27 de marzo de 2017

Doctoranda al borde de un ataque de nervios (XI)

Científico que no publica, “submission” que se evita



Ya he comentado en otras entradas de este diario lo complicado que resulta publicar en las revistas científicas. Yo lo paso francamente mal. Si consigues que el artículo finalmente sea publicado se dan por buenos todos los sacrificios. Pero cuando un artículo, donde se han invertido muchas horas de trabajo y grandes cantidades de ilusión, es rechazado, la decepción es muy grande y la moral se tambalea. Pero la labor de los revisores es la de revisar y, en algunas ocasiones, mandar con viento fresco a los autores de los artículos revisados. Puede ocurrir y ocurre. De hecho a mí me acaba de pasar y ando un poco escocida, la verdad sea dicha. 

Pero mi desánimo no solo se debe a esas horas invertidas en un trabajo que ha sido calificado por otros como no demasiado bueno. Es que, además, escribir un artículo no solo tiene el inconveniente de pelear para convencer con pocos asteriscos (En busca de la significación perdida), poner la bibliografía (Y eso ¿quién lo dice?) y soportar el ojo escrutador (y malintencionado en ocasiones) del referee de turno ('Peer-review: el poder en la sombra); a todos estos padecimientos hay que añadir uno más: la entrega del artículo terminado o “Submission”.

Cuando un artículo ya está listo para enviar a una revista hay que colgarlo en la web pertinente, es el último trámite. Después de mucho penar para que el artículo haya quedado bien, después de adaptarlo a los muchos requisitos de la revista en cuestión, después de repasar y repasar y cuando ya está todo bien maqueado puede parecer que este trámite final es lo más fácil. ¡Qué va!

La “submission”  requiere grandes dosis de paciencia y un sexto sentido para leer el pensamiento de quien elaboró la web de la revista y así adivinar qué hay que poner en algunos campos.

La información requerida por las revistas suele ser el nombre y filiación de los autores. También suelen preguntar las diferentes áreas de investigación en las que se mueven y a las que habría que asignar el artículo que se quiere entregar. Normalmente, hasta ahí llega la curiosidad de los editores, pero a veces van más allá y piden muchas más cosas. En ocasiones piden tanta información que yo he llegado a sospechar que la CIA anda detrás y está espiando conociendo datos gracias a la “submission”. En una revista (norteamericana, por cierto) salvo el número de pie que calzábamos los autores preguntaron de todo; ante la avalancha de preguntas estuve a punto de enviar el libro de familia y hasta mi árbol genealógico para ver si así ya se daban por satisfechos.

Pero lo peor no es la cantidad de preguntas, lo malo es cuando la web tiene “Time Out”, es decir, si tardas un poco en poner lo que sea que estén pidiendo, el sistema se cierra y no te deja continuar, obligándote a empezar de nuevo. Dada mi lentitud leyendo en inglés, y mi suspicacia e inseguridad ante las preguntas (muy poco claras) que se me hacen, si hay “Time Out” me salta siempre. Es entonces cuando aflora la barriobajera que llevo en mi interior y empiezo a blasfemar a grito pelado; la intensidad de los gritos suele ser directamente proporcional al progreso de avance en la “submission”. Que se cierre la página al principio cuando has puesto solo el nombre de un autor o el título del artículo tiene un pase, pero que te lo haga cuando ya estás a punto de acabar… En cierta ocasión me ocurrió eso y la vecina de al lado llamó a la puerta convencida de que me estaba atacando una banda de salteadores dadas las voces que proferí.

Además de informar sobre la filiación de los autores y el área de investigación en el que el artículo puede encajar también hay que cargar los ficheros en los que se desglosa el propio artículo: abstract (resumen), texto, tablas, figuras y gráficos complementarios. Esta fase de la “submission” también tiene lo suyo pues la web se puede poner farruca y darle por no cargar y por más que le das al botón de “Upload” el fichero no sube, o sí pero no estás seguro con lo que, ante la duda, le vuelves a dar y el fichero se carga dos veces, entonces le das a “Remove” pero como no andes espabilado te “remove” todo, el fichero duplicado y los que previamente ya se habían cargado bien y entonces hay que subirlos todos de nuevo. 

Puede ocurrir que durante todo este proceso y dado que no se pasa a la “Next” sección, el sistema empiece su maldita cuenta atrás y salte el puñetero “Time Out” por lo que hay que volver a contestar a las preguntas del principio, cargar los ficheros otra vez, y además, en mi caso, acordarme de toda la parentela (la viva y la muerta) del informático que diseñó la web.

Si uno ya ha conseguido llegar a este punto sin que el plazo del “Time Out” expire –o sin expirar uno mismo de un infarto agudo de miocardio– el sistema genera un PDF de todos los ficheros cargados. Algunas web tienen a bien mostrar un reloj de arena como símbolo de que te toca esperar durante el proceso, pero otras no ponen nada con lo que en ese lapso de tiempo me suelo mosquear bastante y me pongo a pensar cosas como:

- ¿Se habrá cargado todo bien?
- ¿Se habrá cargado algo bien?
- ¿Se habrá cargado algo?
- ¿Me he quedado sin conexión a internet y estoy haciendo el panoli, aquí, mirando la pantalla?

Este último pensamiento siempre va acompañado de otro:

- ¡Ay, Dios! ¡El “Time Out” ha saltado seguro! 

Si los duendes informáticos y la compañía que me suministra el servicio de ADSL lo permiten, al final el proceso de entrega termina satisfactoriamente y es cuando en la pantalla del ordenador aparece la deseada y nunca bien ponderada expresión:

“Article successfuly submitted”

Cuando leo esa frase, y después de tanto sufrimiento para llegar hasta ahí, en mi cabeza suenan violines y en una ocasión creo que vi al Arcángel San Gabriel.


Ante lo expuesto se puede deducir que enviar un artículo supone toda una tortura para mí. He estado dándole vueltas para evitar este particular martirio; pensé en tomar ansiolíticos o acudir a clases de relajación, pero al final me decidí por una táctica muy española: pasarle el marrón a otro. 

Afortunadamente, tengo una estupenda colega que se presta a colgarme los artículos, así me aseguro de que el artículo se entregue correctamente y a mí no me dé un ataque de ansiedad. Gracias, compañera. Ella es muy tímida y le da vergüenza que la mencione, así que solo diré que su nombre empieza por ‘Al’ (y termina por ‘ba’).

Hoy, precisamente, me ha colgado un artículo satisfactoriamente, así que esa prueba ya está superada. Ahora toca esperar la respuesta de la revista, pero de eso ya me preocuparé a partir de mañana. En este momento quiero disfrutar del concierto de violines que tengo en la cabeza; están tocando música celestial.


30 comentarios:

  1. Jajaja, me he estresado solo con leerte porque odio esos time out de muchas web, a mí también me sale la barriobajera que llevo dentro.
    Mucha suerte con el artículo y un besito para ti y otro para la compi estupenda que te los cuelga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando uno tiene que librar duras batallas es indispensable contar con buenos aliados, esa compañera es uno de ellos.
      Gracias por tus deseos, Gemma.
      Un besote.

      Eliminar
  2. Aprendemos con todas estas tribulaciones científicas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ante tanto adelanto tecnológico, a veces uno siente añoranza de cuando usaba el bolígrafo y el papel o, a lo sumo, la máquina de escribir Olivetti. Lo del "Time out" solo lo he visto durante un proceso de compra online, que te va anunciando el tiempo (en minutos) que te queda para completar la operación, pero me parece insólito en estos quehaceres como los que describes. No le veo el sentido.
    Mi hija menor, que estudia en la UOC (la Universidad a distancia catalana) lo hace todo online (descargarse apuntes, presentar trabajos, cargar y descargar vídeos, etc.) y también se pone histérica por la lentitud, la imposibilidad de cargar un documento o. incluso, de conectarse.
    Lo dicho, pluma de ganso y papel de pergamino.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tecnología nos facilita mucho algunas tareas, hay que reconocerlo, pero cuando se estropea o no funciona correctamente también nos causa muchos problemas, pero en general creo que es más una ventaja que un inconveniente.
      Yo, desde luego, no puedo ni imaginarme cómo sería tener que corregir con lápiz y papel todos los cambios que me sugieren mis directores. Aunque yo protesto mucho del word es una herramienta muy útil para estos menesteres.
      Lo del Time Out, y según mi informático particular (mi marido) es una medida de protección aunque no me he enterado exactamente qué es lo que protege, pero ya sabes que los informáticos viven en su mundo interior.
      Un abrazo, Josep.

      Eliminar
  4. Al- de primera sílaba y -ba de última por más que pienso sólo encuentro Alba, ¿no?

    Madre mía, Kirke, qué ganitas debes tener de acabar ya con esta pesadilla de doctoranda. Con todo estoy seguro de que habrá personas que agradezcan tus advertencias.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que di demasiadas pistas con el nombre de mi compañera porque lo has acertado, jajaja.
      Yo creo que quien se decide a hacer un doctorado no está en sus cabales y por muchos que otros advirtamos de las penurias, no sirve de nada tanta advertencia.
      Un beso grande, Juan Carlos.

      Eliminar
  5. Alguien debería pensar en hacer el proceso de cargar el artículo más eficiente. A lo mejor ocurre por estar tan pendientes de los asteriscos y no en hacerlo fácil y simple, jeje. ¿Te queda muy poco? ¿No leías la tesis en mayo? ¡Ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El plazo de entrega en el decanato expira a finales de abril y la defensa será a finales de mayo o mediados de junio; hay una serie de plazos administrativos para crear el tribunal, avisarles y darles tiempo para que se lean la tesis. Yo tenía en mente quitarme ese marrón cuanto antes (me refiero a la defensa) pero los tiempos establecidos por la administración no me lo van a permitir.
      Me veo con los calores de junio sudando la gota gorda por partida doble.
      Abrazos.

      Eliminar
  6. Ay, Kirke, cuanto me alegro de que esta fase haya salido con éxito. A ver la próxima.
    Yo no sacaría la barriobajera que llevo dentro, que la llevo, sino que sacaría directamente el Hannibal Lecter de los ordenadores, que también llevo dentro, y asesinaría con saña, morbo y deglución al ordenador de turno. Vamos que lo destrozo a golpes y luego me lo como 👿😬👹
    Un beso. Me he divertido mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un consuelo saber que no soy la única que pierde los papeles cuando la informática se pone a tocar las narices.
      Es desesperante comprobar cómo tarea,s que a priori no nos deberían llevar mucho tiempo, se alargan y duran más de lo esperado porque el ordenador, el programa o el ADSL no funciona como debiera.
      Un besote, amiga.

      Eliminar
  7. Si fuera una carrera de obstáculos no habría más escollos que salvar, qué barbaridad. Menos mal que tienes a tu particular ángel de la guarda, cuyo nombre no mencionaré en atención a su timidez. Seguro que luego tú la compensas con creces haciendo otras cosas que te den menos ansiedad. ¡Trabajo en equipo, chicas! ¡Unidas venceréis! :D

    De nuevo no he podido reirme en unas cuantas ocasiones, sorry jajajjaa. Genial, como siempre.

    Un beso y más ánimos, Paloma. Te tienes el cielo de los científicos ganado, eso seguro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le comento a Gemma, en duras batallas hay que tener buenos aliados, esta compañera me ha sacado de más de un apuro y la verdad, hacemos un buen equipo.
      En esta carrera de obstáculos ya se empieza a ver la meta, pero no sé si porque ya estoy acusando el cansancio o porque los últimos metros siempre son los más duros, se me está haciendo cuesta arriba.
      En fin, aguantaré este último tirón final.
      Un beso y gracias por animarme, Julia.

      Eliminar
  8. Ja, ja, imaginé todo y sí, debe ser terrible, pero tenés que practicar hasta que salga de taquito. Te vas a acostumbrar a que te envíen los trabajos y cuando te toque hacerlo a vos porque otro no puede te vas a querer matar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quiero matar siempre que pienso en subir un artículo a la web de una revista, solo con pensarlo, así que hacerlo ya es un martirio en toda regla.
      Por mucho que practique, Raúl, hay cosas que no se superan, ya te lo digo, jajaja.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Bueno, y tocarán violines. Seguro.
    Aquí se te nota más down. Sé que estás en días difíciles y no precisamente femeninos, y hubiera deseado haberlo submitted contigo, pero tampoco se me da demasiado bien y ando soplando al viento.
    Lo que cuenta Kirke es verdad y siempre que empiezas con el submitted buscas un sitio "correcto", te encomiendas a los Santos y te dices a ti mismo "bueno, a ver cómo se da hoy".
    Además no hay páginas de submitted iguales. Cada revista es diferente. Las normas ISO vendrían bien para este menester. Y esto se agrava cuando mandas algo que te urge sea aceptado. Particularmente Eur J Clin Nutr tiene una página para autores endemoniada.
    Una vez en un trabajo de Eva estuve tres horas cometiendo los mismos errores vez tras vez y aún lo recuerdan las paredes de mi cuarto, ya que dicen que oyen y empiezan a rezar cuando voy a mandar a publicar un paper, cosa que desgraciadamente para ellas ocurre con frecuencia, aunque afortunadamente para el equipo en el que me encuentro, aunque sabes que aquello lo van a leer cuatro, y dos son del equipo y los otros los peer-reviewers.
    Bueno, llegará, llegará... aunque ya serás doctora y me tratarás diferente.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más de una vez hemos tenido que pelear tú y yo para subir un artículo juntos. No sé si te acuerdas de una ocasión en que estuvimos casi una hora entera esperando a que se generara el pdf y luego resultó que el navegador era incompatible con la web y no sé ni cómo se me ocurrió que en lugar de entrar con el chrome utilizáramos el explorer.
      Yo también creo que deberían unificar criterios y hacerlo más uniforme.
      Cuando sea doctora te trataré igual que ahora, con respeto y admiración porque esta tesis sin ti no sería posible. Además por muy doctora que sea mis limitaciones siguen estando ahí; aunque la mona se vista de seda...
      Besos, jefe.

      Eliminar
  10. Jaja, creo que compartimos vena barriobajera y yo te supero porque acto seguido salta mi yo pirómano listo para meterle fuego al pc. Ahora te dejo que continúes con tu música celestial y disfrutes de ella, porque te lo mereces. Un beso, doctora Paloma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí o se me ocurre prender fuego, fíjate, pero a partir de ahora quizás sea una opción a tener en cuenta,jajaja.
      Gracias por tus palabras, Marina, un beso grande.

      Eliminar
  11. De verdad creo que te ganarías bien la vida como escritora de historias de terror. sabes mantener el ritmo narrativo creando esa ansiedad en el lector que está deseando el desenlace fatal.
    Aclárame la duda: ¿Es cierto que la vecina aporreó la puerta por miedo a que te estuvieran atacando una banda de yijadistas? Os es una mera herramienta literaria?
    Besos y ánimos a montones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la vecina es una licencia literaria en parte. No llegó a llamar a la puerta pero un día en el ascensor me preguntó por un "jaleo" que oyó esa mañana (la señora es un poco cotilla) y creo que se refería a cómo me puse porque se me había colgado una "submission" porque por lo general yo soy una vecina cuidadosa con los ruidos y no me gusta molestar.
      Muchas gracias por tus ánimos, padrino.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Lo siento Paloma porque me da un poco de apuro reírme pero es que lo cuentas con un sentido del humor que es imposible no maldecir el maldito submitted y el Time Out y pegar gritos y aporrear lo que sea, desde luego es una auténtica carrera de obstáculos, yo pensaba que conseguíais el doctorado pero no sabía que teníais el cielo de los pacientes incluido.
    Hoy justo le comentaba a una amiga que está preparando también su doctorado que se leyera tu sección, seguro que se puede identificar.
    Un beso y mucha pacienciaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
    Y felicidades por el submitted aceptado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por desgracia, todo lo que cuento es cierto, aunque lo haga desde la perspectiva del humor, es lo que pasa cuando haces una tesis.
      Supongo, que todas las tareas que se realizan en cualquier área tienen sus inconvenientes y todos pasamos más o menos apuros. Creo que tomárselo con humor es una manera de liberar tensiones y desdramatizar.
      El artículo está ya colgado en la web pero eso no quiere decir que lo vayan a publicar, ahora el editor decide si tiene interés y si es así lo pasará a los revisores que serán los que tengan la última palabra. Es decir, la tortura continúa.
      En fin, yo ahora ya me dedico al 100% a la tesis que en tres semanas tiene que estar en el decanato. Dale ánimos a tu amiga y que no desespere, que de esta se sale (o eso creo, ya te contaré).
      Besos.

      Eliminar
  13. Me haces reir y eso como siempre es muy de agradecer.
    La verdad es que te imagino porque cuando el ordenador te juega una mala pasada y es algo tan importante como públicar un articulo de vital importancia,es comprensible que hasta los vecinos te oigan pobre mujer para llamarte a la puerta jejee. Yo ante los fallos informáticos, como irse la luz o no llegar suficiente señal de wifi también me sacan de mis casillas, aunque muchas veces digo bueno pues ya vendrá antes de decirle menos bonito de todo al ordenador, y alguna vez me ha pasado haciendo algún ejercicio para algún curso, cosas que fastidia infinitamente o escribiendo el blog, vamos una gracia que no veas, de modo que te entiendo perfectamente, aunque por supuesto tú cometido es mucho mas importante.
    Un beso Paloma, y mucho ánimo como siempre. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le comentaba a Josep, la tecnología nos facilita mucho las cosas pero como le dé por estropearse nos las puede complicar.
      Creo que es cuestión de armarse de paciencia y aguantar las adversidades informáticas.
      Muchas gracias por tu visita y tu comentario.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  14. suerte paloma! tu vencerás, tienes garra, corazón y alma para ello. y a todos nosotros como tus ángeles guardianes( esta lindo suponerlo) para enviarte buenas vibras!!!! abrazobuho y mucha luz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es gratificante saber que una tiene tan buenas compañías y tan protectoras.
      Muchas gracias por tan bonitos deseos y por esas palabras tan cálidas que siempre os acompañan.
      Un beso muy grande a las dos.

      Eliminar
  15. Pues... ¡esto ya está chupao,Paloma! si ya has conseguido colgar en la web de la revista tu tesis ha sido todo un logro. Ahora paciencia y a esperar. El trabajo se consigue con insistencia y tu lo has logrado. Date por ser ya Doctora. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Mamen, qué más quisiera yo que haber podido entregar ya la tesis. Lo que colgué el otro día en la web de una revista fue un artículo científico, pero no la tesis.
      Para entregar la tesis ya me queda muy poco, entre otras cosas porque se acaba el plazo. Estos últimos días están siendo sumamente agotadores y agobiantes, pero ya solo queda el sprint final. Espero llegar sana a la meta.
      Un beso grande.

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores