3 de julio de 2014

Apaches


   Años 90, Miguel tiene una vida apacible con su novia y su trabajo en una agencia de noticias. De repente su situación da un giro de 180 grados cuando descubre que su padre está arruinado. Vuelve a la casa familiar, vuelve al barrio y a todo lo que ello implica: el reencuentro con sus amigos de la infancia y con su manera de vivir; delincuencia pero también un sentido de la lealtad que no se encuentra en otros ambientes. Se ve inmerso en un mundo de criminalidad donde impera la ley del más fuerte, donde todos los días hay que defender el propio territorio, donde para sobrevivir hay que ser un apache.

  La novela tiene altibajos. Lo que más me ha gustado son las descripciones de un barrio obrero, de los de toda la vida, con sus vecinos que se conocen desde hace muchos años y que se apoyan mutuamente en los buenos y en los malos momentos. Lo que no me ha gustado es la descripción de algunos personajes, como por ejemplo el mejor amigo del protagonista, una especie de Robin Hood urbano, me ha parecido poco creíble: alguien que es capaz de matar sin pestañear pero que se encarga de robar juguetes para donarlos a la parroquia.

  En algunos momentos el ritmo es trepidante, persecuciones, atracos, y mucha acción pero en otros se insiste demasiado en algunas situaciones y parece que la trama no avanza.

   Entretenida para pasar un buen rato, nada más (y nada menos)

Kirke  






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores