1 de mayo de 2013

La noche en que Frankestein leyó el Quijote

       Posteguillo en esta novela como es habitual nos instruye, como es habitual lo hace de manera muy amena, como es habitual su estilo al escribir es impecable. Lo que ya no es tan habitual es que se lee en un periquete porque es muy cortita. 
     El Posteguillo de siempre....pero no tanto
     Muy, muy entretenida.


Kirke  


                     



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores