28 de septiembre de 2013

El demonio de Lavapiés

   Corre el año 1662 y se dan una serie de crímenes en la Villa de Madrid. El asesino previamente manda unas cartas con  pistas sobre el lugar donde matará a sus próximas víctimas. Los encargados de averiguar quién es el autor de tan truculentos hechos son un alguacil, veterano de los Tercios, y un dominico.
    Novela de intriga al uso, con asesinatos, investigadores y asesino, sólo que la época en la que se desarrolla es el Siglo de Oro. Buena combinación de novela histórica y policíaca.
    Una obra bien documentada, con una redacción más que correcta y sobre todo con unas descripciones de la ciudad de Madrid en el  s. XVII que a mí, madrileña y enamorada del Madrid de los Austrias, me han resultado cautivadoras.
Kirke  

25 de septiembre de 2013

Brújulas que buscan sonrisas perdidas

  Dice el autor que no cree en los libros de autoayuda y debe ser cierto porque éste desde luego no lo es. Es un libro donde hay mucho dolor y tristeza. 
   El protagonista rememora todos los seres queridos que han muerto hace tiempo, acaban de morir o están muriéndose. Deprimente. Ni en los culebrones más truculentos se pueden encontrar tantas desgracias reunidas en un mismo personaje.
   Se supone que de todas estas experiencias el protagonista obtendrá enseñanzas positivas para seguir adelante; espero que lo consiga aunque me parece que lo tiene difícil.
   No sé muy bien qué objetivo tiene esta novela además de deprimir al lector porque la sentencias con las que intenta conseguir fuerza y sabiduría  de tanta desdicha me han parecido simples e ingenuas y a mí no me han animado nada.

Kirke  

16 de septiembre de 2013

Te llevaré a un lugar donde todo es posible

   Un profesor universitario pierde a su mujer en la selva amazónica, culpa de su muerte a una tribu de indígenas y decidido a vengarse contrata una expedición para llegar hasta el poblado donde viven.
   Quiere hacerles sufrir y allí se encuentra con que esos indígenas viven de una manera muy sencilla, sin apenas necesidades materiales. Pero ¿cómo se puede hacer sufrir a alguien que no necesita casi nada para vivir? Decide 'contaminarlos' con los defectos de una sociedad capitalista.
   A caballo entre la fábula y un cuento para niños, esto último  por la candidez de la narración, se describe cómo el 'hombre blanco malo' quiere destruir al 'indígena bueno', la civilización consumista frente a la naturaleza en estado puro. Filosofía barata que raya la ingenuidad.

Kirke  


13 de septiembre de 2013

El mapa del tiempo

   La acción se desarrolla en la Inglaterra de finales del XIX. Consta de tres partes o historias en principio independientes pero que tienen muchos elementos comunes que acaban entrelazándose. Tres historias con resultados muy distintos en cuanto a calidad e interés.
   La primera parte puede tomarse como una introducción pero que a mí no me interesó mucho. Las melancolías de Andrew ante la muerte de su amada no me engancharon nada, además la resolución de sus tribulaciones me pareció bastante ridícula.
  La segunda historia fue la que más me gustó. Llegué a leer con avidez e intriga para ver cómo salía del atolladero en el que se había metido uno de los personajes, Tom Blunt, por el que sentí una gran simpatía. Si la novela se hubiera acabado aquí hubiera sido perfecto. El problema es que después venía la tercera historia.
   Esta tercera parte sólo puedo calificarla como delirante, y después de más de 500 páginas de lectura yo ya no estaba para delirios. Aquí debo reconocer que perdí el hilo de los acontecimientos. Tanto viaje en el tiempo, hacia delante y hacia atrás,  me descolocó.
   He intentado leer la novela como lo que es, un relato de ficción, porque si se ahonda en las posibilidades de un viaje en el tiempo no hay por dónde cogerlo, se mire como se mire no se puede encontrar lógica en las situaciones que se crean. Pero es que aún así el final me ha desbordado; yo creo que fue el agotamiento con el que llegué a esta última etapa porque la  novela es excesivamente larga; hay pasajes innecesarios que  si se hubieran eliminado podían haber reducido considerablemente el número de páginas (por ejemplo, todavía me estoy preguntando por qué el autor nos cuenta la vida de Joseph Merrick, el hombre elefante o por qué destripa (literalmente) toda la novela de H.G.Wells La máquina del tiempo).
    Una cosa me ha quedado clara: mi cerebro no está preparado para viajar en el tiempo, ni siquiera para leer sobre ello.
 
Kirke  


7 de septiembre de 2013

Una madre sin superpoderes

   Aventuras y desventuras de una madre que nos relata irónicamente y con gran acierto cómo es el día a día cuando tienes que pelear con un trabajo fuera de casa, con otro dentro de ella y además con dos niñas, sus 'princezaz'.
   No sólo ironiza sobre el papel de ser padre, también nos aclara cómo defenderse de ciertas situaciones en las que nos encontramos o encontraremos aquellos que decidimos un día tener hijos.
   Describe circunstancias que me han hecho recordar mi etapa de madre primeriza y la verdad es que me he sentido completamente identificada, incluso me ha hecho soltar alguna que otra carcajada.  Hay una gran carga de humor pero también se pueden leer importantes reflexiones sobre lo que implica ser padre y educar.
"Ser padre es nuevo todos los días, cada puñetero día hay algo nuevo agazapado para darte una colleja y decirte: Ajá... ¿a que creías que lo tenías todo controlado? Pues no."
       Un libro sin muchas pretensiones pero que se lee con una sonrisa en los labios.

Kirke  


3 de septiembre de 2013

La siembra

  La ingeniería genética es el tema en el que se basa este trepidante thriller que aprovecha la polémica de los alimentos transgénicos para crear toda una trama de conspiraciones, asesinatos y persecuciones. 
   Como obra de ficción no está mal pero si se profundiza un poco en la temática deja bastante que desear. La escritora abusa de clichés preestablecidos (la mayoría sin ninguna base científica) sobre los transgénicos y me parece que, al igual que algunos de sus personajes, la información que utiliza la ha obtenido de internet con todo lo que conlleva en cuanto a inexactitudes. 
   Por otro lado al libro le sobran páginas. La mitad del texto hace referencia a las historias particulares de los principales  personajes que no aportan nada al tema principal y además se incluyen detalles totalmente innecesarios como, por ejemplo, si una de las protagonistas necesita teñirse el pelo o no o qué botella de vino se va a tomar en la cena (¿?)
   Lo que menos me ha gustado ha sido el poco rigor científico de algunas de las aseveraciones que aparecen sobre la toxicidad de los alimentos transgénicos; sé que es una novela de ficción y que estos temas deben tratarse seriamente en otro tipo de publicaciones pero, por ejemplo, en el caso de novela histórica los autores suelen ser más cuidadosos con sus relatos que cuando se trata de temas científicos ¿por qué?
   Recapitulando: novela con mucha acción pero con una fase de documentación poco trabajada. Por expresarlo de una manera más castiza yo diría que la escritora al hablar de ingeniería genética ha oído campanas pero no sabe muy bien dónde. En mi opinión se deja llevar por la alarma social que han suscitado determinados sectores.
   Un último apunte: el final es de traca.

Kirke  




Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores