16 de julio de 2017

"No soy un monstruo"-Carme Chaparro

En un centro comercial de Madrid un niño de cuatro años desaparece en un despiste de su madre. Todas las alarmas se disparan y además la angustia se acrecienta porque la desaparición es en el mismo lugar donde dos años antes otro niño fue secuestrado sin haber dado con el paradero. La policía y los medios de comunicación no tardan en llegar a la conclusión de que se trata del mismo depredador que ha vuelto a actuar.

En esta historia se ven implicados dos personajes principales, Inés, una reportera de televisión y también escritora de novelas, y Ana, una policía que se encargó del caso del primer niño y además amiga de la escritora.

Este es el escenario de una novela policíaca pues de encontrar a los niños y al culpable de las desapariciones se trata. Pero en realidad es algo más, o yo al menos he visto algo más en este libro y precisamente ese algo es lo que me ha hecho valorar más positivamente esta historia. Desapariciones y depredadores aparte, se muestra el dolor y el miedo de una madre ante la pérdida de un hijo; la desolación mezclada con el sentimiento de culpa que sienten los progenitores cuando su hijo, del que son responsables y al que deben cuidar y proteger, desaparece y es víctima de un monstruo. Aunque esos monstruos no se sientan como tales.

El libro va de menos a más. Si bien se entra de lleno en el argumento, al inicio hay algo de indefinición. Varias historias, en principio accesorias, no me permitieron conectar con la trama.

La autora, Carme Chaparro, al igual que una de las protagonistas, trabaja también en los informativos de una cadena de televisión y es escritora –aunque esta es su primera novela–. En este aspecto me pareció poco original o una manera fácil de perfilar personajes, es decir, utilizar los conocimientos de primera mano que tiene el escritor para describir mejor determinadas situaciones. Es una herramienta recurrente por muchos autores, hasta cierto punto me parece lógica, pero a mi modo de ver resta calidad a la obra. Es como un actor que se interpreta a sí mismo, no tiene apenas que fingir pues es su forma de ser la que se vuelca en el personaje. No obstante, y falta de originalidad aparte, la novela está bastante bien escrita.

La labor de documentación es muy buena. No solo se recrea el mundo de los informativos (mundo perfectamente conocido por la autora pues vive en él), también se muestran los entresijos de la investigación policial y forense, los protocolos y pasos que se dan para que una investigación llegue a buen puerto. 

Se habla también de investigaciones punteras como la huella de teclado, una manera de reconocer a una persona por la forma de teclear un texto (este aspecto yo creí que era pura ciencia ficción pero mi informático personal, mi marido, me sacó del error; esta técnica existe y hay programas informáticos que pueden captar un rastro atendiendo a la velocidad del tecleado). 

El trhiller se desarrolla muy bien y el final es trepidante –devoré las últimas páginas con ansiedad por saber el desenlace–. Un final inesperado aunque algo forzado en mi opinión, pues para encajar algunos aspectos de la trama se recurre a la casualidad y creo que eso le quita frescura.

Con todo y con eso la novela es bastante buena y recomendable totalmente. No sé si tiene tanta calidad como para recibir el Premio Primavera de Novela, pero se lee muy bien y es entretenida. Tampoco sé si en este éxito algo tiene que ver que la escritora sea conocida en el ámbito audiovisual pero, desde luego, ha tenido muy buenos padrinos: Carmen Posadas leyó el manuscrito para darle su opinión (tengo mis dudas de que hubiera aceptado esa tarea si Carme perteneciera al grupo de escritores noveles anónimos) y una editorial como Espasa se ofreció a publicar su obra, ahí es nada.

Un thriller interesante que se lee bien. Ideal para estos días estivales y para dejarse llevar por una historia entretenida. Ni más, ni menos.




15 comentarios:

  1. Me fío de tu valoración positiva, aunque tengo ciertas reticencias a la hora de leer libros escritos por famosos televisivos, y es que hay de cada uno, que se te quitan las ganas de hacerlo. Eso de que puede convertirse en una lectura de verano y tumbona no parece quitarle la cierta calidad narrativa y argumental a la historia, por tanto, si cae en mis manos lo leeré como muchos otros que están ahí, a la espera, como lecturas previstas.
    Gracias por tu atractiva reseña.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí tampoco me atraen los productos de famosos, pero en este caso el que le dieran un premio me hizo fijarme. No es una obra maestra de la literatura pero se lee bien y la trama sin ser nada excepcional también es pasable.
      Lo dicho, para leer a la sombra de un árbol, al fresco.
      Un beso.

      Eliminar
  2. ¡¡¡Hola!!!
    No dudo de la calidad y la pinta es muy buena pero está claro que ser quien es ayuda, a ver si Carmen Posadas lee los manuscritos de cualquiera o Espasa publica a desconocidos, si tú o yo mandamos ese mismo manuscrito, tal cual lo mandó ella, a Espasa nos lo rechazan sin mirarlo.
    Un beso y de todas formas no descarto echarle un vistazo qu eesa trama me gusta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso pensé yo, que Carmen Posadas no se lo hubiera leído si no conociera a la autora, pero quién sabe. Lo de que una editorial como Espasa publique a una novata en la literatura desde luego no es normal, está claro que el ser conocida les aseguraba las ventas y se involucraron.
      Un besote, guapa.

      Eliminar
  3. Ay, Kirke, es que en todas las novelas negras y policíacas hay mucho más que la trama puramente negra o policial. Hace un par de días en respuesta a un comentario de Ángeles en mi anterior entrada, se lo decía. La mayor crítica social y análisis de sentimientos y reflexiones sobre todo se hace principalmente en este género. Lo que pasa es que es un género denostado, tal vez por ser entretenido y, generalmente, fácil de leer.
    Muy buena tu reseña. Había leído más de este libro y lo tenía en duda. Ahora lo apunto. Otra cosa es que le llegue el turno o se le cuele otro que surja en cualquier momento.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le comento a Francisco, la novela no es una obra maestra pero se puede leer porque no tiene fallos en cuanto a gramática y narración. Esas casualidades que se dan para que el desenlace tenga sentido es lo único que me chirrió un poco.
      Me encantaría saber la opinión de este libro de una súper-entendida en novela policíaca como eres tú. A ver si encuentras un hueco y nos cuentas tu parecer.
      Un besote.

      Eliminar
    2. Ya me gustaría ser una entendida en algo. A ver si saco tiempo porque ando...

      Eliminar
  4. Mira que como tú marido, mi pareja también es informático y no sabía yo que hay programas informáticos que rastrean mientras se teclea y que lo utiliza la policía, todo los días se aprende algo nuevo.
    Esta novela parece muy entretenida y como las novelas de intriga me gustan, pues me la apunto, aunque como le digo a Rosa, ahora me a dado por las que me saquen unas risas y las de suspense, de modo que es posible que entre risa si y risa también caía esta, pero me temo que una que recomendo Rosa el otro día de Fernando Roye vaya antes, pero la leeré descuida ya que es un genero este que me gusta. Un Besote. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si ese tipo de programas son utilizados por la policía, lo que mi marido me dijo es que sí existen y que pueden instalarse en forma de virus en los ordenadores de quienes se quiera "vigilar". El mundo cibernético es cada día más sorprendente, al menos para mí.
      Si te apetecen risas al leer este no es tu libro. La desaparición de niños tan pequeños y la angustia de las madres es muy duro y se cuenta en toda su crudeza.
      Un beso grande, Tere.

      Eliminar
  5. Los periodistas y quienes trabajan en el mundo editorial tienes infinitamente más posibilidades (aquí la "p" tendría muchos ceros) de que se les ofrezca la oportunidad de publicar. La popularidad y los contactos son el mejor trampolín.
    Al margen de esta consideración, que no he podido evitar, no dudo que Carme Chaparro tenga dotes de escritora y que la novela "se deje leer". El tema, por lo menos, resulta atractivo y lo de las casualidades finales para que todo encaje en el desenlace, es algo, por desgracia, bastante frecuente, sobe todo en películas y series televisivas de ficción. Es el recurso fácil para desenredar un ovillo que el autor ha ido formando y que, de no ser así, no habría forma de resolver.
    Un abrazo.
    P.D.- Tengo una gran curiosidad. ¿Cuántos libros lees al mes? Me da que eres una lectora voraz o bien (lo más probable) que yo soy un lector muy lento, pues sería incapaz de hablar de tantos libros en tan poco tiempo, jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le comento a Rosa, esas casualidades para que el desenlace tenga sentido y las piezas encajen es lo único que no me convenció. Es cierto que siempre hay probabilidad de que un suceso fortuito interfiera en el desarrollo de una historia, pero aquí yo creo que se abusa un poco de esa probabilidad.
      Este libro no tiene demasiadas páginas (300 páginas en ebook y con una letra no demasiado pequeña). El número de libros leídos depende mucho de las páginas que tengan. Por cierto, el que estoy leyendo ahora tiene tan solo 170, así que tendré la reseña en un par de días, jajaja.
      Por suerte o por desgracia, invierto bastante tiempo en desplazarme a mi trabajo, y como utilizo el transporte público aprovecho para leer. Entre eso y que por la noche no suelo ver la televisión (en cambio sí leo) a lo tonto casi que leo dos horas diarias.
      Leer despacio o lentamente no es importante, lo es que te guste lo que estás leyendo.
      Un beso, Josep Mª

      Eliminar
  6. Leí el inicio en un centro comercial, las primeras tres páginas, y me pareció una lectura muy entretenida, de lectura agradable. Seguro que algún día cae, si lo veo en la biblioteca. No compro libros de famosos ni de presentadores de televisión o informativos, más que nada es porque siempre tengo la duda de hasta qué punto es una obra original o bien tratada y barnizada por varias manos para aprovechar el rostro conocido. Solo me planteo comprarlos cuando ya han publicado varias novelas y me convencen de lo contrario. La verdad es que me sorprende que todo presentador de informativos, o casi todos, saquen un libro a la que son conocidos. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también soy reticente a leer obras de "famosos", en este caso piqué porque le dieron un premio de novela.
      El libro se lee bien, pero no es nada del otro mundo. Yo, que soy aficionada a leer a escritores aficionados (y este adjetivo lo pongo con todo el respeto que se merecen), conozco muchas obras que están igual o mejor escritas que esta pero que no se publican en papel (ni reciben premios) porque no tienen los padrinos que tuvo esta autora.
      Un abrazo, David.

      Eliminar
  7. Parece una lectura entretenida para pasar el rato mientras a la sombra en la playa se pueda leer. Me gusta más leer a gente que no es tan famosa y si cae en mis manos quizás pero comprarlo pues como que no. Mientras a otro autores les cuesta mucho que los publique una buena editorial a esta como es famosa pues ven filón en su publicación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las editoriales apuestan sobre seguro. Publicar un libro de alguien que ya es conocido, aunque sea por otras actividades que nada tienen que ver con escribir novela, ya es un punto a favor pues hay un porcentaje de compradores que adquirirán el libro solo porque el autor sale en la tele. Es injusto, pero es así.
      Un beso, Mamen.

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores