17 de febrero de 2017

Desde una bicicleta china

    Dolores Payás ha vivido en China durante un largo periodo de tiempo, concretamente en Pekín, y durante su estancia en aquel país se interesó por conocer a sus vecinos, a los habitantes del país más poblado del planeta, una tarea complicada pero en la que se implicó con entusiasmo.

    Al contrario que otros occidentales que allí recalaron por cosas del destino ella no se recluyó en un microcosmos de exiliados. Ella cogió una bicicleta y paseó de un lado para otro, captando todo lo que su mente curiosa y ávida de conocimiento pudo absorber. De esas escapadas y de esa curiosidad que la caracteriza nació “Desde una bicicleta china”, una serie de relatos cortos donde, mediante anécdotas, historias inventadas y reales Dolores cuenta ciertos usos y costumbres chinos y nos acerca un poco a ese Oriente misterioso que como ella misma confiesa sigue siendo tan misterioso como siempre.

   Que nadie crea que este libro es un libro de viajes. Al menos de viajes tradicionales. Dolores nos habla de las experiencias vividas al viajar pero al viajar con la mente abierta, dispuesta a captar y absorber el sentir de los lugareños.

   Con el estilo literario exquisito que caracteriza a la autora y como si de un paseo en bicicleta se tratara vamos recorriendo diferentes temas, variados y muy interesantes. Tiene crónica social (El zumbido de la colmena, Favor de no escupir, Confucio viaja en primera), thriller (Muerte entre la peonías), ‘fábulas’ con su moraleja correspondiente (Punto de encuentro, Templando gaitas), cotilleo erótico-festivo (Las pájaras), análisis económico fantástico (Apocalipsis fashion); en fin que habla de lo humano y lo divino (De dioses y transacciones), de poesía (Estampas estacionales, Los sin patria, Felicidad, este último perfecto y precioso broche de oro para terminar el libro). 

   Las páginas de este entretenido libro destilan ironía y/o sarcasmo (nunca he sabido diferenciar muy bien estos dos términos) pero sobre todo mucho humor. Un humor que se hizo patente de manera notoria en Sun, Chang, Li y la kriptonita, donde nos revela algunas tradiciones muy curiosas de los chinos a la hora de hacer regalos que a mí me resultaron chocantes y si, además, se cuentan con la gracia y la sorna de Dolores son desternillantes.

   Me considero una lectora de muchos géneros –todoterreno me llamó en cierta ocasión una querida amiga– pero no soy muy aficionada a los relatos cortos, prefiero las historias largas para así implicarme más en la trama. Cuando me llegó este libro en forma de regalo –precioso regalo– me lo tomé como una lectura de ‘a ratos’, es decir, me leo un relato/historia cada día insertado entre la novela de turno. Pero no fue así. Imposible desconectar de una narración refinada, imposible dejar de leer de un tirón estas pinceladas primorosamente dibujadas en el papel; por cierto, las historias van acompañadas de preciosos dibujos realizados con tinta china (precisamente).

   Dolores Payás sabe captar belleza donde otros solo ven fealdad y uniformidad, encuentra donde otros no saben ni ver ni hallar.

“La Felicidad acecha tras cualquier esquina. Escondida bajo la vegetación enmarañada. Agazapada en el fondo oscuro de un patio. Aguarda. Nos aguarda.
Todo consiste en reconocerla”

   La lectura de este libro me ha cambiado porque creo que a partir de ahora no voy a poder decir que prefiero las historias largas; me he dado cuenta de que si las cortas son muy buenas, son tan interesantes como las extensas. Y las historias que nos cuenta Dolores Payás “Desde una bicicleta china” son todas excelentes. 

   Una delicia para leer y disfrutar paseando entre sus páginas.








25 comentarios:

  1. Parece un libro interesante. es verdad que los de este lado del mundo vemos a los orientales como producto exótico, y son de carne y hueso y sufren y gozan y sienten al igual que nosotros. también es cierto que son muy herméticos y no se dejan conocer fácilmente.
    Es bueno saber que no te gustan las historias cortas,je,je.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería más apropiado decir que no me "gustaban" las historias cortas porque este libro me hizo cambiar de opinión.
      China y sus habitantes se nos muestran más cercanos gracias a la autora, ella ha sabido viajar (hasta donde le ha sido posible) por los entresijos de ese pueblo tan peculiar.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Tampoco soy muy aficionada a leer lecturas cortas (excepto la de los blogs), pero sí es interesante no lo descarto. Yo creo que la ironía es más inteligente y neutra; la veo como una defensa airosa ante la necedad, muchas veces social; el sarcasmo, en cambio, me parece más hiriente y va hacia la persona. Un saludo, Kirke.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la aclaración ironía/sarcasmo, porque entonces Dolores Payás utiliza la ironía y de una manera estupenda.
      Un abrazo, Ángeles.

      Eliminar
  3. ¡¡¡Hola!!!!
    A mí si me gusta el relato corto así que me apetece, y lo de las ilustraciones me ha encantado.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te gustan los relatos cortos con este libro disfrutarás, y además aprenderás algunas curiosidades del pueblo chino que son muy peculiares.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Me alegra que gracias a este libro hayas logrado disfrutar de los relatos, a mi es un género que me encanta.

    Y sobre este libro en particular he de decir que parece muy interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta lectura la recomiendo especialmente porque además de que los relatos son muy interesantes están muy bien escritos y eso siempre es algo que hay que agradecer.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Como tú, prefiero las historias largas, aunque, también como tú, he encontrado algún libro de relatos que me ha enganchado. Este lo cuentas tan bien y de tal manera que me han entrado muchas ganas de leerlo así es que apuntado queda.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy segura que su lectura no te defraudará. La perspectiva de la autora para ver las cosas es sumamente interesante y su manera de contarlo muy buena.
      Espero que disfrutes tantos como yo.
      Besos.

      Eliminar
  6. Si tiene humor, sarcasmo tiene que merecer la pena, d emodo que me lo apunto y si además tiene dibujos a tinta china que seguro que son preciosos, de modo que este me lo apunto para leerlo que como a ti me gustan las historias largas pero de vez en cuando variar creo que esta bien. un beso Paloma . TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El humor del que hace gala la autora en algunos relatos es francamente bueno. En 'Sun, Chang, Li y la kriptonita' me reí a carcajadas por las situaciones tan cómicas que describe.
      Te gustará, Tere, ya lo verás.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Hasta ahora yo también he preferido las historias largas, las novelas, porque me gusta perderme por las profundidades de los argumentos y los personajes hasta olvidarme del mundo en que vivo, cosa muy difícil con los relatos breves. Por esa razón tengo que leer este libro que hoy reseñas, Paloma, para ver si me sucede lo mismo que a tí :) Bueno, por eso y porque me ha encantado todo lo que nos cuentas. Un milló de gracias por descubrirme siempre lecturas tan interesantes.

    ¡Un beso grande y feliz finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si estos relatos cortos me gustaron mucho creo que tuvo mucho que ver la manera de escribir de la autora. Además el análisis que hace de algunas peculiaridades de los chinos es muy interesante, ella observa y cuenta, sin juzgar ni evaluar.
      Un besote, Julia, y buen domingo.

      Eliminar
  8. Lo cierto es que lo has contado tan bien que es imposible no apuntarlo. Aparte de me parece tan interesante esa visión de un occidental de lo oriental porque es una cultura que me resulta tan desconocida, que seguro que me va a gustar.
    Un beso y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aparte del estilo literario tan bueno, lo más meritorio, a mi entender, es que la autora se ha molestado en averiguar, en conocer de cerca a ese pueblo y esa cultura tan desconocida e incomprensible para un occidental.
      Desde su "occidentalidad" ha intentado comprender y saber más de un pueblo sumamente interesante.
      Un besote, que pases un buen domingo.

      Eliminar
  9. A mí, al contrario que a la mayoría, me gustan mucho las novelas cortas porque igual consigo adentrarme en ellas (y me permiten pasar antes a la siguiente lectura, claro). Si dices que ésta tiene una narración refinada, ironía, ilustraciones bonitas (la de la portada me encanta, dicho sea de paso, y qué casualidad que yo hoy hice rodar una imagen de una bicicleta) y encima nos traes una frase de la autora, tan inspiradora sobre la felicidad, pues ya está, me subo a la misma.
    Excelente tu reseña, compañera.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la portada por la parte de atrás es también preciosa, a mí me sedujo nada más verla.
      El humor es una característica de esta escritora, además lo utiliza muy sutilmente en algunos casos y para mí es una muestra de inteligencia y buen hacer.
      La frase que he transcrito al final corresponde al último relato del libro que se titula "Felicidad", es de los que más me gustaron por el poso de serenidad que me dejó.
      Gracias por tus palabras, Chelo.
      Un besote muy grande.

      Eliminar
  10. Hola! No conocía este libro y aunque parece entretenido la verdad es que China nunca ha llamado del todo mi atención así que no se si lo leeré. Excelente reseña como siempre!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que si leyeras este libro China te resultará interesante y cambiarías de opinión.
      De todas formas, otra vez será.
      Un saludo.

      Eliminar
  11. A mí me gustan las antologías. Las disfruto. Siempre hay algún que otro cuento flojo, pero es cuestión de gustos. Este libro lo ví en otra reseña, creo. Cuando eso pasa, me tienta leerlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te venza la tentación y acabes leyéndolo, creo que te gustará. En esta ocasión, y aunque algunos relatos me gustaron más que otros, ninguno me resultó flojo.
      Un abrazo, Raúl.

      Eliminar
  12. Una autora a quien no conocía: agradezco tu detallada y rica reseña así como tu recomendación, querida Kirke.

    Un beso grande!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De esta escritora ya había leído otras novelas suyas, como "Adorables criaturas", que me gustó muchísimo, por el argumento y por la forma de escribir.
      Con esta serie de relatos he vuelto a disfrutar de esa prosa tan buena.
      Un besote, Fer.

      Eliminar
  13. Ya me dirás como haces para sacar tiempo para la tesis, leer algún que otro libro y publicar su reseña. Me han entrado ganas de comprarme una bicicleta china y recorrer el país de la Gran Muralla. Bicos.

    ResponderEliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores