23 de octubre de 2013

La verdad sobre el caso Harry Quebert

    Ya he dicho en anteriores ocasiones que no soy ninguna entusiasta del género policíaco pero he de reconocer que esta novela me ha hecho reconsiderarlo.
      He leído todas sus páginas, y son muchas, con gran interés porque la intriga no baja de intensidad en ningún momento. Además, cuando una piensa que la historia va por unos derroteros aparece un dato que hace replantear la trama desde una perspectiva totalmente distinta.
    Los personajes están muy bien definidos aunque a mí precisamente el que menos me ha gustado ha sido el de la víctima, una especie de Lolita algo redicha que no me ha terminado de convencer. En cambio hay otros dos secundarios que me han encantado: uno, el malvado editor que me ha parecido el más creíble de todo el elenco (hace un alegato sobre la libertad que es para reflexionar seriamente) y el otro es la madre del protagonista, le da un puntito de humor que resulta sorprendente en una novela donde se tratan ciertos temas algo escabrosos (la relación entre un adulto de 34 años y una adolescente de 15).
    El argumento está muy bien trabajado y se mantiene el suspense hasta el final. Sólo le pongo un "pero", en el último tercio de la novela creo que el autor "marea la perdiz" un poco y se repite. No obstante, se lee con avidez.

    Kirke  


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores