1 de marzo de 2015

No culpes al karma

     Esta novela tenía todas las papeletas para que no la leyera. Primero la portada, esos dos flamencos rosas y formando un corazón con sus cuellos no me atraían nada, después la palabra karma en el título me hizo sospechar que podía ser un sucedáneo de otra novela muy afamada y también con animales en su tapa. Para más redundancia resulta que el título que se barajó en un principio fue 'Maldito Aaron' donde aparece otra palabra que también está en el nombre del superventas al que me recordaba. Por todo esto no me resultó atractiva pero los comentarios positivos de otros compañeros de lectura en la red me hicieron cambiar de opinión y menos mal porque me lo he pasado muy bien. De todas formas tantas coincidencias me han escamado, yo creo que son artimañas editoriales para atraer al público y que en mi caso estuvieron a punto de tener el efecto contrario. Es una pena porque No culpes al karma tiene suficiente entidad propia para no necesitar que la asocien con otras creaciones.

   Y no sé si fui yo, que ya estaba obsesionada con lo de las coincidencias, pero el caso es que durante toda la lectura la sombra del otro libro estuvo planeando continuamente porque tanto la protagonista como las situaciones tan estrafalarias que le suceden me lo recordaban constantemente. He tenido la sensación que esta novela se escribió al rebufo de la otra.

    Una casualidad más ha sido que me he divertido y me he reído muchísimo; con una narración muy dinámica, unos diálogos muy frescos y unos personajes más que extravagantes el libro se lee en un periquete. En algunos momentos cae en alegatos de psicología para andar por casa, algo simplones, pero dado el carácter ligero de la novela es lo normal. El que quiera psicología seria que se lea a Freud.

    Al final creo que pierde fuelle o al menos se vuelve más sensiblero. Me quedo con la parte más gamberra y cómica, con esa me lo he pasado fenomenal, consiguiendo hacerme reír con muchas escenas. Un inciso: si alguno -como yo- suele leer en el transporte público que tenga cuidado porque la gente te mira raro si de repente sueltas una carcajada.

    No es ninguna obra de la literatura universal, es una novela divertida que te hace reír, nada más. Y nada menos.

Kirke  







2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. El que coincidamos en la valoración de un libro siempre es indicativo de que nos podemos fiar mutuamente de nuestras recomendaciones. Desde luego yo seguiré haciendo caso de las tuyas. Un abrazo.

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores