Preysler lo tiene revolucionado y eso a hecho que no se note en esta novela su forma de escribir, en fin creo que la dejare pasar una pena porque Vargas Llosa me gusta. un beso kirke y como siempre una magnifica reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Preysler o el dinero que ha tenido que soltar en el divorcio para estar con ella le ha hecho escribir cualquier cosa para salir del paso. Desde luego Vargas Llosa puede hacerlo mucho mejor.
      Un beso, Teresa

      Eliminar
  6. Yo no he leìdo Vargas Llosa aùn, pero ya sè po rquè libro no voy a empezar jejeje tengo que apuntarme otro, ¿cuàl me ecomiendas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tía Julia y el escribidor, La ciudad y los perros y/o La fiesta del chivo. Para mí son las mejores. Aunque ya sabes que sobre gustos no hay nada escrito.
      Anímate a leer algo de él, es un buen escritor, aunque en esta última novela no ha mostrado todo su potencial.

      Eliminar
  7. Con Mario Vargas Llosa me estrené con su obra: La ciudad y los perros, después vinieron San Pantaleón y las visitadoras y la tía Julia y el escribidor.
    Mi experiencia con la obra de los escritores hispano-americanos nunca fue muy cordial y satisfactoria; leí a muchos y todos me dejaban un pelín indiferente con su obra. Culpa mía que no entendía unos argumentos un tanto extraños, el lenguaje quizás, que aunque fluido y dulce en su uso, me limitaba la comprensión de sus tramas escritas.
    Vamos, que la vena latina se me fue pasando a pesar de los premios y noveles.
    Un gusto leerte Kirke en tu objetivo desglose del libro que por supuesto no buscaré...Y encima la Presley en la sombra. ¡Pufff!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leer a este peruano tiene su intríngulis, utiliza muchos vocablos típicos de Perú y eso, a veces, dificulta mucho la lectura pero si lo lees en ebook y tienes cargado el diccionario de la RAE que tiene en cuenta los vocablos hispanoamericanos la cosa es más llevadera.
      Con todo y con eso, a mí me gusta porque esa forma de escribir es tan buena (no me estoy refiriendo a esta novela, que conste) que "oigo" el acento con el que se pronunciaría el texto.
      Le echaremos la culpa de este borrón a la Preysler y los paparazzi que siempre la persiguen ;)
      Besos

      Eliminar
  8. Te agradezco esta reseña, Kirkes, ya que estuve el otro día ojeando la novela y pensando en comprarla. Sucede que con Vargas Llosa me pasó ya un poco lo que a ti: cuando todo el mundo hablaba loas de "Elogio de la madrastra", yo la adquirí y el principio también me desconcertó con su alto voltaje de un erotismo que no me terminaba de cuajar, así es que allí planté al reconocido escritor latinoamericano. Al menos esta novela parece reflejar la situación contemporánea de su país y se verá reflejada la realidad latinoamericana toda. Buen trabajo!

    Un beso!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las escenas lesbianas y algo subidas de tono, pero no demasiado, no sé si son una especie de señuelo para el lector (supongo que masculino). Por más vueltas que le doy no sé muy bien cómo encajarlas en el argumento principal.
      Esa crítica a la sociedad latinoamericana se hace pero tan someramente que apenas se percibe. Tengo la sensación de que este libro se ha quedado a medio camino del propósito original.
      Vargas Llosa sabe hacer cosas mejores que esta novela.
      Un beso, Fer.

      Eliminar
  9. Gracias por esta reseña tan objetiva. He leído la obra de Vargas llosa pero debo decir que las últimas novelas no me han gustado. Siento que hay mucha diferencia entre "Conversación en la Catedral, que propone una innovación para la novela en su época. Después de "La Fiesta del Chivo" lo he visto caer en la búsqueda de asuntos que atraigan lectores y ventas pero sin proponer algo nuevo. Casualmente leí en el blog de Triunfo Arciniegas un fragmento y creo que me quedaré hasta allí. Gracias por tus opiniones. Tu reseña como siempre, muy buena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las primeras obras de este autor son realmente buenas, al menos las que yo he leído. Aunque "El héroe discreto" me gustó también mucho sí es cierto que últimamente ha decaído bastante la calidad.
      Supongo que los años no pasan en balde, ni siquiera para los buenos escritores.
      Un beso MariaÉ

      Eliminar
  10. Hace tiempo que Vargas Llosa dejó de interesarme como escritor. Me dió, hace años, buenas lecturas. Pero creo que hace tiempo que está en otras cosas, en otra onda que no se acopla a la mía. Así que si este libro no me tentaba ya antes, ahora ni te cuento.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro poco extenso y no lleva mucho tiempo leerlo pero si te lo saltas tampoco te pierdes nada.
      De hecho, lo terminé porque era corto, no me gustó desde el principio y seguí con la lectura para ver si se "enderezaba", cosa que no ocurrió.
      Un abrazo, Ana.

      Eliminar
  11. Hola, Kirke. A mi Vargas Llosa no me llama demasiado la atención, pero siempre he oído buenas críticas hasta ahora. El libro, por lo que cuentas, me resulta confuso y deslavazado. Tu reseña, sin embargo, no puede ser más completa y agradable de leer. Enhorabuena.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te decides a leer algo de él mejor que no sea este libro.
      Este es muy flojito y desde luego no alcanza el nivel que tiene este gran escritor.
      Un beso y buen fin de semana, Chari

      Eliminar
  12. Parece que nombres como el de Vargas Llosa deben ir siempre asociados a libros fuera de serie; no en vano son nombres de peso y relevancia en la literatura, nadie les ha regalado nada, sino que se han ganado la fama con toda propiedad. Por eso me desilusiona tanto y me sorprende que en esta ocasión el libro sea tan mediocre. Según nos cuenta toca temas de los que se podría haber sacado mucho jugo, y más alguien con su talento, pero sin embargo...

    Como siempre decimos hay tanto que leer y tan poco tiempo, que estos "avisos" se agradecen mucho.

    Un abrazo enorme y feliz finde, Kirke!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema del amarillismo y la manipulación en el periodismo es muy interesante y puede ser la base de una gran novela, más si la escribe un autor de la calidad de Vargas Llosa. Por eso fue decepcionante comprobar que todo se contaba muy superficialmente.
      Cuando un escritor demuestra sobradamente en muchas novelas que tiene calidad se espera de él que mantenga ese nivel siempre y cuando no lo hace, como ha sido este libro, la decepción es doble.
      Vargas Llosa tiene el listón muy alto y no sé hasta qué punto necesita vender algo que no está a la altura esperada.
      Un besote enorme, Julia, buen finde también para ti.

      Eliminar
  13. Muchas gracias por la reseña. Las primeras obras del escritor eran muy buenas. Elogios de la Madrastra, La ciudad y los perros, Tia Julia. Pero va cambiando y estoy perdiendo el interés. Y ahora con el asunto de la Presley va a vender hasta los anuncios aunque sean malos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No comulgo con las ideas de este escritor y algunas actividades suyas me desagradan pero reconozco que escribe muy bien. Si a su comportamiento social-político ahora tengo que añadir que escribe cualquier cosa quizás debería replantearme el leerle.
      Un beso, María del Carmen.

      Eliminar
  14. Pues es verdad que coincidimos, Kirke. Tampoco yo conozco toda su obra, pero la que había leído me ha encantado y creía que era un escritor de excelente calidad, o que, por lo menos,si decaía no sería tan profundamente. Veo que ni siquiera los grandes, espero que sea a veces, se salvan siempre.
    Un beso. Y te sigo leyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo buen escribiente tiene un borrón y parece que esta novela es el de Vargas Llosa. Qué se le va a hacer.
      Esperaremos su próxima creación, ojalá esté a la altura de su potencial.
      Un besote, guapa.

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores