22 de julio de 2015

Desde mi balcón


   Desde mi balcón observo montañas milenarias que nacieron cuando la Tierra vomitó sus entrañas de fuego, cenizas y lava. Cicatrices del nacimiento de una era, cuando la vida no existía.  

Desde mi balcón observo las nubes que sobrevuelan el océano y que al llegar a las cumbres solitarias se demoran en sus cimas regalando el agua que propicia la vida creando bosques de laurisilva, reliquias vivientes de vegetación extinguida en el resto del planeta.

   Desde mi balcón observo las estrellas en una noche oscura donde sólo la luz de astros celestes muy lejanos se deja ver. Luces que nos recuerdan cuán insignificantes resultamos, qué poco somos en la inmensidad de ese cielo cuajado de cuerpos luminosos. Desde mi balcón el cielo estrellado se muestra más limpio y en todo su esplendor.

   Desde mi balcón observo el mar que vive un desencuentro perpetuo con las rocas. Se acerca a ellas para luego alejarse enfadado, violento, en continua agitación. Aguas revueltas que quizás contagiadas del paisaje abrupto de la costa se muestran amenazadoras. 

   Desde mi balcón observo una costa negra, como el corazón de la Tierra, que vierte arena oscura en sus playas. Un constante recuerdo de épocas tenebrosas cuando todo se estaba originando y todo estaba por aparecer. 

   Desde mi balcón observo los pobladores de esta tierra ingrata que los agota y maltrata, que les exige hasta la última gota de sudor para recolectar sus frutos. Habitantes duros pero dulces, en el hablar y en el sentir. Desde mi balcón oigo un acento suave, amoroso que recuerda al que se oye al otro lado del mar. Oigo palabras con una cadencia que arrulla, que acoge al forastero haciéndole sentirse en casa.

   Desde mi balcón observo el océano que despidió a las tres carabelas de Colón en su última parada en tierra conocida antes de llegar a un mundo nuevo. El mismo océano que durante siglos ha despedido a los habitantes de estas tierras en busca de una nueva vida en ese otro mundo. 

   Desde mi balcón respiro el aire cargado de agua, lluvia horizontal que vuelve la realidad irreal. Desde mi balcón contemplo paisajes únicos de un sitio especial; un lugar privilegiado al que me asomo todos los veranos y cuando regreso a mi rutina, a mi vida diaria, sólo deseo asomarme un año más y observar todo otra vez desde mi balcón.



Kirke     

14 comentarios:

  1. Un balcón muy bien situado desde donde puedes ver las maravillas de lo creado. Un interludio donde poder cargar de fuerza positiva todo lo que te erosionó la rutina de la cotidianidad diaria.
    Disfruta de las vistas y báñate en las aguas antiguas que vieron partir a aventureros, tierras que por otro lado han dañado la explotación hotelera y turística. Gran entelequia de nuestro siglo.
    Besos y un feliz verano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno que tiene esta isla, La Palma, es que al ser muy pequeña está poco explotada turísticamente (al contrario que sus hermanas mayores) manteniendo su auténtica personalidad y eso es lo que la hace tan acogedora.
      Me daré un baño en estas aguas antiguas (y frías) a tu salud.
      Un beso, Francisco

      Eliminar
  2. Desde tu balcón se te presiente plenamente agradecida e integrada, con los cinco sentidos puestos, en esa fabulosa naturaleza que nada pide y todo lo da.
    Disfrútala todo lo que puedas Kirke, llénate de ella.

    ¡Muchos besos!

    Pd: No me olvido de nuestro tema "pendiente", lo tengo a medias... ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre me impresionan los paisajes que nos ofrece la Naturaleza pero aquí la impresión roza el éxtasis. Estoy enamorada de esta isla desde la primera vez que la visité, hace ya muchos años.
      Un beso

      Eliminar
  3. ¡Pero qué bonito! ¿Me invitas a tomar un café en ese hermoso balcón? Yo llevo el café o el té.
    Que hermosas vistas tienes desde ahí, espero que las disfrutes porque es difícil encontrar un lugar con tanta diversidad como ese.
    ¡Me has dejado sin palabras con tu entrada! Sólo me queda repetir que disfrutes al máximo :)

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que te invito a un café o a lo que quieras. Me encantaría que pudieras disfrutar como lo hago yo de este maravilloso lugar.
      La diversidad además se da en un espacio relativamente reducido, es lo más impactante, porque la diferencia de clima entre el oeste y el este de la isla hace que la vegetación e incluso la orografía sean muy distintas.

      Eliminar
  4. Un balcón que inspira. Precioso el escrito. Disfruta mucho y absórbelo todo y... manda un poquito.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta isla es para mí mi cargador particular de batería. El paisaje, la gente y el clima contribuyen a insuflarme energía y buen rollo. Llego a casa como nueva.
      Un beso

      Eliminar
  5. Què delicia de balcòn. Me encanta el poema, porque si no lo es, a eso me sonò.

    ResponderEliminar
  6. No soy yo muy poética pero sí es cierto que este paisaje exuberante me transforma e inspira.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Unas vistas de ensueño que por fuerza han de ser inspiradoras para un alma que saber mirar y ver. Qué gran privilegio tener un balcón así, pero no lo cuentes en voz muy alta no sea que te lo quieran disputar.

    Un texto precioso, Kirke, diferente de lo que te suelo leer. ¡Me ha encantado! :)

    Un beso y feliz lunes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este texto he cambiado de registro porque, tú ya me conoces, suelo ser bastante más prosaica. Se ve que los vientos alisios me inspiran y sacan a relucir mi faceta más poética.
      Buen lunes también para ti, Julia.

      Eliminar
  8. Qué bonito texto, Kirke, casi como un poema en prosa. Me ha gustado muchísimo. La Palma es una isla preciosa, verde y montañosa. Junto con El Hierro las menos explotadas. Dices al final que te asomas todos los veranos. Imagino que tendrás familia allí o, simplemente, te gusta mucho. Un beso y que disfrutes este año de esa otra a la que vas tan diferente y tan abundante en playas interminables de arena blanca. Un besazo, mi niña, y que lo pases muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde la primera vez que visité Canarias (estuve en Tenerife y Lanzarote) me enamoré de aquel lugar y, salvo contadas excepciones, voy allí todos los años.
      Aquella primera vez fue hace más de veinte años, así que he repetido visita a muchas de las islas. La Palma es la más visitada, seguida por Lanzarote. Voy buscando, principalmente, las zonas menos explotadas y con menos aglomeración turística.
      Con muchos o pocos turistas, Canarias es el Paraíso para mí.
      Un beso.

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores