28 de mayo de 2015

Hoy



   Hoy, hija mía, cumples 18 años, hoy entras en una nueva etapa de la vida, hoy inicias un viaje que te adentrará en la madurez. 

  Un profesor de botánica me explicó una vez a propósito de ciertas plantas con propiedades farmacológicas que su poder terapéutico dependía del suelo en el que crecían. Si el sustrato no era el adecuado las sustancias causantes de los efectos beneficiosos en la salud podían verse afectadas y no ser tan eficientes. Desde que naciste me preocupé de procurarte un sustrato en el que crecieras vigorosa y feliz para que en el futuro pudieras mostrar todo tu potencial.

  Hoy hace 18 años que comencé a hacer una maleta en la que he ido añadiendo todo aquello que creo necesitarás en el viaje que hoy inicias: complicidad para que te sientas acompañada, coraje para defender lo que es justo, disciplina para afrontar las responsabilidades, fortaleza para encarar las adversidades y mucho amor para que nunca desfallezcas. Esa maleta se ha ido rellenando también con las experiencias adquiridas en todos estos años: las que has tenido en el colegio con tus profesores y tus compañeros, las que has tenido en tu hogar con nosotros, tus padres, y toda tu familia, las que has tenido en tus círculos sociales con tus amigos. Todo eso algún día te servirá y te ayudará. Espero que sea un equipaje liviano pero muy útil.

  También te aconsejaría que en este viaje no te centres sólo en la meta, disfruta del camino. Deléitate con el paisaje, aprovecha los días de sol llevando ropa ligera y también los de lluvia con un buen paraguas. Contempla todo lo que pasa a tu alrededor mientras viajas. 

  En ese camino encontrarás muchos obstáculos: piedras, ríos, elementos que no te harán fácil la travesía. Aprende a sortearlos -con o sin ayuda- escalando las piedras, vadeando los ríos o incluso dando un rodeo para esquivarlos y conseguir llegar a tu destino.

  También te recomiendo que aproveches la compañía de otros viajeros que te encontrarás en el itinerario. Algunos irán contigo durante un buen trecho y en un momento dado abandonarán la senda que tú llevas porque sus destinos son diferentes al tuyo y deben tomar otra vía. Otros solamente serán una compañía fugaz porque van en sentido contrario y otros dejarán de acompañarte porque ya no pueden caminar más. Aprende de todos ellos, incluso de los que no te hagan agradable el paseo; las impresiones de los demás siempre sirven.

  Estoy convencida que vas bien equipada y que sabrás añadir lo que encuentres útil por el trayecto. Sé que llegarás muy lejos. 

  Así que sólo me queda desearte ¡mucha suerte y buen viaje!

Kirke 
NOTA: Si algún avispado lector le da por copiar esta carta para dirigírsela a su hija me sentiré muy orgullosa porque eso quiere decir que le ha gustado tanto como para mandársela a otro destinatario. Pero, avispado lector, ten la decencia de reconocer la autoría de quien realmente la escribió. Gracias.

31 comentarios:

  1. Felicidades a tu hija y a ti. Es buenos verles crecer y desprenderse de nosotros, aunque un poco triste, también. El mío ya tiene 28.
    Un beso.Nueva sección 1

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosa. Se las daré de tu parte aunque ya sabes algo de ella porque es Charlie LC, de Subtítulos de una sonrisa.
      Estoy cambiando un poco la apariencia del blog y ya pido disculpas de antemano porque con algunas cosas todavía no me defiendo muy bien y lo mismo algún día aparece todo descolocado (no te puedes ni imaginar el lío que me he hecho con lo de poner pestañas y etiquetas)
      Un beso

      Eliminar
    2. Bonita carta,pero para mi hubiera valido mil veces más si se lo hubieras dicho en privado.la sensación que me ha dado es que está escrita para los demás .

      Eliminar
    3. La destinataria de esta carta ya sabía todo lo que cuento en ella mucho antes de su publicación, porque todos esos consejos ya se los fuimos dando su padre y yo a medida que iba creciendo.
      Algunas personas socializamos y ponemos en escena algunos sentimientos como una manera de compartir con los demás y disfrutar de la alegría. Esta carta publicada es una muestra de ello.
      Te puedo asegurar que todo lo que está escrito en la carta está pensado para mi hija, y sólo para ella. Es más, ella lo sabe perfectamente.

      Eliminar
  2. Complicidad,fortaleza,disciplina y mucho Amor.A ello añadiría la palabra educación y respeto hacía todo y todos.
    Creo que tu hija (No se si tienes más) tiene suerte de tener padres llenos de valores que han sabido compartir con ella.
    La meta de cada cual es diferente, el camino es el que nos une eventualmente.
    Afortunados somos de tenerles todavía a nuestro lado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Francisco, ante todo educación y respeto, estos valores se deben llevar en el genoma, si se maman ya en la cuna se convierten en algo inherente. Gracias por tus bonitas palabras, no sé si mi única hija tiene suerte con los padres que le han tocado pero sí te puedo decir que intentamos hacerlo lo mejor posible. Y aunque ya tiene edad para tomar sus propias decisiones seguimos con la tarea de educar con el ejemplo.

      Eliminar
    2. Preciosas palabras, recojes de una forma muy bonita lo necesario para el viaje de la vida y no hay nada más bello que dedicarlo a tu niña, que como todas, empieza creyendo que será algo fácil.
      Un abrazo!

      Eliminar
    3. La vida puede ser muchas cosas pero nunca es fácil. Los padres intentamos que nuestros hijos tengan las herramientas necesarias para que se puedan desenvolver de la mejor manera y que, ante todo, sean felices.
      Un abrazo, Lola

      Eliminar
  3. Muchas felicidades a tu hija.
    Una carta preciosa.
    ¡Nos leemos! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Abracalibro.
      Seguiré tus reseñas.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. me has puesto la piel de gallina

    Felicidades a tu hija, y felicidades a ti por esa maleta que has llenado durante 18 años

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Tormentina. Esperemos que esa maleta le sea de utilidad. Un saludo

      Eliminar
  5. Muchísimas felicidades a ti y a tu hija. Una hermosísima carta. Mientras la leía, los versos de José Agustín Goytisolo a su hija Julia ("Palabras para Julia") acudían a mi cabeza. ¡Qué hermoso dejar por escrito, Kirke, estos consejos que tu hija siempre podrá consultar si en algún momento le entrase el desánimo!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conocía ese poema (ya he manifestado en otras ocasiones mi ignorancia en cuanto a poesía se refiere) pero lo acabo de leer y es evidente que la preocupación de un padre/una madre por sus hijos es universal: el futuro incierto, los obstáculos que tendrán que salvar; la vida al fin y al cabo. Nos gustaría poder protegerlos siempre pero eso ni es posible ni creo que sea beneficioso para ellos.
      Ese temor paternal es lo que hemos querido verter Goytisolo y yo, salvando las distancias porque desde luego él lo ha hecho muchísimo mejor (ponerme a mí y a Goytisolo en una misma frase ya me parece una petulancia por mi parte, pido disculpas)
      Un beso.

      Eliminar
  6. Que preciosa carta y que sabios consejos, con retraso he visto esta preciosa dedicatoria que le hiciste a tu hija con motivo de los 18 años y me he sentido identificada con el mio que también los ha hecho.
    Es universal y nunca pasa de moda, esa preocupación y amor por nuestros hijos.

    Mi hijo menor, el que ha cumplido los 18, estuvo el año pasado estudiando fuera y quería que cuando volviera pudiera leer los sentimientos y sensaciones que habían pasado en ese tiempo que él no estaba físicamente con nosotros, y también abrí un blog para poder expresar la parte más pública de su experiencia. Escribir es terapéutico y algo que siempre tendrán.

    Me ha encantado que bonito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como tú también eres madre comprendes muy bien lo que es saber que nuestros hijos deben andar solos aunque siempre con nuestro apoyo. Las decisiones y los caminos que tomen tienen que ser cosa de ellos.

      A mí escribir esta carta también supuso un desahogo a la preocupación de saber que mi niña ya no es una niña, es una adulta que deberá decidir por su cuenta y que en algún momento se equivocará y sufrirá pero también sé que tendrá muchas satisfacciones porque es una "niña" muy sensata.

      Gracias, Conxita, por tus palabras.

      Eliminar
  7. Maravillosa carta que le escribes a tu hija ¡Felicidades! leyendo esta carta se nota que le habéis trasmitidos los valores que para su viaje son necesarios. Seguramente que ella no te defraudará como hija, ni como persona.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanto su padre como yo hemos intentado hacerlo lo mejor posible. Esperamos que todos nuestros desvelos sean para bien. De momento no nos podemos quejar, es una muchacha alegre y responsable.
      Gracias por tus palabras, María del Carmen.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Hermoso mensaje. Totalmente identificada, cuando los valores es lo primordial que debemos darles a nuestros hijos. Mañana mi pequeña cumple 18 años. Totalmente conmovida con esta carta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantada de que te haya gustado.
      Felicidades a tu hija y espero que la acompañes en ese viaje que mañana empieza durante mucho tiempo.
      Un saludo

      Eliminar
  9. Hermosa carta... Mi hija cumple el 03 del presente mes, sus 18 y me sentí muy identificada con su carta.
    Que Dios colme de bendiciones a nuestros hijos que emprenden el viaje de la vida.
    Saludos papás!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felicidades también para tu hija, Mysayi, que sea muy feliz y que el ejemplo de sus padres le sirva de guía para saber cómo actuar.
      Creo que el sentimiento de una madre y de un padre es muy parecido en todos los casos. Todos queremos proteger a nuestros hijos pero al mismo tiempo sabemos que tienen que caminar solos y que deben afrontar sus propias responsabilidades.
      Gracias por tus palabras.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  10. Hola, de nuevo, pinché en tu menú de la derecha para leer esta carta. No sé si tendrás a tu hija contigo o se habrá ido a otro lado a estudiar. Espero que tengas la suerte de que viviaa contigo, porque si se va lejos las relaciones se enfrían un poco. No es igual cuando viven con nosotros que cuando adquieren su autonomía. La mía tiene 28 años, y está muy lejos haciendo el doctorado; menos mal que me queda un adolescente de 15 que, aunque no cesamos de pelearnos, no tengo ningún deseo de que remonte el vuelo. Tu carta tiene la medida justa de cariño y consejos. Me gusta, porque no cae en la sensiblería boba. Un abrazo y te seguiré leyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afortunadamente mi hija decidió estudiar una carrera universitaria cerca de nuestro hogar por lo que vive con nosotros, sus padres.
      Es una suerte poder compartir con ella esta nueva etapa de su vida ya que a través de sus vivencias estoy recordando las mías en la Universidad.
      Esta carta se la regalé como un símbolo del punto de inflexión que supone cumplir 18 años. Aunque esa "madurez" se adquiere poco a poco y a medida que se cumplen muchos más años.
      Gracias por tus palabras, es muy agradable verte por aquí.
      Un beso grande.

      Eliminar
  11. Hola quería expresarte lo bella que esta tu carta me gustó mucho, hoy mi hija cumple sus 18 años y le dedique esa carta porque fueron mis palabras y mis deseos escritos por ti...mucha gracias por darnos la oportunidad de compartir estas cosas tan maravillosa que compartes con nosotros, muchas gracias, un suerte abrazo y recibe mis saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado. Espero que a tu hija también le guste. Felicidades a tu hija.
      Gracias por comentar.
      Un saludo.

      Eliminar
  12. Mi hija cumple 18 en unos días y tu carta me a emocionado la voy a copiar para compartirla pues creo q además de encantarla la va a servir para la nueva etapa.
    Gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Muy bonita , he copiado un trocito
    Gracias y un saludo

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola! Una carta tan elocuente, llena de emotividad y buenos deseos me hubiera servido en mi largo peregrinar que es la vida. Los padres, no tienen "Un manual para educar" Intuyo que vosotros lo habéis hecho con dosis de afecto, ternura, respeto y los valores que le servirán para ser una persona mejor.

    Un abrazo literario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, por desgracia los niños no vienen con un manual para educarlos bien, cada uno intentamos hacerlo lo mejor que podemos pero eso no evita, por desgracia, que nos equivoquemos alguna vez.
      En nuestro caso, tanto mi marido como yo, creo que podemos estar orgullosos de nuestra hija, no sé hasta qué punto es mérito nuestro pero la verdad es que es un primor de criatura.
      Un abrazo, Lola.

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores