22 de septiembre de 2015

La sombra del águila

  Cuando participé en la iniciativa Septiembre mes guerrero tenía pensado leer solamente El húsar, sin embargo con esa lectura me reencontré con el Pérez-Reverte que más me gusta y me quedé con cierta nostalgia de volver a saborear ese estilo que con los años ha ido evolucionando a otra manera de narrar -no me atrevería a decir que a peor-.

   Así que me decidí por otra obra de hace más de veinte años: La sombra del águila y que tenía pendiente. Se da el caso que este relato se publicó en el año 1993 cuando Reverte cubría la guerra de Bosnia como reportero.

   La novela recrea libremente un hecho real de la campaña rusa de Napoleón: el ataque heroico a Sbodonovo, a las puertas de Moscú. La última victoria de la Grande Armée en suelo ruso; después vendría la penosa retirada y el desastre militar que conllevó. Este ataque fue el último vuelo del águila.

   Debido a los pactos entre la corona española y el imperio francés un número considerable de soldados españoles fueron aliados de los franceses en las campañas napoleónicas. Cuando se desencadenaron los levantamientos del 2 de mayo en España la situación de esas tropas era de lo más delicada. Algunos intentaron desertar y fueron fusilados, otros fueron encarcelados y los más decidieron enrolarse de nuevo -y a la fuerza- en el ejército francés con la esperanza de escapar a la menor oportunidad. 

   Y esto es lo que pensaba hacer el segundo batallón del 326 de Infantería de Línea compuesto en su totalidad por españoles cuando en el ataque a Sbodonovo los rusos están masacrando al ejército francés. Sin embargo el alto mando que observa la batalla desde una cima entiende esta maniobra como un acto de heroísmo y mandan una carga de caballería en su auxilio convirtiendo la pretendida deserción en una victoria para el ejército galo.

   La verdad es que me he divertido muchísimo con este breve relato. La situación es de lo más chusca y la forma de contarlo muy socarrona -el Reverte de los inicios- con comentarios y expresiones de lo más ocurrentes. Por ejemplo cuando se refiere a Napoleón: parece ser que los soldados franceses lo llamaban cariñosamente "Le Petit Caporal" (el pequeño cabo) -recordemos que era de muy baja estatura- sin embargo los soldados españoles le llamaban simple y llanamente "El Enano". 

      Aunque todo el relato está contado de forma cómica en el fondo subyace una demoledora crítica a la guerra. Al igual que ocurre con El húsar se pone de manifiesto lo más crudo de una batalla, donde lo único que importa es sobrevivir y poder seguir respirando porque de lo contrario "te despachan en un amén Jesús".

    Hacia la mitad del relato hay una especie de inciso donde se insertan las supuestas confesiones que Napoleón le hace a uno de sus adláteres que le acompañan en su reclusión en la isla Santa Elena. En su soledad se lamenta del error que supuso invadir España: "Maldito el día que decidí meterme en semejante berenjenal. Cometí el error de darles a esos fulanos lo único que les devuelve su dignidad y su orgullo: un enemigo contra el que unirse, una guerra salvaje, un objeto para desahogar su indignación y su rabia. En Rusia me venció el invierno pero quien me venció en España fueron aquellos campesinos bajitos y morenos que nos escupían a la cara mientras los fusilábamos."

Kirke   




   

17 comentarios:

  1. Ja, ja..., Kirke, veo que en este mes guerrero Pérez Reverte se ha impuesto.
    Es curioso ver cómo esa frase final de "La sombra del águila" que dice Napoleón enlaza prácticamente pero por el final con el inicio del resquemor de España con Francia que se novela en "Cabo Trafalgar" de Reverte o en la mucho mejor "Trafalgar" de Galdós.
    Una magnífica reseña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego no se puede negar que Pérez-Reverte es muy bueno (no tanto como Galdós, pero es que Galdós es lo más) y aunque en los últimos tiempos alguna de sus obras ha dejado mucho que desear 'el que tuvo retuvo'
      Respecto a ese resquemor de España con Francia: "De aquellos polvos estos lodos".
      Un beso y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  2. Este es el Reverte que me ha gustado siempre. A ver si se da cuenta delo bueno que era narrando con ese humor socarrón e irónico mezclado con cinismo y poca fe en los actos de buena voluntad del género humano.
    Que buena reseña de un libro que me encantó y que volveré a leer seguramente.
    Un beso y gracias por traerme gratos recuerdos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho, esa socarronería es/era la seña de identidad de este escritor; lo malo fue que cambió la ironía por el insulto puro y duro.
      De todas formas, y en honor a la verdad, creo que en su última obra 'Hombres buenos' vuelve al redil.
      Un beso y encantada de hacerte recordar cosas buenas.

      Eliminar
  3. Qué casualidad. Hace años decidí leer algo de Pérez Reverte y seguí exactamente el mismo itinerario. Primero El Húsar y luego La sombra del águila. Me encantaron ambos, pero exponen una forma de ver la guerra muy diferente. Éste me pareció trepidante y muy divertido.
    Por cierto, creo que Napoleón en sus memorias de Santa Elena sí se despacha a gusto, lamentando aquella "maldita guerra de España".
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me llamó la atención cómo se puede contar una guerra de dos formas tan distintas, con gravedad en el caso de "El húsar" y con humor en "La sombra del águila", para llegar a la misma conclusión.
      Hasta los franceses (tan reacios a darnos mérito en nada) reconocen que el fin del sueño imperial de Napoleón se debió a la cantidad de soldados que tuvo que mantener en suelo hispano para evitar perder lo ganado; soldados que le hubieran venido muy bien en otras campañas. Se puede decir que fuimos un grano en su imperial culo (con perdón)
      Un beso, Gerardo.

      Eliminar
  4. Muy buena reseña, Kirke. Me has recordado un libro que leí hace bastantes años y que me entusiasmó. Tienes toda la razón: ese es el Pérez Reverte que nos entusiasmó y que sigue ahí, al menos en sus artículos. La peripecia del batallón español que se cuenta en el libro es buenísima.
    Gracias por traerme tan buenos recuerdos. Igual releo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que si un autor deriva a derroteros que no nos gustan siempre tendremos la posibilidad de 'releer' y volver a disfrutar con el escritor que nos encandiló.
      Como le he comentado a Francisco la última novela "Hombres buenos" a mí me reconcilió con Pérez-Reverte; no hay tanta socarronería pero está bastante bien.
      Si te decides a leerla (¿recuerdas que las dos queríamos quitarnos el mal sabor de boca que nos dejó 'El francotirador paciente'?) me encantará contrastar impresiones.
      Un besote

      Eliminar
    2. Hombres buenos es de lo próximo que leeré, me alegro de que te haya gustado. No sabía nada de ella y andaba un poco mosca, pero el otro día leí un artículo que me entusiasmó porque plantea cosas que yo pienso, pero mucho mejor, claro.
      Un beso.

      Eliminar
    3. Aquí te pongo la reseña que escribí en su día de 'Hombres buenos' por si te sirve de acicate.
      Un beso
      http://buscapina7.blogspot.com.es/2015/03/hombres-buenos.html

      Eliminar
    4. He releído tu reseña que ya había leído en su día y hasta comentado. Me ha venido bien porque se me había olvidado (¡¡cómo no!!). Y desde luego, lo leeré en muy breve.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. ¡Ya veo que no paras, mi querida compi! He leído con atención tu completa reseña (que me ha gustado) porque los dos libros de Pérez Reverte sé que los han leído mis padres, que son más amantes de la lectura que yo, la verdad; así les podré comentar ;-)

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este libro también era muy breve por lo que no me llevó mucho tiempo; además esa colaboración entre tú y yo fue como una inyección de vitaminas.
      Si tus padres disfrutaron con el Pérez-Reverte de los inicios seguro que recordarán con cariño estos dos libros. Son de lo mejor.
      Un beso, compi.

      Eliminar
  6. Hola! He leído algunos libros de Pérez Reverte y no están nada mal. Este no lo conocía pero tiene buena pinta. Gracias por reseñarlo!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te divertirás, Beatriz. La narración es en tono humorístico y aunque pueda chocar en un relato sobre una guerra aquí se hace natural.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Yo ahora hace mucho que no leo nada de Pérez Reverte, leí también al principio y después me cansó un poco. Recuerdo ese humor mordaz y burlón tratando de temas serios.
    Igual me vuelvo a animar después de tu reseña.
    Un saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta novela te hará reír a pesar de tratar un tema tan cruel como es una guerra. Mordaz, socarrón pero crítico también, Pérez-Reverte utiliza toda la artillería pesada para criticar lo absurdo de los conflictos bélicos.
      Un saludo

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores